Conecta con nosotros

Resto del mundo

En el momento más oscuro de la pandemia en Brasil, una «cortina de abrazo» permite a los ancianos volver a tocar a sus seres queridos (VIDEO)

Published

on

Los abrazos, los besos o los apretones de mano fueron de las primeras cosas que se desaconsejaron para evitar los contagios de coronavirus. Tras meses de separación de sus seres queridos, los ancianos de 24 asilos de Brasil han vuelto a recibir estas formas de afecto gracias a la fabricación de «cortinas de abrazos», grandes plásticos resistentes y transparentes que cubren todo el cuerpo e impiden las infecciones.

La cooperativa médica Unimed Blumenau distribuyó estas cortinas en las residencias de cuatro municipios del estado brasileño de Santa Catarina y está previsto que unos 600 mayores se beneficien del producto.

El plástico, además de ser muy manejable y adherirse con facilidad al cuerpo, imposibilita no solo la transmisión del covid-19, sino que también de otros virus. Su higiene es simple y se realiza con alcohol al 70 %.

El éxito del proyecto ha quedado plasmado en los rostros de felicidad de los ancianos al reunirse con sus familiares.

Marlise Hering estuvo un año y medio sin poder abrazar a su madre. «Vine para visitarla y fue una gloria poder abrazarla. Fue muy emocionante», relata.

La gerente de Unimed Blumenau, Mara Rúbia Krutzsch Olímpio, explica que la iniciativa intenta ofrecer una dosis de cariño y de amenizar las lagunas de afecto que sufren los ancianos, principales víctimas del covid-19.

«Es muy triste no poder recibir un abrazo de quienes amamos. Es desolador (…) Se trata de una cortina para que las personas se puedan reencontrar. Sentir otra vez la presencia entre padres e hijos, hermanos y familiares que estuvieron separados durante la pandemia. Tras meses y meses sin contacto, muchos pensaban que ya no podrían tocar a sus allegados», asegura.

Olímpio advierte que con el contacto físico los ancianos recuperan su autoestima y se garantiza su salud mental. «La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que la salud es un estado completo de bienestar físico, mental y social y no solo la ausencia de una dolencia o enfermedad», dice.

Las cortinas –24 en total, una para cada asilo– han sido confeccionadas por las costureras de la Cooperativa de Grupos de Inclusión Productiva (Coopergips), que trabaja junto a Unimed Blumenau, y permanecerán en las residencias por tiempo indefinido.

Todo vacunados

Todos los mayores que usaron las «cortinas de abrazos» han sido vacunados. La campaña de inmunización comenzó a mediados de enero en Brasil con los profesionales de salud y después, a principios de febrero, con los ancianos. Los datos preliminares indican que se ha producido desde entonces un descenso de hospitalizaciones de ancianos, que suman 30 millones en un país de 211 millones de habitantes.

Según el Ministerio de Salud, los pacientes de 71 años o más representaban el 38 % de las hospitalizaciones en la primera semana del año y bajó hasta un 26 % en la primera de abril.

En Brasil, se han vacunado más de 30 millones de personas de la primera dosis, alrededor de un 19 % de la población. La inmunización a personas de 90 años se intensificó en febrero, de 70 años a mediados de marzo y de 60 años en abril.

También se registró una baja en el número de muertes. Si en 2020, el número de ancianos mayores de 70 años representó el 51 % de fallecimientos en hospitalizaciones por síndrome respiratorio, en los primeros cuatro meses de 2021 los decesos descendieron hasta un 44 %.

El gigante latinoamericano vive uno de los peores momentos de la pandemia con una media móvil de casi 2.400 personas por día, y con variantes del covid-19 mucho más agresivas que se ensañan más con los jóvenes. En marzo, la mayoría de los pacientes que estaban ingresados en Unidades de Terapia Intensiva (UTIs) tenían menos de 40 años. En total ya son más de 395.022 muertes y se han superado los 14,4 millones de contagios. Unos datos que por ahora solo arrojan pesimismo.

 

México

Néstor Pérez ‘El Nini’ será extraditado de México a EU

Published

on

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, agradeció al gobierno mexicano la decisión de extraditar a su país al considerado como uno de los principales brazos del “Cartel de Sinaloa”.

Nueva York, EU,.- El Departamento de Justicia de EE.UU. informó este sábado que Néstor Isidro Pérez Salas, también conocido como ‘El Nini’ y «uno de los principales sicarios del Cartel de Sinaloa», fue entregado a las autoridades estadounidenses para su extradición.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo en un comunicado que «este es un buen día para la justicia». El mandatario estadounidense agradeció al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, su decisión de extraditar a Pérez Salas.

«Nuestros gobiernos seguirán trabajando juntos para atacar la epidemia de fentanilo y drogas sintéticas que está matando a tantas personas en nuestros países y en todo el mundo», agregó el presidente demócrata.

Por su parte, el fiscal general de EE.UU., Merrick B. Garland, dijo en un comunicado que ‘El Nini’ era uno de los principales sicarios del Cartel de Sinaloa y responsable del asesinato, tortura y secuestro de rivales y testigos que amenazaban la empresa criminal de tráfico de drogas (…). También, participaba en la producción y venta de fentanilo, incluso en Estados Unidos».

El miembro del Cartel de Sinaloa será enviado al estado de Nueva York para enfrentar cargos de crimen organizado, tráfico de fentanilo, posesión de armas de fuego y lavado de dinero.

‘El Nini’ también cuenta con una acusación en un tribunal del Distrito de Columbia (EE.UU.) por presunta implicación en la producción y distribución de cocaína, metanfetamina, posesión de armas de fuego y obstrucción de la Justicia.

Se trata de uno de los criminales más buscados por Estados Unidos, que antes de su detención ofrecía una recompensa de 3 millones de dólares por su captura.

Hasta ahora estaba detenido provisionalmente en el Penal del Altiplano, prisión de máxima seguridad en el Estado de México, a donde llegó tras su captura el pasado mes de noviembre en Culiacán, estado de Sinaloa, en un operativo de las Fuerzas Armadas.

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Más visto