Conecta con nosotros

Opinión

Felicidad: Una asignatura pendiente. Por Caleb Ordoñez Talavera

Caleb Ordóñez T.

Caleb Ordóñez Talavera

Eran las 12:18 de esa importante tarde. Nos remontaremos al pasado, al 1 de diciembre, en la principal plaza pública del país. El Zócalo capitalino repleto, donde se escuchaban las palabras: “No se condenará a quienes nacen pobres a morir pobres”, exclamaba el presidente Andrés Manuel López Obrador, justo en el evento donde se le proclamaba nuevo ejecutivo.

Luego de esto, el tabasqueño anunció que las cosas en el ambiente político y social cambiarían drásticamente. “¡Todos los seres humanos tienen derecho a ser felices!”, gritó.

Cuando era candidato, López Obrador repetía una y otra vez que el pueblo mexicano encontraría “la felicidad” a través de su gobierno. Esa propuesta cautivó la atención y el apoyo de decenas de miles de mexicanos, pues era una oferta irresistible.

Pero, ¿qué es la felicidad y cómo lograría un gobierno provocarla en un país como México?

Para el psicólogo y antropólogo Mihaly Csikszentmihalyi “la felicidad es el estado emocional… que se caracteriza por la sensación de bienestar y realización que experimentamos cuando alcanzamos nuestras metas, deseos y propósitos; es un momento duradero de satisfacción, donde no hay necesidades que apremien, ni sufrimientos que atormenten.

“La felicidad es una condición subjetiva y relativa. Como tal, no existen requisitos objetivos para ser felices: dos personas no tienen por qué ser felices por las mismas razones o en las mismas condiciones y circunstancias”.

Tiene que ver con zonas cerebrales, de hormonas (endorfina, serotonina, dopamina y oxitocina) que deben correr a través de nuestro cerebro para lograr que sintamos una satisfacción plena…

Leer el texto completo

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad Caleb Ordoñez 

Opinión

La caída de Facebook, Instagram y Whatsapp, una gran enseñanza. Por Caleb Ordoñez T.

Caleb Ordóñez T.

Caleb Ordóñez T.

Existe un facebook, dentro Facebook. Su nombre es workplace y fue creado para que todos los trabajadores de la red social puedan llevar acabo sus labores. El pasado lunes 4 de octubre, vivieron el peor momento de su historia, pues ni siquiera ellos podían acceder con sus cuentas a la red social más popular e importante del mundo.

La desesperación reinaba en el ambiente, según informaron los mismos trabajadores a la cadena de televisión NBC y al periódico New York Times.

Era una especie de momento apocalíptico, donde más de 3 mil millones de usuarios fueron afectados al no poder utilizar Facebook, Instagram y Whatsapp por más de seis horas.

El daño a los servidores de Facebook fueron sumamente graves, eso lo tuvieron que reconocer luego del apagón: “la causa subyacente de esta interrupción también afectó a muchas de las herramientas y sistemas internos”, dio a conocer el dueño de las redes sociales, Mark Zuckerberg.

Fue tan complicado que sufrieron mucho más que un hackeo, habían perdido incluso su dominio (Facebook.com) y debieron reconectar sus propios servidores de forma manual. Los trabajadores se enviaban mensajes de SMS entre ellos para poder comunicarse.

Un terrible caos para las generaciones que convivimos en el complicado 2021…

HAZ CLICK:

Has click para leer completa la columna de Caleb Ordoñez T.

 

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Opinión

Elige diferente. Por Itali Heide

Itali Heide

Nos han enseñado a comprar y a comprar. Y a comprar más. Cuando se acerca la Navidad, nos abastecemos de regalos. Cuando nos cansamos de nuestro viejo vestuario, lo sustituimos. Cuando algo nuevo y brillante nos llama la atención, queremos tenerlo. Cuando nuestra tecnología es más antigua que lo más nuevo del mercado, la actualizamos. Comprar se ha convertido en una segunda naturaleza para nosotros, hasta el punto de controlar nuestras vidas.

Solemos comprar donde es más cómodo, más barato y más rápido. La modernidad ha hecho que comprar sea más fácil que nunca, pero ¿pensamos realmente en lo que hay detrás de cada compra? Culpar al consumidor de todos los problemas sistémicos derivados del hipercapitalismo es un error, porque las empresas tienen la sartén por el mango a la hora de cambiar nuestro funcionamiento. Sin embargo, los consumidores que pueden elegir su forma de comprar, no le están haciendo ningún favor al mundo.

Lo que dicen es cierto: no hay consumo ético en el capitalismo. No quiero parecer socialista, pero la verdad del asunto es así de simple. El socialismo no es la respuesta, pero tampoco lo es el sistema en el que vivimos actualmente. ¿No hay una alternativa? Las grandes empresas recortarán la inversión en cualquier esquina posible para ganar más dinero, lo que lleva a los problemas que sufren tantas personas de la clase trabajadora.

Cuando pides un producto en tu servicio de compra favorito (ya sabes de quién hablo), personas reales crearán y tendrán ese producto en sus manos. Alguien tiene que fabricarlo, ¿verdad? Tal vez estén agotados por turnos que duran demasiado para ser aceptables. Tal vez los niños atrapados en las fábricas se ven obligados a crearlo. A menudo sólo se dan centavos a cambio de un trabajo agotador. Y luego viene el proceso de envío. Corren de un lado a otro del almacén, recogen tu producto, lo llevan a su siguiente parada y continúan con miles de productos más. Pies reales golpean el suelo mientras se cronometra cada movimiento. Corazones reales laten más rápido cuando se ven obligados a trabajar más allá de las capacidades naturales de un ser humano. La verdad es que la gente sufre bajo este sistema, pero la gran mayoría prefiere hacer la vista gorda.

Los más culpables, sin duda, son las empresas que priorizan la ganancia de dinero sobre las normas éticas que garantizan la seguridad de los empleados y los consumidores. A fin de cuentas, el dinero es el centro de la mayoría de los problemas del mundo. Es tan poderoso que sobrepasa las leyes (basta con ver los recortes de impuestos para los ricos), domina los mercados (adivina por qué las corporaciones son más populares que las pequeñas empresas) y, al final, crea más dinero sólo con existir, más del que cualquiera podría pensar en utilizar en su vida.

¿Qué podemos hacer al respecto? No mucho, pero algo. Para los que tienen la posibilidad de elegir entre un negocio local y una gran empresa, ¿por qué no lanzarse? Para los empresarios que saben que podrían prescindir de unos pesos de más en sus bolsillos y dar a sus empleados un salario que les dé una vida cómoda, ¿por qué no hacerlo? Deja de comprar tu ropa en el centro comercial y empieza a ir a las ventas de garaje y a los bazares. Encuentra tus muebles en Facebook Marketplace y no en tu mega mueblería. Cómprale miel a tu vecino y no a la corporación a la que le da igual que compres o no.

Una persona no es lo suficientemente poderosa para cambiar el mundo, eso está claro. Pero una sola persona es suficiente para cambiar las cosas, aunque suene a cliché. Cambiar el mundo es un trabajo de muchos, y nunca se conseguirá sin el esfuerzo individual de las personas que son lo suficientemente valientes y capaces de elegir de forma diferente.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más visto