Conecta con nosotros

Opinión

La cuarentena es muy larga… ¡y la vida es muy corta!

El mismo tema. La misma palabra. Seguimos en cuarentena. Y seguiremos por un tiempo más.

He tocado el tema más de una vez, pero insisto en que debemos de verle “el lado positivo” a todo esto.

Si. La cuarentena es muy larga…pero la vida es muy corta. No podemos pasar tantos meses sintiéndonos mal o quejándonos de la situación.

Esto también va a pasar. Estamos en una transición. En todos los niveles. El mundo como lo conocíamos dejó de ser como era. Y quizá nunca vuelva a ser como antes.

Hemos tenido que adaptarnos a muchas cosas, en tiempo récord. Y nos ha afectado en todos los aspectos.

Pero entonces, es cuando me repito: la vida es muy corta, y la cuarentena sigue alargándose. Hay que buscarle el modo. Y seguir buscando la felicidad.

Ya no estamos con los dedos en la puerta. Ya tuvimos tiempo de asimilar (un poco) todo lo que estamos pasando. Ya no se vale quejarse todo el tiempo.

Hay que darnos ánimos! Nosotros mismos! Mutuamente. Adaptarnos y repetirnos que las cosas van a estar bien.

Se que suena difícil pensarlo si estás atravesando alguna crisis, o perdiste tu trabajo…pero nada es para siempre. Esto también va a pasar. Todo puede mejorar. Nada es estático. Estamos avanzando!

La vida sigue, y se pasa volando!! La cuarentena algún día se va a acabar, y nuestra vida también! Hay que aprovechar cada minuto de ella. Toma tus precauciones, cuídate, pero sobre todo sigue soñando. Sigue planeando…sigue viviendo!!

Nancy Anahi Toledo Rascón
Facebook.com/ eso pienso Ig: @eso.pienso

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Opinión

Un milagro millonario para AMLO. Por Caleb Ordóñez T.

Caleb Ordóñez T.

Caleb Ordóñez T.

Con profunda devoción, la cabeza del presidente se suele inclinar ante la oración de un tercero. Ya sea que interceda por él un evangélico, un chamán o le dé la bendición un padre católico. Andrés Manuel no esconde su espiritualidad.

La fe o religiosidad del Ejecutivo ha sido un tema trascendente en el debate nacional. Cómo olvidar esa postal histórica cuando le mostró al país cuál era su defensa contra el amenazante coronavirus; era apenas el 18 de marzo de este fatídico año, cuando López Obrador levantaba sus amuletos de la suerte, un par de imágenes impresas del “corazón de Jesús”, un par de “escudos protectores”, como los llama. Esos talismanes, les llama los “detentes” y los guarda celosamente en su cartera.

Pero el devoto no es propiedad de la religión católica, con un ánimo ecuménico, también dijo tener fetiches no sólo católicos, sino también de la religión evangélica y de librepensadores, los cuales aseguró son sus “guardaespaldas”.

López Obrador cumplió dos años al frente del gobierno que ha titulado de la “cuarta transformación”. Tendríamos que invertir miles de palabras, suficientes para redactar libros completos y así hacer un recuento de sus claroscuros al frente de la Presidencia.

Sin embargo, lamentablemente, pareciera que sus amuletos no le han traído la suerte que él y sus seguidores hubieran querido.

Entre la adoración y el oprobio

No hay día que el presidente no polemice un tema, buscando posicionarlo en la discusión social.

Para hacer un análisis mas o menos equilibrado, sin filias y fobias, se requiere ponerse en los zapatos de aquellos que lo defienden a capa y espada, al punto del amor ciego y fiel. Luego, tendríamos que ponernos, en la piel de aquellos que le critican y que rayan en el odio. Ambos lados tienen sus porqués.

HAZ CLICK PARA LEER EL TEXTO COMPLETO

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más visto