Conecta con nosotros

Acontecer

“Lindau es para la ciencia lo que Brasil para el fútbol”

Published

on

Lindau, Alemania. “Lo que Brasil es para el futbol, Lindau lo es para la ciencia”, aseguró Ilse Aigner, ministra de Asuntos Económicos y Medios, Energía y Tecnología del estado de Bavaria, arrancando los aplausos de los presentes en la inauguración de la 64 Reunión de Laureados con el Nobel en Lindau (Lindau Nobel Laureate Meeting).

Y aunque pueda parecer exagerado, el hecho es que el domingo inició la más grande reunión de premios Nobel que hay en el mundo, con excepción de la entrega del galardón (asisten 36 laureados), pero que tiene, además, el muy claro propósito de estimular la convivencia y el intercambio de ideas entre los científicos más reconocidos y cerca de 600 jóvenes investigadores provenientes de casi 80 países, seleccionados por sus sobresalientes capacidades de entre unas 3,500 solicitudes.

“Es donde se reúnen los mejores del mundo”, continuó con su analogía la ministra para explicar por qué el estado de Bavaria se propone invertir más en la realización de estas reuniones, “la joya de la corona” de los esfuerzos bávaros en ciencia.

A la reunión, que este año se encuentra dedicada a la medicina, asisten siete mexicanos, tres que trabajan en México (María del Sol Díaz de León, Zila Martínez-Lozada y Juan Pablo Pánico-Molina) vienen por parte de la Academia Mexicana de Ciencias, dos que están actualmente en la Universidad de Yale (Juan Pablo Arroyo y María Castañeda Bueno) y dos más (Paola Kuri y Esteban Hernández-Vargas) por parte de instituciones alemanas.

Este año por primera vez en su historia hay más mujeres que hombres entre los jóvenes investigadores, incluido el caso de investigadores mexicanos: cuatro mujeres y tres hombres.

Sobre sus expectativas en torno a la convivencia con los premios Nobel, los jóvenes investigadores mexicanos (menores de 35 años y en el inicio de sus carreras, son los requisitos) saben que es muy probable que no se encuentren con novedades.

“Pero es gente que obviamente tuvo carreras muy exitosas y será interesante saber a qué obstáculos se enfrentaron y cómo los sortearon”, dice María del Sol, “y si también encontramos nuevas técnicas, pues mejor”.

Cuando vas a un congreso, explica María Castañeda, hay conferencias especiales o magistrales a las que vas no porque estén en tu campo de trabajo sino porque son muy interesantes y te motivan. “En esta reunión es como si hubiera sólo conferencias magistrales”.

Castañeda comenta esto poco antes de salir rumbo a su primera sesión de discusión con un Nobel, que no son conferencias sino charlas en grupos reducidos.

Sin embargo, aún le falta lo mejor, ya que el comité organizador sabe que los lazos se forman sobre todo en ambientes relajados, como las comidas, los tiempos libres en torno a una taza de café o un vaso de cerveza (y sobre la cerveza, no hay que olvidar que estamos en Bavaria), así que estimula a los jóvenes para que les pierdan si no el respeto al menos sí la reverencia a los Nobeles y compartan con ellos esos momentos, igual que con los colegas que vienen de una multitud de lugares del mundo.

El Economista

14365208408_0e18c68bf9_b

Clic para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Acontecer

Georgina Ledezma vende pulseras hechas a mano. Alumna del CAM 7507

Published

on

By

Alumna del CAM 7507 del grupo de proyectos productivos, Georgina Kanakoqui Ledezma de 18 años de edad, joven alegre, entusiasta y trabajadora, con grandes habilidades para estar en un ambiente de trabajo, solicita el apoyo de la comunidad en general para que adquieran pulseras elaboradas con sus propias manos.

 


Bajo la asesoría y acompañamiento de la maestra Gabriela Rivero, en cuyas clases se desarrollan habilidades laborales con la finalidad de auto emplearse y/o realizar prácticas en ambientes reales, fue donde se gestó este emprendedurismo por parte de Georgina en la que de realizarlas como pasatiempo surgió la idea de ponerlas a la venta para generar sus propios ingresos como incentivo además, para que ella se sienta autónoma y feliz ya que debido a su delicada situación de salud no puede ejercer dentro de una empresa.
Este caso de éxito en la elaboración y convencimiento de producir artículos para su venta forma parte de los objetivos de nivel de formación para la vida adulta del CAM 7507 donde las maestras Ivone Santiago y Lydia Stirk del grupo de prácticas Laborales dan seguimiento puntual a todo su estudiantado.
Las pulseras de la joven Kanakoqui Ledezma estarán en venta en el restaurante “MAYÓLICA” ubicado en Blvd. Antonio Ortiz Mena 2033 Colonia Campestre-Lomas con un costo de $30 pesos.

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Más visto