Conecta con nosotros

Opinión

MI ADIÓS A LA URN Por Luis Villegas

     Si intentara establecer con absoluta precisión la fecha exacta en que empecé a dar clases en la URN me fallaría sin remedio la memoria. No lo recuerdo. Solo sé que arribé a sus aulas de la mano de la amistad. El licenciado Jesús Murillo, a quien junto con el licenciado Noé Muñoz, le debo tanto, fue el que me llevó.

     De manera intermitente, durante más de 15 años -tal vez rondando los 20, incluso- di clases ahí. Antes de dar clases en derecho, di clases en turismo en materias vinculadas al área jurídica, por supuesto. Las intermitencias, todo sea dicho, fueron producto de mis ausencias del territorio estatal, para ir a desempeñar alguna encomienda fuera del Estado; México, en especial. No obstante, al regresar a Chihuahua siempre, siempre, siempre, buscaba el refugio de las clases. En la URN pagan mal a los docentes y les cobran (o cobraban) hasta por el convivio de Navidad -por eso nunca fui; no por el dinero, que conste, sino por la mezquindad manifiesta-; es más, en ocasiones, resulta más caro ir a dar clases que lo que finalmente el maestro en turno recibe en pago de sus servicios, pero nunca el factor económico fue determinante para decidirme a dar clases. Daba clases por una simple y sencilla razón: Me gusta. Me gusta mucho además. No sé si fui o no un buen catedrático; lo único que sé es que cada vez, cada día, de cada semana, de cada mes, de cada año (de los muchos años que di clases en ese lugar), lo disfruté. Nunca, jamás, creí que el conocimiento, poco o mucho, que la fortuna y los años me regalaron, fuera exclusivamente mío. El conocimiento, cualquier conocimiento, todo el conocimiento, está ahí para compartirse, para regarlo, para esparcirlo, para regalarlo como si de agua se tratara -y las cabezas de los alumnos fuera flores-. Recuerdo (y conservo) una carta que escribí hace mucho tiempo y que El Heraldo de Chihuahua me hizo el favor de publicar; dice así:

Sr. Director:

      Solicito la publicación de esta misiva en el diario que Usted dirige:

‘A los alumnos del 4º. Semestre

de Derecho, URN.

Presente.-

      La presente, es en razón del examen de derecho administrativo efectuado el sábado anterior; es preciso admitir, en principio, que el mismo constituyó una sorpresa, quizá  más para mí que para ustedes; en efecto, los resultados fueron del todo inesperados: No creí que pudieran ser tan buenos. Es claro que no puedo saber quién estudió en serio y quién no; sólo puedo evaluar los resultados y éstos están a la vista; salvo contadas excepciones, 4 de un total de 27, el resto fueron magníficos; ello, si consideramos que la calificación menor fue de 8. Como sea, la explicación de esta nota se encuentra en una sencilla razón: Tengo qué reconocer que me emocioné.

      Y me emocioné porque creo que, en el fondo, al fin de cuentas, la mayoría de ustedes comprendió de qué se trata la cosa: Uno está aquí para dar su mejor esfuerzo; y cuando digo ‘aquí’ no me refiero a esta escuela; me refiero a otra cosa igual o más importante: La vida misma. Uno puede ir por ella sin percatarse de la responsabilidad que pesa sobre nuestros hombros cada día, exactamente como hacen los animales; por el contrario, puede uno asumir su responsabilidad, grande o pequeña, cómoda o incómoda, mayor o menor que la del vecino, pero nuestra al fin. Es en la medida en que enfrentemos, de la mejor manera posible, nuestros retos cotidianos, que podremos decir, al final de nuestras vidas, que en efecto fuimos hombres o mujeres; hasta entonces, somos meros intentos, meras aproximaciones, a lo que verdaderamente entraña la idea de serlo.

      No me engaño, imposibilitado como estoy para hurgar en sus corazones, no faltará quién sienta o crea que me estafó, que corrió  con suerte o que fue más inteligente que yo, por ellos ¡felicidades, de veras!, pero esta carta, entonces, no es para ustedes; ésta, en cambio, va dirigida a los otros, a los que se desvelaron largas noches; a los que se preocuparon hasta la fatiga; a los que aplazaron, por unos días, el cine, el ‘trago’ o el noviazgo; a los que transcribieron y estudiaron como locos; a éstos ¡gracias!. Gracias de todo corazón porque me reconfortan en la certeza de que vale la pena estar aquí; de que los libros, el aula y el gis no constituyen una pérdida de tiempo ni para ustedes ni para mí. Como quiera que sea, a todos, a todos, les deseo lo mejor y una vida larga y plena de éxitos’”.

      En el transcurso de estos años participé poco en actividades ajenas a las estrictamente docentes, pero las veces que fui requerido ahí  estuve. Sé, lo sé perfectamente, que en esta ciudad de Chihuahua hay muchos abogados más inteligentes, enterados y versados que yo en el derecho constitucional, administrativo o electoral; lo sé; pero también sé que no a todos nos apasiona de igual manera el dar clases ni todos contamos con la misma experiencia o interés. No me duele que no me hayan llamado para este ciclo escolar, me duele que, por primera vez, haya puesto todo de mi parte para dar seguimiento a un curso que de veras me ilusionaba impartir, quizá porque fui yo quien más colaboró en el diseño de la currícula hace varios años: Derecho electoral. Me duele, por acerado, por tajante, por ingrato, el silencio; la omisión de un “gracias”, en mi caso, necesario e inexcusable.

     Creo, porque la vida me lo ha enseñado (20 años en el PAN tirados a la basura merced a los oficios de un puñado de delincuentes electorales), que el malagradecimiento es otra forma de mediocridad. El ingrato es un ser de ideas pequeñas, de sentimientos diminutos, de lealtades infames, de querencias mínimas, de recuerdos nulos. Me apena tener que despedirme yo, así, de este modo, de esos años maravillosos.

     Pero así son las cosas. No los recuerdo a todos; pero sé que muchas veces, por muchas razones, de distintas formas y por distintos motivos, fui feliz, muy feliz, gracias a mis alumnos y alumnas. De todos me llevé un poco y eso siempre fue bueno. No sé si soy un buen abogado o no, pero sí sé que lo mejor que tengo y mucho de lo que sé y conozco en lo jurídico, se lo debo a mis clases y a esa agente que compartió conmigo tantas y tan variadas experiencias. Muchas, muchas gracias a todas y a todos.

     De la URN, como institución, como Centro docente, me guardo mi opinión porque, otra vez, en su cuerpo docente hay mucho, mucho, de bueno; de rescatable. Lo lamentable, en cualquier situación, es la vulgaridad, la falta de educación, la consideración inexistente, la deslealtad; eso dice mucho de cada uno y, a la larga, define al personaje en su justa medida y extensión exacta.

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo66_@hotmail.com

Escribe tu comentario

Comentarios

Publicidad
1 Comentario

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Opinión

Ayotzinapa, el oscuro holocausto. Por Caleb Ordóñez T.

Caleb Ordóñez T.

Sin la misma fuerza de antaño, pero con la misma rabia, las consignas se escuchaban por todo Reforma: “¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!”. A ocho años de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, el tema está más enrarecido que nunca.

La izquierda mexicana, que levantó con furia la manifestación masiva por exigir justicia al gobierno, del entonces presidente Enrique Peña Nieto, ahora vive una fractura y por eso ya las voces han menguado. Muchos han decidido callar, ante la falta de resultados del actual gobierno lopezobradorista.

Son ocho años de haber escuchado un sin fin de historias distintas. Donde se conjugó el apetito político, electoral y la búsqueda de impunidad. Promesas de campaña, donde el actual Ejecutivo prometía que en un año se resolvería el caso que ha fustigado al país, a nivel internacional. Hoy no se sabe fidedignamente quiénes participaron directa o indirectamente en el macro-asesinato.

Leer el artículo de opinión de la periodista Peniley Ramírez, en el periódico Reforma, causa indignación, combinada con dolor y temor. El reporte que le “filtraron” es tan crudo y detallado que abre de nuevo la herida, que nos hace reflexionar en la inmensa maldad con la que pueden actuar aquellos que ostentan alguna pizca de poder.

LEER EL TEXTO COMPLETO

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Opinión

19S: nos volvimos a ver a los ojos. Por Caleb Ordóñez T.

Caleb Ordoñez T.

Somos más positivos de lo que imaginamos. A pesar de la infinidad de problemas que nos han aquejado durante los últimos dos años, los humanos nos hemos adaptado a una manera nueva, distinta y pragmática de vivir –o sobrevivir- en nuestro entorno.

Definitivamente no somos iguales a quienes fuimos en 2019. Sin embargo, antes de una pandemia global y una inflación económica histórica, los mexicanos ya conocíamos de flagelos tormentosos y desalentadores. Ya lidiábamos con inseguridad, crisis económicas y por supuesto, estragos a causa de la naturaleza.

Esos golpes de los que nadie puede huir: tornados, sequías, inundaciones y sismos. Momentos que nos han situados como entes vulnerables y mortales.

Una vez más, esa maldita fecha, ese 19 de septiembre que nos enchina la piel. Que nos hace recordar los sonidos e imágenes del sufrimiento y el duelo; de la incertidumbre, el alboroto y la incapacidad de ser suficientemente útiles ante una pena tan grande, general y creciente.

LEER EL TEXTO COMPLETO

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Opinión

PRIMOR: Misión cumplida, oposición vencida. Por Caleb Ordóñez T.

Caleb Ordóñez T.

Caleb Ordoñez Talavera

La misión era clara desde un principio: hacer política en todos los rincones del país, negociarlo todo, poner orden, demostrar fuerza y posicionar la ideología de la llamada cuarta transformación, incluso en los estados de la república donde gobernara la oposición más crítica.

En ese agosto del 2021, el nuevo secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, tomó la responsabilidad de llevar el mensaje de su jefe y paisano, Andrés Manuel López Obrador, como una especie de cruzada evangelizadora, a fin de que la popularidad del Ejecutivo no solo no descendiera, sino que se elevara por encima de todos sus antecesores.

López Hernández es un estratega político de toda la confianza en su partido, Morena. Fungió como el flamante negociador, coordinador y estratega en la campaña electoral de la actual gobernante de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, en 2018.

Fue enviado por el mismo López Obrador, pues desde el 2006 ha ayudado a coordinar electoralmente diversos estados del país. La Ciudad de México tenía que ser arrasada en votos, cosa que logró la exitosa campaña de Sheinbaum.

La lealtad y fidelidad que tiene Adán Augusto por su amigo el presidente lo ha catapultado a la escena política nacional…

LEER EL TEXTO COMPLETO

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Opinión

De traiciones y alianzas desesperadas. Por Caleb Ordóñez T.

Caleb Ordóñez T.

Caleb Ordoñez Talavera

El espinoso tema de la militarización permanente del país sigue siendo un trago amargo para el presidente Andrés Manuel López Obrador y su gobierno. Sin embargo, un extraño aliado podría ser de mucha utilidad.

La polémica, que ha originado una aguda división interna dentro de los grupos de morenistas, podría convertirse en un estandarte que debían utilizar los partidos de oposición, a fin de poner en jaque al ejecutivo, tras los debates que se presentarán en el Senado de la República sobre el traspaso de la Guardia Nacional a la Sedena.

Pero en la política mexicana aún existen sorpresas y decisiones que podrían dejar con la boca abierta a cualquier persona que no haya conocido anteriormente la parafernalia y multiforme cambio de opiniones y causas, que cada día demerita a los partidos como representantes de sus militancias.

El pertenecer a una fuerza electoral no determina que los políticos sean congruentes con los principios de las instituciones que representan. Los colores y logotipos tan solo se han convertido en plataformas para algunos personajes que quieren hacer de la política un negocio perpetuo, sin importar tener que cambiar drásticamente de posición, respecto a temas torales para la sociedad mexicana.

En plena discusión sobre el tema militar, la diputada del PRI, Yolanda de la Torre presentó una iniciativa para que Ejército permanezca en las calles hasta 2028; esto se convirtió en una bomba dentro de la alianza Va por México…

 

LEER EL TEXTO COMPLETO

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad

Más visto