Conecta con nosotros

Opinión

Opinión: Circo Romano, por Diana Avitia

En nuestro bizarro, pintoresco y hermoso país, semana a semana la realidad supera a la ficción, somos espectadores en un circo romano y como tales tenemos, según nuestro nivel social, diversos lugares en las gradas del cruento y para muchos, el divertido espectáculo.

Es de llamar la atención como deliberadamente se pisotean los principios del procedimiento, lo más básico, un estudiante de derecho en su primer día en aula advertiría las violaciones, vemos como la pasión rebasa a la razón. Muchos que se jactan de justicieros sociales y por ello han caído en las peores aberraciones judiciales, pero jamás dejan caer esa bandera blanca de vengador social.

Es de esperar que el ciudadano de a pie señale sin tener conocimiento de causa, es un chisme mas, y es común que destrocemos e incluso aseguremos acciones como si hubiésemos estado el día y justo a la hora del presunto ilícito. Somos una sociedad que en secreto disfruta la desdicha ajena, la cubeta de cangrejos, me pesa decirlo, pero así ha sido, cuando se trata de un linchamiento mediático la secrecía se deja a un lado para hacerlo de manera abierta y burlona, el lanzar dichos desde el anonimato o detrás de un perfil en alguna red social es lo más fácil, los dimes y diretes en las reuniones sociales le agregan cada vez más a la historia, son increíbles las cosas que uno llega a escuchar, lo peor es que muchos las toman por ciertas, desde simples chismes de vecindad, hasta acusaciones graves, no importa.

Como dije, se espera del ciudadano común, pero cuando una autoridad realiza señalamientos, o utiliza a conveniencia el sistema, la gravedad de esto es de dimensiones enormes, luego nos quejamos de la puerta giratoria. Jamás apoyaría un ilícito, pero los pre juicios mediáticos no sirven, sino todo lo contrario, entorpecen el verdadero juicio y abren la puerta a quienes sí cometieron algún delito.
En el caso Lozoya, como en muchísimos otros casos hemos visto violentado lo más básico, el principio de inocencia.

El código federal de procedimientos penales en su artículo treceavo señala; “Toda persona se presume inocente y será tratada como tal en todas las etapas del procedimiento, mientras no se declare su responsabilidad mediante sentencia emitida por el Órgano jurisdiccional, en los términos señalados en este Código.”

Estos casos solo han servido para encumbrar al gobernante en turno, banderas de campaña, y como en el caso Lozoya, el ejemplo perfecto de lucha contra la corrupción. Es absurdo como los imputados en estos casos llegan previamente enjuiciados, por el ejecutivo, por los medios, por la gente, no dejan al poder judicial hacer lo suyo, es mas, le estorban, todo el circo provoca que la defensa tenga esa salida como primera estrategia y dudo realmente si quienes mueven las fichas en la cima, lo hacen por desconocimiento, por arrebato o por pasión desbordada, porque asesores tienen, muchos, incluso de profesión abogados, entonces ¿por qué deliberadamente se hace?, priorizar la estrategia política sobre la justicia, eso es verdaderamente grave.

Escuche muchísimos dichos en contra de Lozoya, peyorativos, señalamientos, burlas, pero muy pocos saben el ABC del asunto, este caso es de dimensiones enormes, con el que mediáticamente se puede jugar todo este sexenio, en simples y llanas palabras se le acusa de la venta de la planta de Agro Nitrogenados y el caso Odebrecht, del cual supuestamente recibió 10 millones de dólares a cambio de sobornos para beneficiar a la empresa brasileña con contratos y a campañas políticas. Hoy después de las presiones y los juegos de ajedrez, se deberá dirigir al imputado como ERLA, volvemos al juego político y utilizando figuras jurídicas de administraciones anteriores que tenían de origen un sentido totalmente distinto, son utilizadas en forma del tan famoso, testigo protegido. Cuando la autoridad no tiene pruebas fehacientes de los hechos, se recurre a esta figura, ¿Qué nos da la certeza de su dicho, cuando el imputado es presionado por la autoridad?, ¿Cuándo su integridad y la de su familia están en juego?, absolutamente nada, una verdadera aberración al procedimiento, hoy podrá decir nombres a diestra y siniestra, de enemigos, ex amigos, detractores y, sobre todo, de incomodos a la actual administración federal.

La realidad aquí es otra, la justicia pasa a segundo término, lo importante son las jugadas políticas, como asfixiar al opositor con juicios previos al judicial, si esto puede tener algo de sentido. Esperemos que algún día se pueda llevar un procedimiento justo, sin presiones ni jueces a modo, sin grilla mediática, o señalamientos sin sentido, un juicio realmente como debería de ser, dignificar la batalla legal, tan honorable como debería de ser, y finalmente quien haya cometido algún ilícito probado, el que este fuere, desde un robo simple hasta peculado que de cuentas de ello, pero al linchamiento arcaico, eso no, porque como dicen; “mientras tu apuntas con el dedo, hay varios por la espalda señalándote a ti”.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Opinión

AMLO, ¡aguas con Chihuahua! Por Caleb Ordóñez T.

Caleb Ordóñez T.

El ambiente político se va calentando cada día, rumbo a la gran elección del 6 de junio del 2021. Allá en el norte, en el estado más grande de la República, las cosas suelen estar siempre calientes. Ya sea por la inseguridad, los enfrentamientos partidistas o las altas temperaturas causadas por la escases de lluvias.

Como toda tierra árida y brava, la gente de Chihuahua ha tenido que aprender a sobrevivir a través del trabajo duro y a soportar las inclemencias. Ya sea que vivan en el desierto, en la montaña o las ciudades que tienen una alerta enorme de inseguridad a causa de la cercanía que se tiene con el país que consume más drogas: Estados Unidos.

En esa tierra norteña, se han realizado decenas de enfrentamientos que tienen mucho que ver con el establecimiento de la patria. Desde la ejecución de Miguel Hidalgo en la capital del estado, Chihuahua comenzó a ser parte muy importante para el país. Incluso, hay dos eventos que no pueden pasar inadvertidos.

PARA SEGUIR LEYENDO HAZ CLICK AQUÍ 

 

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Especiales

Kuira-Bá, ¿y mis derechos humanos? Por Itali Heide

Itali Heide

Indignados estamos ante el racismo sistémico en Estados Unidos. Muchos conocemos a quienes han cruzado la frontera para darles a sus familias una mejor vida. Percibimos las políticas que discriminan, las dificultades que enfrentan, el miedo que sienten los mexicanos, los afroamericanos y otras minorías al otro lado del Río Bravo.

En México no somos racistas, somos clasistas, decimos con orgullo (como si discriminar al 60% de la población mexicana que vive en situaciones de pobreza no es para tanto). Desafortunadamente, en México es clasista y también es racista. Ignorarlo no lo desaparece del país, incluso se relacionan intrínsecamente: suponemos el nivel socioeconómico de las personas por su aspecto físico. Tal es el caso con la comunidad rarámuri y otras etnias en el país.

Gloria vende las artesanías que fabrica su abuelita, a orillas del Lago Arareko en Creel. (Foto: Itali Heide)

Como cada año, cientos de personas de la comunidad rarámuri viajan a diversos municipios en Chihuahua a trabajar en las huertas de temporada. Detrás de la distribución de manzana chihuahuense por el país y el mundo, está el trabajo arduo de quienes hemos pisado para lucrar. El resto del año, muchos buscan ganarse su día del turismo que se ha generado en sus pueblos, gracias a la apropiación de su cultura y sus tradiciones.