Conecta con nosotros

Opinión

Opinión: Dónde encontramos inspiración, por Nancy Anahí Toledo

No es que sea difícil hoy en día encontrar una fuente de inspiración que valga la pena…es que, desde mi punto de vista, existen tantas falsas realidades expuestas por todos lados, que lo que resulta fácil es aspirar a algo que no existe o que no es verdaderamente inspirador.

Ahora va más despacio.

Vivimos en la eterna búsqueda de inspiración…ese estímulo que nos haga sentir, y nos llene de ganas de crear y hacer algo. Sobre cualquier tema…ejercicios físicos para conseguir un cuerpo buen formado y fuerte, meditaciones y viajes espirituales para tener la paz interna, decoración para tener la casa de tus sueños, o cualquier creación para realizarte dentro de lo que a ti te va.

Eso es. Así somos. Seres aspiracionales, y es perfecto. Pero, aquí es donde yo me cuestiono…dónde encontramos inspiración?

Hay miles de personas haciendo cosas de valor! Cumpliendo metas, formando carreras, apoyando a otras personas, enalteciendo a su país de origen y familia. Pero esto se oye poco.

La importancia que dan los medios y la sociedad a las cosas menos importantes y definitivamente menos valiosas nos hace perder enfoque. El foco de atención lo tienen otro tipo de cosas. Y terminamos “inspirados” en algo que no es inspirador, o ni siquiera es real, o posible.

Lo que quiero decir con todo esto, es qué hay tanto que ver, que a veces no vemos lo correcto. Y hoy por hoy, el trabajo es nuestro. Debemos buscar una verdadera fuente de inspiración. Algo que valga la pena, que vaya con tus verdaderos valores y estilo de vida. Debemos dejar de ver algo que puede ser falso y lleno de producción, como una vida que queremos llevar, un cuerpo que queremos tener, una felicidad que queremos alcanzar.

Solo tú sabes que te inspira realmente…busca bien lo que ves, lo que lees, con quien te relacionas. Elige bien que o quién quieres ser….te aseguro que siendo auténtico, tú puedes ser inspiración para alguien también.

Nancy Anahí Toledo Rascón
Instagram @eso.pienso
Facebook Eso pienso

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Opinión

¿A quién enviará Biden a México? Por Caleb Ordóñez T.

Caleb Ordóñez T.

Caleb Ordóñez T.

Aunque muchos lo duden, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, esperaba la llamada de López Obrador entre los países aliados para felicitarle por su presidencia, desde que se conoció su contundente triunfo a unos días de la elección del pasado noviembre de 2020. Cuando se le notificó que el presidente mexicano no saludaría su triunfo hasta que fuera “totalmente legal”, las embajadas de ambas naciones sufrieron una ruptura como pocas veces se había vivido.

Para demostrar que algo se habían roto, fue la exembajadora mexicana en EEUU Martha Bárcena Coqui quien puso su renuncia en la mesa el 21 de diciembre.

Hoy sabemos de su propia voz que “hubo presiones en un escenario político impredecible”. Mucho se ha comentado sobre la buena relación que mantuvo AMLO con Donald Trump, hasta el último día como presidente de la nación más poderosa del mundo.

Algo sucedió en esa amistad y la caída del magnate, que orilló a Bárcena Coqui no solo a dejar la embajada, sino renunciar a toda una carrera en el servicio exterior, luego de 43 años de trayectoria en la diplomacia mexicana, habiendo sido la primera embajadora de la historia en la nación norteamericana…

CONTINUAR LEYENDO HACIENDO CLICK

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Opinión

Conexión desconectada. Por Itali Heide

Itali Heide

Fue una sensación extraña despertar un lunes, mirar al teléfono y verlo vacío de notificaciones. Ni siquiera el clásico mensaje de UNOTV en la pantalla. Rápidamente quedó claro que no había energía ni señal, así que ¿ahora qué? La sensación de sentirse desconectado de la red virtual creada por la humanidad fue casi apocalíptica, sobre todo después de un año en el que nos hemos apegado aún más a nuestros dispositivos.

Al principio, me sentí un poco estancada. ¿Cómo iba a empezar mi rutina matutina si no había hecho mis rondas por las redes sociales, respondido a los correos electrónicos importantes y compartido algunos memes? Me parecía mal no saber lo que estaba pasando ahí fuera. No había nadie a quien llamar ni noticias que consultar. La única opción era salir al mundo real, pero incluso esa opción se limitó por la situación de crisis sanitaria que estamos viviendo.

No me quedó de otra, más que recordar cómo vivir sin el teléfono en la mano, la computadora en la mesa y la mente en el algoritmo. Como miembro de la extraña división entre los Millennials y la Generación Z, de la generación que creció conociendo la vida tanto con como sin Internet al alcance de la mano, tuve que recordar lo que hacía antes de empezar a no hacer otra cosa que estar conectado.

Con el paso del tiempo, me di cuenta de que mi cerebro es lo suficientemente entretenido sin necesidad de distraerse desplazando el dedo por otra página interminable de información. ¡Resulta que puedo pensar! Incluso puedo preguntarme, imaginar y soñar. No todos los pensamientos eran entretenidos, a veces el aburrimiento se instalaba en mi cuerpo, pero descubrí una línea de pensamiento frente a un monólogo interior de pesadilla, desordenado con música de fondo a todo volumen, diecisiete pestañas abiertas y un anuncio pop-up recordándome que voy atrasada en la tesis.

Cuando se nos permite dar un paso atrás en nuestras obligaciones y responsabilidades, regresamos con una nueva perspectiva. Está claro que la tecnología ha llegado para quedarse, y para la mejora de la humanidad. Ha mejorado la vida de millones de personas en todo el mundo, ha creado conexiones entre continentes y nos ha entregado el mundo en las manos. Es una verdadera suerte estar vivo en una época en la que podemos explorar sin límites y crear como nunca antes. Sin embargo, como todo lo bueno que hay en este mundo, el exceso será en nuestro detrimento.

¿Estaríamos dispuestos a alejarnos de nuestros dispositivos si no fuera por la escasez de energía? Muchos de nosotros no lo haríamos. Yo, la neta, nunca habría dejado mi celular por más de 24 horas si no fuera por los terribles y devastadores cortes de luz que están viviendo en los estados. Verme obligado a enfrentarme a mi ansiedad de frente, sin ninguna distracción a la que recurrir, fue una batalla que, por simple que parezca, dejó una lección duradera: se nos permite vivir fuera de la pantalla, recuérdenlo.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más visto