Conecta con nosotros

Opinión

Opinión: Los niños perdidos en el país de nunca jamás

Nunca había sentido tan acertada una referencia… no sé si alguien recuerda a los niños perdidos que viven en el país de nunca jamás, pero me pareció tan semejante lo que estamos viviendo con nuestros niños actualmente.

Ya sé que no es un tema nuevo y que probablemente lo hayan leído más de una vez, pero no puedo dejar de pensar cómo están siendo relegados los niños en este país. Es increíble que sigamos dejando a nuestros niños olvidados, como si no existieran, como si no importaran. ¡Si son lo más valioso que hay!. A muchas personas les gusta referirse a ellos como “el futuro”, y lo son, pero ¿qué es un futuro sin presente? Ellos importan hoy como niños, y mañana como futuros adultos. No es posible que nadie se haya detenido a pensar en ellos. En sus necesidades, en su desarrollo, en su bienestar.

Siguen avanzando las cosas, sigue volviendo un poco el ritmo de vida, pero los niños….perdidos. Abren bares, restaurantes, centros comerciales… y los niños siguen sin poder acompañarnos por la leche al Oxxo. Las escuelas muertas. Nada tiene sentido. En que cabeza cabe que un adulto en un bar será más prudente que un niño en una escuela. Veo a mis hijos como han adaptado el uso de cubrebocas, la costumbre de usar gel antibacterial, y lavarse las manos cada vez que llegan a un lugar. Ellos respetan mucho mas de lo que son respetados.

Me cuesta mucho pensar que no lo sepan quienes están deteniendo estas actividades para ellos, no creo que no se les haya ocurrido un aforo mínimo en escuelas, un reconocimiento a su capacidad de responder, confiar un poquito en ellos….que a decir por las acciones, son mucho mas razonables que quienes toman decisiones.

Vivimos en el país que nunca jamás piensa en sus niños, que nunca jamás busca su bienestar…pero me da infinita tristeza ver como para ellos los niños son inexistentes, invaluables….no dejemos que nuestros niños estén perdidos, hagamos lo que nos toca y lo que esté en nuestras manos para que salgan adelante en esta pandemia.

Nancy Anahí Toledo Rascón
Instagram @eso.pienso
Facebook Eso pienso

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Opinión

México y Argentina, un nuevo pacto. Por Caleb Ordóñez T.

Caleb Ordóñez T.

Caleb Ordóñez T.

“En política la forma es fondo”, solía decir el ideólogo del PRI, Jesús Reyes Heroles. Esto es una serie de acciones generosas que se muestran dos personas que, con oficio conciliativo y de unidad, se ayudan dentro de la arena política.

El presidente parafrasea correctamente continuamente esta famosa frase con: “Amor con amor se paga”. Y no puede estar más feliz con la visita de su homólogo de Argentina, Alberto Fernández, que vino a México a dar un histórico espaldarazo a su gobierno. En casi tres años, ningún presidente extranjero había visitado Palacio Nacional, pero este 23 de febrero los mandatarios se fusionaron en un abrazo cariñoso y que tiene muchas aristas por reflexionar.

LEER EL TEXTO COMPLETO AQUÍ 

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Opinión

El vecino hipócrita. Por Itali Heide

Itali Heide

En un mundo perfecto, lleno de personas perfectas, estaríamos sin hipocresía. Lo ideal sería que todas las discrepancias y defectos se desvanecieran en el aire, llevándonos a la visión utópica de la paz mundial imaginada en cuentos de hadas. Claramente, no es el caso con el querido planeta tierra. De hecho, absolutamente todas las personas llegan a ser hipócritas alguna vez en su vida.

La hipocresía no es sólo la molestia de oír al vecino quejarse de las mentiras, mientras él mismo miente. No es solo saber que los influencers no están bebiendo las bebidas energéticas que promocionan a ciegas en sus historias. Tampoco es quien exclusivo de quien se sienta en la iglesia los domingos y en la borrachera el lunes. No se reduce a una acción individual, ni a un momento. La hipocresía no es blanca o negra, y hay una zona gris que nos regala algo mejor: la evolución.

Simple y sencillamente, la hipocresía el estado natural de la mente humana, y su función es la que ha mantenido a la raza humana sobre la tierra durante milenios. Es un estado de aprendizaje, cambio y transformación, el cual nos hace enfrentarnos con nuestros propios errores y mentiras. Bien dicen que la vida solo puede ser entendida mirando hacia atrás, pero debe ser vivida mirando hacia adelante (y tienen toda la razón).

Tendemos a juzgar a las personas según nuestro sentido de la moral o según nuestras realidades, que pueden ser muy diferentes de nuestro marco de referencia. La educación, la cultura, el marco social, las circunstancias, las experiencias, las personalidades y todo nuestro sentido del ser desempeñan un papel importante en la manera a la que se desenvuelve la mentira individual. De los más intrigante sobre la hipocresía, es nuestra hipocresía cuando se trata de la hipocresía. La realidad, es que nunca van a estar perfectamente alineados nuestros puntos de vista y creencias internos, pero este hecho es tan solo una oportunidad para ver la retrospectiva que nos ofrecen nuestras propias incongruencias.

¿Cómo diferenciar entre un hipócrita y una persona que ha actuado de manera hipócrita? Quien es verdaderamente hipócrita, no crece ni cambia. Permanece dentro de su visión de rectitud, negándose a dar un paso hacia las ideas que no traen comodidad a su propio ser. Es fácil reconocer a un hipócrita, ellos mismos se delatan negando ceder la ideología sistémica, mientras practican los mismos ideales contra los que dicen estar. Se encuentran en quienes respetan solamente a otros con poder, los que no soportan el éxito ajeno, los que demandan respeto por sus creencias al tiempo que satanizan creencias ajenas, los que critican superficialmente y los que ayudan sólo si les beneficia.

En un mundo de cultura de la cancelación y mentira constante, la sociedad busca tomar su posición. Sí, debemos exigir responsabilidades a aquellos que han demostrado, una y otra vez, estar perjudicando la vida de las personas con su hipocresía. Sin embargo, debemos considerar la zona gris del conocimiento: las personas pueden equivocarse, y estar equivocado no es una maldición eterna. Cuando se hace bien, estar equivocado es en realidad el primer paso para tener razón. Quizás ese vecino hipócrita, del que nos quejamos, quizás ese vecino hipócrita somos todos.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más visto