Conecta con nosotros

Opinión

Opinión: Salvemos a quien puede salvar el mundo por Nancy Toledo

Cada vez que creo que ya nada me va a sorprender, aparece una terrible noticia con un hecho que me deja helada y sorprendida.

Cuido mucho lo que leo y veo en internet porque procuro mi paz mental…pero hay cosas que simplemente no puedes dejar de saber, y definitivamente son hechos que roban la paz del mundo.

Me rehuso a pensar qué hay tanta gente mala. Porque los actos que estamos viendo, están motivado por mucho rencor…odio escondido en otras palabras.

Estoy segura que la mayoría de ellos, han sido de alguna manera maltratados, porque no me cabe en la cabeza, que en la naturaleza de alguien -de tantos- exista tanta maldad.

Es una cadena de agresiones, en un mundo lleno de injusticias, y parece que lejos de disminuir, va en aumento. Más gente involucrada, y mucha más…dañada.

No tocó temas de este tipo, porque ni estoy enterada a detalle, ni me atrevo a opinar de cosas tan delicadas. Solo que me conmueve tanto, y esta es mi aportación.

Lo primero que debemos de hacer con nuestros hijos es QUERERLOS!!

Educarlos si, sensibilizarlos a lo que existe ahí afuera también. Pero primero que nada debemos llenarlos de AMOR!.

Los niños son lo más sagrado que la humanidad tiene. Cuídalos. Quiérelos. Edúcalos. Hazles sentir que pueden salvar el mundo…porque quizá, puedan hacerlo!

Hay que hacerles saber que el mundo es bueno, que la gente ama, que si te amas a ti mismo NADA te puede molestar, que si amas lo qué haces, a la naturaleza, a los que te rodean…nadie sería capaz de hacer daño y odiar a los demás.

Amor! Eso…eso es lo que le está faltando al mundo! Haz lo que te toca. Empieza por ti, por tu familia, por tus hijos. Hagámoslo por todos los niños, que son el presente y futuro del mundo.

Nancy Anahi Toledo Rascón
Facebook.com/esopienso
Instagram @eso.pienso

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Opinión

AMLO, ¡aguas con Chihuahua! Por Caleb Ordóñez T.

Caleb Ordóñez T.

El ambiente político se va calentando cada día, rumbo a la gran elección del 6 de junio del 2021. Allá en el norte, en el estado más grande de la República, las cosas suelen estar siempre calientes. Ya sea por la inseguridad, los enfrentamientos partidistas o las altas temperaturas causadas por la escases de lluvias.

Como toda tierra árida y brava, la gente de Chihuahua ha tenido que aprender a sobrevivir a través del trabajo duro y a soportar las inclemencias. Ya sea que vivan en el desierto, en la montaña o las ciudades que tienen una alerta enorme de inseguridad a causa de la cercanía que se tiene con el país que consume más drogas: Estados Unidos.

En esa tierra norteña, se han realizado decenas de enfrentamientos que tienen mucho que ver con el establecimiento de la patria. Desde la ejecución de Miguel Hidalgo en la capital del estado, Chihuahua comenzó a ser parte muy importante para el país. Incluso, hay dos eventos que no pueden pasar inadvertidos.

PARA SEGUIR LEYENDO HAZ CLICK AQUÍ 

 

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Especiales

Kuira-Bá, ¿y mis derechos humanos? Por Itali Heide

Itali Heide

Indignados estamos ante el racismo sistémico en Estados Unidos. Muchos conocemos a quienes han cruzado la frontera para darles a sus familias una mejor vida. Percibimos las políticas que discriminan, las dificultades que enfrentan, el miedo que sienten los mexicanos, los afroamericanos y otras minorías al otro lado del Río Bravo.

En México no somos racistas, somos clasistas, decimos con orgullo (como si discriminar al 60% de la población mexicana que vive en situaciones de pobreza no es para tanto). Desafortunadamente, en México es clasista y también es racista. Ignorarlo no lo desaparece del país, incluso se relacionan intrínsecamente: suponemos el nivel socioeconómico de las personas por su aspecto físico. Tal es el caso con la comunidad rarámuri y otras etnias en el país.

Gloria vende las artesanías que fabrica su abuelita, a orillas del Lago Arareko en Creel. (Foto: Itali Heide)

Como cada año, cientos de personas de la comunidad rarámuri viajan a diversos municipios en Chihuahua a trabajar en las huertas de temporada. Detrás de la distribución de manzana chihuahuense por el país y el mundo, está el trabajo arduo de quienes hemos pisado para lucrar. El resto del año, muchos buscan ganarse su día del turismo que se ha generado en sus pueblos, gracias a la apropiación de su cultura y sus tradiciones.