Conecta con nosotros

Opinión

Opinión: Sí es corrupción, pero poquita, por Diana Avitia

Desde el momento en el que se filtraron videos donde se muestra a Pio López Obrador recibir efectivo de dudosa procedencia, la guerra de grabaciones quedó abierta, y en apariencia desapareció el supuesto pacto de impunidad entre Peña y AMLO, este acuerdo o especie de complicidad política que todos pensábamos inquebrantable, dejo de serlo. A partir del caso Lozoya tenemos la impresión que el pacto de impunidad quedo roto.

AMLO siente que su palabra, siendo el presidente, absuelve de cualquier culpabilidad, él afirma que era consciente del traspaso de dinero, eso es un delito, es increíble como la verborrea y letanías mañaneras pueden tergiversar lo irrefutable, el mandatario afirmo a parte de sus clásicos de siempre; mis opositores, los conservadores, los malos, bla bla, que tal conducta estuvo justificada porque iba a su causa, tal idea es totalmente errónea, su confesión fue en plena conferencia matutina, ¡por el amor de dios!, el abiertamente afirma que hubo un flujo de dinero constante a una cuenta de Banorte y beneficios económicos en pro de su partido, por el otro lado acusan a Odebrecht de un financiamiento ilícito de los opositores, increíble.

La ley es clara, cualquier dinero que se destine a un partido político sin declararlo al Instituto Nacional Electoral (INE), sin importar origen o destino es ilegal, entregarlo, aceptarlo y utilizarlo es un delito, poco o mucho no tiene importancia, bueno la tiene en función de la pena a purgar en caso de comprobarse y sentenciarse el ilícito. No es novedad, este tipo de financiamiento es un clásico de la política mexicana, es imposible no ver el elefante rosa en la habitación.

Hoy tenemos un cambio absoluto de discurso, fue increíble; Leona Vicario, Madero y Flores Magón, repentinamente surgieron nombres e imágenes de héroes nacionales, para justificar el video de Pio López Obrador, al mas maquiavélico estilo, el fin justifica los medios, siempre y cuando sean sus fines y causas, claro esta, los fines y causas de los opositores esas son espurias, injustificables, señaladas y dignas de persecuciones judiciales y políticas.

Hay miles de razones por la que el dinero ilegal entra a campañas políticas, ya que el INE no admite ciertos gastos como; encuestas, compras de tiempos en medios, cierto tipo de reuniones, esto se diga o no es parte de la trama electoral. No puedes gastar dinero legal para un gasto ilegal, necesitarías en todo caso efectivo de origen no legal para subsanar gastos no contemplados en la ley. También existen miles de fugas de dinero en las campañas, la operación política está plagado de ventajosos que toman el dinero, nunca llegan a los operadores, con la justificante de ladrón que roba a ladrón, por todo lo dicho es comprensible como el hoy funcionario federal que entrego en el 2015 ese dinero al hermano del presidente tuvo que auto grabarse para asegurar a sus superiores que sí se entregó el efectivo, en fin, novela política.

Hoy el argumento es, que por su gran y enorme valor moral el presidente puede eximir a sus cercanos, cambiando el nombre de soborno por aportaciones, con eso quedo el asunto resuelto, y de una conducta delictiva se transforma por milagro de los héroes del pasado y las santas manos del ejecutivo en un acto de nacionalismo puro operado desde el Sanborns.

La confesión a nivel nacional de un delito es inaudita, afirmando que el dinero era destinado para sustentar al partido hoy en el poder, pero va mas allá, y justifica que en ese año no se ganó nada, entonces pues ese dinero no tuvo injerencia en la elección, como si esto fuera una justificación valida.

La retórica usada por el presidente es impecable, destinada a un blanco específico, le sigue hablando exclusivamente a su electorado, les dice lo que quieren escuchar, aun sean las más absurdas de las justificaciones, él las canta de la forma más agradable para su gente, el pueblo bueno le dicen.

Ya arrancó la cruenta guerra de videos, ¿quién tendrá más grabaciones?, eso solo el tiempo lo dirá. Solo podemos suponer que el gobierno federal si tuviera en su poder más videos, ya los hubiera sacado a la luz, en plena mañanera, inmediatamente después filtrado el video incriminatorio de su hermano, en aras de absolver, y bajo la premisa de; robar poquito es mejor, ¿hasta donde los heridos por la aparente caída del pacto político entre la actual administración y la pasada frenaran sus ganas de venganza?, y lo más importante ¿cuantos videos tendrán en sus manos?, no sería sorpresa que aun existieran muchos otros de cercanos al presidente, la 4t atacara desde el púlpito presidencial nuevamente o ya entendieron el mensaje.

Muchos afirman que esta violación al pacto hoy confirma la unión absoluta de la oposición y descarta de facto al PRIMOR, vienen cosas impensables, lo único que fue claro, quieran verlo o no, es que hoy la 4t paso de tener su falsa mascara de Robespierre, tiranos pero incorruptibles, a dejar bajo la más clara luz la cara de la peor pesadilla del presidente.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Opinión

¿Por qué lo liberaron? Cienfuegos, la extraña exoneración. Por Caleb Ordóñez T.

Caleb Ordóñez T.

El todopoderoso hombre de las fuerzas armadas mexicanas había colgado su vestimenta verde siempre pulcra, llena de medallas de honor; para utilizar el recién lavado uniforme naranja de la prisión neoyorquina.

Salvador Cienfuegos Zepeda estaba siendo acusado por cuatro delitos relacionados con el narcotráfico: él insiste, una y otra vez, en su inocencia. Sin embargo, la Administración de Control de Drogas? (DEA) lo acusa con aversión.

Quienes conocen personalmente a Cienfuegos, aseguran que su rostro siempre de semblante duro, contrasta con la actitud negociadora y amable del célebre personaje. El hoy caído y acusado militar ha vivido el averno y abismo. Pues ya se le ha tatuado en la frente, casi por endoso, que es culpable de tres cargos de conspiración para manufacturar, importar y distribuir cocaína, metanfetamina y marihuana, además de un cargo por lavado de dinero.

Quienes fueron los primeros en arrojar las piedras contra el inculpado, son los alentadores o admiradores de la 4T, quienes de manera desaforada aplaudían la caída del ex funcionario de Enrique Peña Nieto y aseguraban que era un logro del gobierno mexicano.

Incluso, el presidente Andrés Manuel López Obrador, al conocer de la captura de Cienfuegos el pasado 16 de octubre, ironizó y aseguró entonces que “no todos los militares están involucrados en el caso”. Además, fuera de presumir la inocencia del acusado, AMLO sentenció “No vamos a encubrir a nadie. Ya pasó ese tiempo”.

Pero no pasó mucho tiempo y la situación se puso difícil entre el gobierno federal y el ejército mexicano. Muchos de los militares que ocupan los puestos más importantes, por obviedad, son muy cercanos a su ex jefe. A tal grado que decidieron no cooperar más con las autoridades norteamericanas mientras duraran las incriminaciones contra el ex titular de la SEDENA y presionar al gobierno mexicano para no ensuciar a la institución.

Ante este escenario, tanto la actitud del presidente mexicano, como la del canciller, Marcelo Ebrard, dieron un giro inesperado…

HAZ CLICK PARA CONTINUAR LEYENDO

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Opinión

Que extraño es no extrañar. Por Itali Heide

Itali Heide

Todo parecía surreal en marzo, un mes que parece como si hubiera sucedido hace una eternidad. De un momento a otro, México se convirtió en un pueblo fantasma, con el cierre de escuelas, oficinas vacías y puertas cerradas. Para pasar el tiempo y conectarnos con nuestros queridos, nos pusimos creativos. Festejos de cumpleaños por videollamada, besos a través de la ventana, noches de películas compartidas y mensajes emotivos acompañados de recuerdos.

Poco a poco, la emoción fue desvaneciendo. Las videollamadas se hicieron menos frecuentes, las películas ya no entretenían como antes y un abrazo a la distancia no se sentía igual. Ahora, socializar parecía más un quehacer que un escape. ¿Qué nos pasó?

Quizás no deberíamos de exigirnos tanto. Socializar y conectarnos es importante, pero también podemos aprender mucho de la soledad. Lo primero que debemos hacer, es aceptar la realidad: no regresaremos a la ‘normalidad’. COVID marca un antes y un después en la historia, dejándonos con la única opción de adaptarnos a la nueva normalidad.

COVID está cambiando la forma en que los seres humanos socializan. (Imagen: Unsplash)

Podemos establecer formas más sostenidas de conectarnos en línea. A veces, reenviar un meme o comentar una foto es suficiente para mantener viva la flama de cariño y amistad. Una llamada de vez en cuando, y un sinfín de recuerdos para sentirnos conectados aún a la distancia. Para otras personas, socializar en redes sociales es su chaleco salvavidas. Las pláticas de zoom abundan, y sin ese escape la soledad se apodera de ellos. Nuestra nueva vida social post-COVID se crea en torno a sentimientos de aislamiento, soledad, preocupación y culpa.