Conecta con nosotros

Chihuahua

Premia China a chihuahuense por investigaciones en nanotecnología

Published

on

El joven chihuahuense Héctor Hugo Pérez, premiado por sus investigaciones en nanotecnología por el gobierno de China, está convencido de que grandes universidades como MIT, Stanford, Harvard, Oxford, Cambridge, Yale, Columbia, TU-Delft, McGuill, entre otras, no tienen mucho mejor nivel académico que las mejores universidades en México

“Hay que dejar la desidia al lado y concentrarse en alcanzar los objetivos que se propongan. El orden, la perseverancia y el esfuerzo es la llave al éxito”, es el mensaje de Héctor Hugo Pérez Garza, joven chihuahuense de 27 años, que fue premiado por el Ministerio Chino de Ciencia y Tecnología por la invención y desarrollo de una nanopipeta controlada por un nanorobot para realizar incluso, cirugías celulares.
Hugo Pérez es egresado del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores Monterrey, su formación es tecnológica y humanística. Como muchos jóvenes de su edad, creció y se formó con una fuerte conciencia social y emprendedora.
El joven chihuahuense está convencido de que grandes universidades como MIT, Stanford, Harvard, Oxford, Cambridge, Yale, Columbia, TU-Delft, McGuill, entre otras, no tienen mucho mejor nivel académico que las mejores universidades en México, ni tampoco de que los alumnos en esas universidades sean más inteligentes que en México: “La diferencia es que allá ellos si saben explotar el potencial de sus alumnos y encima lo hacen público dentro de la comunidad científica. Entonces como resultado el prestigio de la universidad aumenta, porque la comunidad sabe que es esa universidad donde inventaron o diseñaron algo innovador, lo cual es obviamente un reflejo de que sus alumnos deben estar bien capacitados”.


Su carrera es ingeniería en Mecatrónica, la que se convirtió en su pasión y más aun cuando encontró la utilidad social y científica que tiene. “Para empezar siempre tuve una afinidad muy particular por la ingeniería y con el tiempo me dí cuenta que tenía un interés muy fuerte por la robótica y la automatización. Así que eventualmente me fui convenciendo de que me gustaría verme como ingeniero y que la mecatrónica sería mi mejor opción. Y aunque con tiempo yo ya sabía que quería estudiar mecatrónica, por alguna razón extraña empecé como Ingeniero Industrial y de Sistemas, pero al finalizar el primer semestre me dí cuenta que eso no era en lo que yo me visualizaba, así que inmediatamente fui a pedir el cambio de carrera”.
Hugo Pérez aplicó para las becas al extranjero que ofrece la Comisión Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) y que fue emitida por la Secretaría de Educación, Cultura y Deporte, a través del Consejo Estatal de Ciencia, Tecnología e Innovación de Chihuahua.
Pérez Garza manifiesta que durante su trayectoria estudiantil ha contado con el apoyo de su familia para obtener algunos logros. “Por ejemplo en el ámbito académico pude terminar mi carrera con mención honorífica y eso me abrió las puertas para lograr otros objetivos: fui becado por Grupo Cementos de Chihuahua para realizar una maestría, pero también fui uno de los tres elegidos de Latinoamérica por la Comisión Europea para recibir otra beca también para maestría, así que al final y con algo de disciplina logré obtener dos títulos de maestría: uno en Bioingeniería Molecular y otro en Nanotecnología.
Asimismo, agradeció al Grupo Cementos de Chihuahua, quienes le ayudaron en su formación profesional. “Y obviamente considero como un gran logro el encontrarme trabajando al lado de personas reconocidas por sus alcances científicos, y quienes me dan la oportunidad de aprenderles. Aquí puedo mencionar a mi jefe y supervisor directo, el doctor Staufr, quien es una de las personas del proyecto Phoenix Mars de la NASA que se encargó del diseño del robot enviado a Marte para buscar moléculas de agua y quien al mismo tiempo es uno de los científicos más reconocidos por sus aportaciones en nanotecnología. Al mismo tiempo puedo mencionar al doctorr Novoselov, premio nobel de física por el descubrimiento del grafeno”.
Héctor Hugo se inclinó por la nanotecnología porque encontró que le ayudaría a utilizar y expandir los conceptos aprendidos durante sus estudios de mecatrónica en áreas completamente nuevas.
Sus aplicaciones tienen el potencial de transformar la medicina, la biotecnología, la agricultura, la industria manufacturera, la ciencia de los materiales, la industria aeroespacial, las tecnologías de la información y las telecomunicaciones, por nombrar tan sólo algunos sectores.
“Con el paso del tiempo, entiendo más que estamos entrando en una época acelerada impulsada por la tecnología con proyectos e iniciativas empresariales que generan un importante valor económico. Nos encontramos en medio de grandes cambios en los sistemas económicos impulsados por el acelerado crecimiento exponencial de las nuevas tecnologías. Es en este marco donde debe ser entendida la nanotecnología, y tal vez, lo más importante, que tiene la capacidad de transformar la futura economía global”.
La nanotecnología se convirtió en su pasión, porque representa la posibilidad de lograr una convergencia de la física cuántica, la biología molecular, la química, las ciencias de la computación y la ingeniería, pero también porque se espera que revolucione la ciencia, la economía y la sociedad.

LOS GOBERNANTES DEBERÍAN PERMITIR QUE SEAN LOS JÓVENES DESTACADOS QUIENES TOMEN LAS RIENDAS DEL PAÍS: HUGO PÉREZ

México tiene un gran potencial para convertirse, en serio, en una nación respetada, opina el joven chihuahuense. “Desafortunadamente estamos atravesando una etapa en la que la violencia y el crimen organizado quieren jugar un rol importante dentro de nuestra sociedad, pero yo confío en que pronto las cosas se calmarán y el país entrará en una etapa de crecimiento continuo”.
Está convencido de que en el país hay mucho más jóvenes destacados que los que forman parte de la delincuencia organizado, “así que solo es cuestión que nuestros gobernantes quieran impulsar a estos jóvenes y dejar que sean ellos quienes tomen las riendas del país”.

Para él, Chihuahua puede y debe aspirar a convertirse en el máximo sustento tecnológico del país. Los cimientos ya se han establecido, pero se requiere “verdaderamente” poner todo el esfuerzo para que eventualmente el potencial de la entidad, destaque.
“Yo visualizo a Chihuahua como un estado que produce su propia tecnología y sobretodo que exporta dicha tecnología no solamente a otros estados de la República, sino también a otros países. A medida que la educación y el espíritu emprendedor sean impulsados, nuestra sociedad ira viendo los grandes beneficios que esto nos dará”.
Y aunque Hugo Pérez reconoce que es atractivo permanecer en el extranjero y radicar allá, su deseo es regresar a su ciudad, a su país. Actualmente se encuentra en Holanda, donde continúa sus investigaciones en el Instituto de Microsistemas y Nanotecnología de Delft, en donde obtendrá el título de doctor en Nanotecnología.
“Obviamente como en todo existen pros y contras. No voy a negar que disfruto mi estancia en el extranjero, pero también es verdad que como México no hay dos. Mi plan es definitivamente volver al país en un futuro. Obviamente hay factores comunes que impulsan mi idea de regresar, como lo son la familia, amigos, la comida, etcétera, pero también una de mis más grandes metas es precisamente llevar a México todo lo que he estado aprendiendo y colaborar para materializar ese futuro del que comentaba”.
Asimismo, destaca el compromiso que siente con las instituciones que lo han apoyado. “como el Grupo Cementos de Chihuahua, CONACYT o el Consejo Estatal de Ciencia, Tecnología e Innovación de Chihuahua, pero sobretodo me siento comprometido como mexicano y como chihuahuense a retribuir esa ayuda. Y para eso lo mejor que puedo hacer es llevar mi aprendizaje de regreso y ponerlo a disposición”.

EN MÉXICO FALTA IMPULSAR A LOS ALUMNOS PARA GENERAR CIENCIA

El nivel de conocimiento de los alumnos mexicanos no le pide nada al de estudiantes de países desarrollados, indica Héctor Hugo Pérez, quien ha tenido la oportunidad de experimentar el sistema educativo de varios países.
Estudió e hizo intercambios en Estados Unidos, Canadá y en cinco países europeos, lo que le permitió comparar el nivel que hay en México con el nivel de los demás países. “La verdad es que uno se da cuenta que el mexicano es muy inteligente y muy creativo, pero sobretodo que no existe una diferencia en niveles de aprendizaje o de conocimiento como muchas personas pueden llegar a pensar”.
Sin embargo, indica que la gran diferencia es que las universidades de los países avanzados utilizan el conocimiento de sus alumnos para generar ciencia, cuando en México eso no ocurre, argumenta.
“Y uno de los puntos clave a los que me refiero con esto es que por ejemplo en las universidades extranjeras impulsan al alumno a que invente o diseñe algo nuevo, y una vez que se tienen resultados, los publican en revistas científicas con altos factores de impacto. Y son precisamente estas publicaciones las que contribuyen, por ejemplo, al ranking mundial de las universidades”.
Otra diferencia que acentúa, es que en el extranjero hay un enlace permanente entre la industria y la universidad. Muchos de los laboratorios científicos más avanzados que existen en el mundo se encuentran precisamente dentro de las universidades o colaboran directamente con éstas.

Y es que la industria, empresas de diferentes sectores, invierten en conjunto para tener el mejor equipo y las mejores instalaciones posibles y todo esto se coloca al alcance de la universidad.
“De esa manera todos ganan, porque la universidad adquiere el acceso a instalaciones de primer mundo y le da la oportunidad a sus alumnos de que verdaderamente aprendan, de manera tangible, a lo que se enfrentarán en un futuro. Y por otro lado, la industria se ve beneficiada de todos esos alumnos que realizan su tesis o proyecto de final de carrera en sus instalaciones, porque esto significa un mayor desarrollo de conocimiento que la industria aprovecha para mejorar sus productos y comercializar lo que internamente están diseñando”.
La unión industria-universidad se convierte en el principal creador de tecnología del país y eso se ve reflejado en la competitividad de la nación, cuyo impacto directo es social y económico, finaliza.

Clic para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Chihuahua

Homenajea Gobierno del Estado al Magisterio en Ciudad Juárez

Published

on

La Secretaría de Educación y Deporte (SEyD), a través de Servicios Educativos del Estado de Chihuahua (SEECH) y la Sección 8 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), rindió un Homenaje al Magisterio del subsistema federalizado en Ciudad Juárez.

Un grupo de 123 docentes recibió un reconocimiento y estímulo económico, así como una medalla por 30 y 40 años de labor magisterial.

Del personal homenajeado, 108 docentes obtuvieron la medalla “Rafael Ramírez” por 30 años de servicio, así como un estímulo de 61 mil 075 pesos; otros 15 fueron acreedores a la presea “Ignacio Manuel Altamirano”, por 40 o más años de labor, junto a un estímulo de 99 mil 220 pesos.

El evento se desarrolló en el Teatro Gracia Pasquel del Centro Cultural Universitario de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ), y fue presidido por el director general de SEECH en representación del titular de la SEyD.

El director general de SEECH reconoció la labor de las y los docentes, y destacó que son los verdaderos arquitectos del futuro: “aquellos que día a día transforman la realidad que nos rodea a través de la educación”.

En la ceremonia también estuvieron presentes el secretario general de la Sección 8 del SNTE, además del jefe de Servicios Regionales Zona Norte de SEECH, entre otras autoridades educativas.

El secretario general de la Sección 8 del SNTE manifestó en su mensaje, que representa una gran satisfacción recibir ese estímulo y haber impulsado a la niñez a lo largo de todos esos años de servicio.

De igual manera, la profesora Dora Isela Acosta Fernández brindó un mensaje a nombre de las y los trabajadores de la educación homenajeados.

“El amor por nuestro trabajo, entrega y dedicación nos permiten estar recibiendo este reconocimiento, hemos superado retos con éxito porque ser maestro es un arte no una obligación, ya que día a día se pinta de diferentes matices nuestra labor siempre con el único propósito de mantener ese impulso a la niñez”, expresó.

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Más visto