Conecta con nosotros

Acontecer

Previa de Steelers para esta temporada

Año con año, se espera que los Pittsburgh Steelers sean contendientes para jugar en el Super Bowl. Así lo manda una tradición que habla del equipo más exitoso en la era moderna de la liga. Por ello es que una temporada de 8-8, y un tercer lugar divisional son simplemente insuficientes para la afición de Pittsburgh. Para la temporada del 2013, y pensando en un retorno a las esferas más altas de la liga, los Steelers tomarán prestada una página de su glorioso pasado como equipo predominantemente terrestre al ataque.

LA FIGURA OFENSIVA A SEGUIR
No quepa ninguna duda: después del retiro de Jerome Bettis tras el triunfo del Super Bowl XL, esta ofensiva pertenece al mariscal de campo Ben Roethlisberger. Si, han pasado otros jugadores talentosos por el ataque de Pittsburgh, pero ha sido Roethlisberger quien ha hecho que funcione. El otro lado de la moneda es que cuando Roethlisberger no se encuentra sano, el equipo sufre para ganar. Enfatizar el juego terrestre tiene como objetivos controlar el reloj de balón y desgastar físicamente a los rivales, pero también quitarle presión a Roethlisberger, y colocarlo con menos frecuencia en situaciones donde terminará golpeado o en el suelo. Las fortunas de este equipo están directamente vinculadas a la salud de su pasador.

LA FIGURA DEFENSIVA A SEGUIR
En Pittsburgh, es raro que un novato inicie como titular desde su primera temporada, y los Steelers no han anunciado oficialmente a Jarvis Jones como su apoyador externo por el lado derecho. Ese puesto pertenece, momentáneamente, al veterano Jason Worilds. Sin embargo, si Jones cumple con sus altas expectativas de draft, Pittsburgh no echará de menos a su ex estelar –y Jugador Defensivo del Año en el 2008– James Harrison, quien emigró a los Cincinnati Bengals tras ser dado de baja por los Steelers.

LA ADICIÓN CLAVE
El corredor novato Le’Veon Bell, procedente de Michigan State, será el elegido para cargar con el peso de la ofensiva terrestre de los Steelers. Naturalmente, recibirá el apoyo de los veteranos Isaac Redman y Jonathan Dwyer, principalmente, pero pueden estar seguros de que Pittsburgh no seleccionó al ex estelar de Michigan State para que fuera simplemente parte de una rotación. Bell es un corredor duro, acostumbrado a registrar un número alto de acarreos por partido, y no debe tardar en convertirse en el centro de atención del backfield en Pittsburgh.

LA PÉRDIDA CLAVE
Sería fácil mencionar a Harrison o al receptor abierto Mike Wallace en este apartado, pero me voy a aventurar con el liniero Willie Colón, quien ahora vestirá los colores de los New York Jets. La línea ofensiva de los Steelers ha sufrido para mantenerse alejada de las lesiones en los años recientes, y Colón podía alinear como guardia o tackle, aportando una versatilidad que pocos pueden. Detrás de la alineación titular proyectada consistente en los tackles Mike Adams y Marcus Gilbert, los guardias Ramon Foster y David DeCastro, y el centro Maurkice Pouncey, los reservas más calificados son Guy Whimper y D’Anthony Batiste, y ninguno tiene la calidad de Colón. Si la historia ha de servir como referencia, en algún punto de la campaña Pittsburgh necesitará de un liniero suplente en un puesto titular. Ahí es cuando extrañarán el aporte de Colón.

EN SÍNTESIS
Por si no fuera suficiente con quedarse fuera de los playoffs, los Steelers debieron ver cómo sus acérrimos rivales Baltimore Ravens lo ganaban todo en el pasado Super Bowl XLVII, una experiencia que Pittsburgh intentará impedir que se repita a toda costa, y mejor si lo pueden hacer a través de una eliminación directa. Si los Steelers califican a playoffs en una división competida donde Ravens y Bengals también lucen sólidos, serán un equipo de cuidado para los playoffs.

Aquí el calendario de los Steelers para esta temporada

http://www.segundoasegundo.com/sas/pittsburgh-steelers/07

Clic para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Acontecer

Trabajo asalariado cerró el 2023 en el nivel más alto de la historia

El crecimiento del empleo asalariado está vinculado con la incorporación de 1.2 millones de personas al trabajo subordinado, renglón que lideró la creación de empleo en 2023.

El 66.1% de la población ocupada en el país tiene un trabajo asalariado y esto representa la cifra más alta de la historia, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE). El 2023 cerró con el mejor nivel de trabajadores asalariados y estuvo acompañado de una mejora en las condiciones laborales como el acceso a prestaciones de Ley.

En el arranque del 2023, el 65.1% de las personas ocupadas tenía un empleo asalariado, a lo largo del año esta población se mantuvo en un nivel de 65.5 por ciento. Para el período octubre-diciembre, tuvo un crecimiento trimestral de 0.6 puntos porcentuales, lo que se tradujo en la mejor cifra desde el 2005, cuando se comenzó a medir el mercado laboral a través de la ENOE.

El nivel alcanzado se relaciona con un fortalecimiento del trabajo subordinado, este renglón lideró las ganancias de empleo el año pasado con un crecimiento de 1.2 millones de personas; en cambio, el trabajo por cuenta propia y los empleados a penas aportaron en conjunto 40,000 personas ocupadas.

En total, el 2023 tuvo un crecimiento de 1 millón 54,000 de empleos, este es el balance de las plazas laborales creadas por los reglones anteriores y la pérdida de poco más de 200,000 puestos clasificados como trabajo no remunerado.

La creación de puestos de trabajo estuvo acompañada de una reducción de la desocupación, el cuarto trimestre del 2023 cerró con una tasa de desempleo de 2.7% y una disminución anual de 0.3 puntos porcentuales.

A la par del buen ritmo de incremento del trabajo asalariado, se observó en el mercado laboral una mejora en las condiciones laborales de quienes se integraron a una ocupación. Por ejemplo, del total de personas que consiguieron un trabajo subordinado, el 85% lo obtuvo con prestaciones de Ley.

Por otra parte, la fuerza laboral subordinada que labora más de 48 horas por semana tuvo una ligera disminución de casi 37,000 personas, aunque aún se registran 10 millones de trabajadores con una jornada laboral superior a la establecida en la Ley, lo que representa el 26% de toda la población trabajadora con un patrón.

Informalidad alcanza su nivel más bajo

Entre otros indicadores clave del mercado laboral, la tasa de informalidad descendió a su cifra trimestral más baja de la historia, el 2023 cerró con un nivel de 54.8% de trabajo informal, su mejor compormiento, sin contar los efectos de la pandemia en el mercado laboral.

El año pasado inició con una tasa de 55.1% y logró hilar tres trimestres con descensos. En los últimos tres años, el trabajo informal sólo ha tenido repuntes en tres cuatrimestres.

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Más visto