Conecta con nosotros

Acontecer

Venezuela: un día en el infierno de las cárceles donde los presos se matan

El hecho se dio cuando una banda, liderada por un reo conocido como “El Mocho” Edwin, atacó a un grupo rival comandado por otro recluso conocido como “El Ric”, en una lucha por el control de la penitenciaría.

Al menos 16 presos murieron entre lunes y martes en un enfrentamiento entre bandas de reos dentro de una de las penitenciarías más peligrosas de Venezuela, la Cárcel Nacional de Maracaíbo, en el poblado de Sabaneta, estado Zulia, en el occidente del país.

Según indicaron observadores, el incidente fue extremadamente violento: a una de las víctimas le habrían sacado el corazón y a otra la descuartizaron.

El hecho se dio cuando una banda, liderada por un reo conocido como “El Mocho” Edwin, atacó a un grupo rival comandado por otro recluso conocido como “El Ric”, en una lucha por el control de la penitenciaría.

Según la organización no gubernamental Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), más de 60 presos han muerto en este presidio este año, el cual fue construido para albergar 700 presos y que ahora tiene más de 3.000.

El OVP afirma que en 2012 murieron casi 600 reos en cárceles venezolanas, la cifra más alta en 14 años.

El corresponsal de BBC Mundo en Caracas, Abraham Zamorano, fue recientemente la Penitenciaría General de Venezuela, en una visita organizada por el Ministerio de Prisiones, y escribió esta crónica para tratar de graficar las duras condiciones que viven los presos del país.

“¡La misma! ¡La misma!”, reciben los presos al grupo de periodistas que se adentra en la Penitenciaría General de Venezuela. “La misma, la misma”, se oye cómo se aleja como un eco el pase de voz.

La consigna parece la forma en que los “privados de libertad”, como los llama el chavismo, se avisan de que entra un grupo relativamente grande, los anunciados reporteros que no representan una amenaza.

Cruzar el pasillo que forman los militares y atraversar los barrotes de la entrada de una prisión de Venezuela, como poco, inquieta. Por las advertencias de los funcionarios del Ministerio de Prisiones minutos antes y por su reputación de ser algo como el infierno.

Los presos, fuertemente armados, son los violentos dueños y señores, y no suelen dudar en enfrentarse a las autoridades cuando entran agentes para cosas como una requisa.

Cuando eso ocurre, se desata una batalla propia de una guerra. Presos y soldados de la Guardia Nacional intercambian fuego de armas largas. Las granadas caen sólo de un lado: del de los militares. Familiares y mujeres aguardan desesperados, y también pueden acabar dispersados por gases lacrimógenos.

Así ocurrió, por ejemplo, en la cárcel de Uribana en enero de este año, donde un motín y enfrentamiento con la Guardia Nacional terminó con 54 presos y un soldado muertos, según el recuento oficial.

Ese penal fue reabierto en abril como uno de los pocos bajo total control del Estado dentro de sus muros. Como dicen los funcionarios del ministerio, “con los presos uniformados, con el pelo cortado y pasando revista (disciplinados)”.

No es el caso de la PGV, como se deduce de lo que afirman los funcionarios del Ministerio de Prisiones, que reconocen que no pueden acceder a toda la instalación, dominada por los presos, y advierten de los peligros de salirse de las zonas que han sido aseguradas por una especie de tregua pactada con los reclusos.

Así es que puede entrar el grupo de periodistas, poco después de la ministra de Prisiones, Iris Varela. Así es que el eco de “la misma”, “la misma”, suena más bien al salvoconducto de los intrusos.

En 2012, las muertes violentas ascendieron a la cifra récord de 591 reclusos, según el Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP). La superpoblación, el hacinamiento y el desgobierno son la marca distintiva de la gran mayoría de los 34 penales.

Según el OVP, el Estado controla sólo el 20%. Y la PGV, que fue diseñada como un modelo de la reinserción, no es una de esas excepciones, por más que las autoridades aseguren lo mucho que han avanzado en los últimos tiempos en el proceso de “humanización” del centro.

MIRADAS
En el caluroso punto de partida del llano venezolano, el verde paisaje que rodea la PGV es idílico. Inevitable pensar que los cerros que rodean San Juan de los Morros recuerdan al Pan de Azúcar, archifamoso cartón postal de Río de Janeiro.

Dentro del penal, sorprenden los espacios abiertos integrados en el paísaje. El lugar resulta llamativo por lo relativamente limpio que está, seguramente después de haber sido preparados para la ocasión.

Lo que no resulta extraño son las miradas desconfiadas de los reclusos. Algunos no ocultan las armas blancas, otros tratan de disimular bultos en forma de escuadra que hacen pensar en pistolas.

Como es día de visita, rige la especie de tregua interna que dicta la norma carcelaria, así es que los presos no hacen alarde de sus armas. Menos, con los periodistas dentro.

Según Carlos Nieto, de la ONG Una ventana a la libertad, dedicada a defender los derechos de la población penitenciaria, la PGV “fue una cárcel modelo hace muchos años, proyecto de un penitenciarista muy importante que la dotó de todo lo necesario para la reeducación”.

“La última vez que fui hace como cuatro o cinco años y estaba en ruina. Entiendo que estaba en la misma condiciones”, le dijo Nieto a BBC Mundo.

El activista relató que se trata de una excepción respecto al resto de los presidios venezolanos al ser “una cárcel con mucho espacio”. “Hace poco salió un reportaje diciendo que los reclusos tenían una pista de motocross con las motos de ellos, competían y apostaban dinero”, agregó.

Nieto aludió también a un documental de hace poco más de un año sobre la violencia en Venezuela que incluye secuencias con un extraordinario acceso a la PGV gracias a la connivencia del “pran” (líder de la cárcel), muerto meses después cuando ya había sido liberado.

La película muestra una situación terrible, incluso una especie de cárcel dentro de la cárcel donde en condiciones infrahumanas viven lo que según Nieto son “los gandules”. “Son lo último que puede haber en cuanto a condiciones”, comenta.

Pero eso, de estar pasando, ocurre fuera del alcance de las cámaras.

“¿UNA LLAMADA?”
Durante nuestra visita surge la oportunidad de desmarcarse un poco de los responsables de “cuidar” a los periodistas.

Aunque un grupo de periodistas en el interior de una penitenciaría es algo inaudito en Venezuela y pese a lo extraordinario, los reclusos parecían deliberadamente ignorar la circunstancia.

Ni las relativamente aparatosas cámaras o ver a extraños tomando fotografías parecían excusas suficientes para romper esa especie de muro transparente que separaba a los visitantes de los residentes.

Por momentos olía a marihuana. Los que no tenían la mirada perdida y trababan contacto visual, lo hacían de forma desafiante o desconfiada, nada invitaba a tratar de entablar una conversación, lo normal.

Sólo uno rompió ese muro invisible. Lo hizo para recoger y devolver amablemente un bolígrafo del suelo. Con la mirada somnolienta de quien no está totalmente sobrio y balbuceando, a las “gracias” responde con una sorprendente petición: “Me presta el teléfono para hacer una llamada”.

La negativa, antes que nada, es fruto la insistencia de los funcionarios del Ministerio de Prisiones en que los celulares debían ser dejados fuera. No estaba muy claro si porque serían requisados a la entrada o por el peligro de robo. De lo que no había duda era que si el teléfono se perdía dentro y algún preso lo usaba para extorsionar, el dueño del aparato bien podía terminar acusado y encarcelado.

Y aunque los periodistas no podían entrar con celulares, los presos no tenían ningún problema en usarlos a pocos metros de la ministra y constantemente, sin que se supiera bien de dónde venía, se oía: “¿Aló?”.667881

Escribe tu comentario

Comentarios

Publicidad
Clic para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Acontecer

Lo difícil que es darse cuenta. Por Itali Heide

Itali Heide

Todo el mundo ha tenido un amigo (o ha sido el amigo) que ha recibido las famosas palabras «amiga/o date cuenta». Esta frase se utiliza a menudo para indicar que podrían estar en una relación tóxica, y aunque la tradición mexicana de convertir todo en un meme o broma ha degradado su verdadero significado, es tan importante hablar de su razón ahora como lo ha sido siempre.
Caleb Ordoñez 

Muchos de nosotros somos culpables de hacer bromas sobre las «banderas rojas» reveladoras de una relación tóxica: controlar el comportamiento de la pareja, hacer que cuestione sus propios sentimientos, dejar que los celos tomen el poder y no respetar los límites. A primera vista, puede no parecer un gran peligro, pero definitivamente lo es.

Por muy tentador que sea esconder bajo la alfombra la gravedad de lo que son las relaciones tóxicas, es importante posicionarse en contra de la normalización de los comportamientos que impiden la autorrealización y la felicidad de las personas. Las relaciones verdaderamente tóxicas son peligrosas: pueden arruinar la autoestima de una persona, apartarla del mundo y causarle un trauma difícil de superar. En los peores casos (desgraciadamente, demasiado frecuentes), la violencia emocional, física y sexual es parte del vínculo. La mayoría de las veces, las personas peligrosas parecen ser demasiado buenas para ser verdad, hasta que las cosas dan un giro hacia lo peor sin que las víctimas lo vean venir.

Antes de ser la pareja de alguien, somos nuestra propia pareja. Tenemos gustos, disgustos, límites, peculiaridades, méritos y, por supuesto, imperfecciones. Por muy maravilloso que sea compartir y fundir vidas juntos, es importante mantener la individualidad que nos hace ser quienes somos. La vida es demasiado corta para vivir sin autenticidad, y a menudo nos encontramos alimentándonos de la personalidad de otra persona en lugar de descubrir la nuestra.

Cuando uno no sabe quién es y comienza una relación, puede verse arrastrado a una vida que no es la suya. A veces, esto significa cruzar nuestros propios límites y faltarnos el respeto a nosotros mismo, lo que no conduce a una relación saludable. Por supuesto, esto no significa que toda relación así relación sea tóxica, pero es el caldo de cultivo perfecto para que esto ocurra. Primera regla: nunca permitirnos convertirnos en alguien que no somos para complacer a otra persona.

Segunda regla: saber que cada persona es digna de un amor confiable, sano y honesto. Para poder recibirlo, primero debemos ser capaces de darlo a nosotros mismos y a quienes nos rodean. ¿Cómo podemos recibir lo que merecemos sin devolverlo también? Esta es una parte esencial del autodescubrimiento, aunque difícil: tenemos que reconocer, aceptar y trabajar en nuestros defectos. Por supuesto, nunca seremos perfectos, pero hay un océano de diferencia entre ser humanamente imperfecto y ser tóxicamente malvado.

Tercera regla: tener el valor de abandonar una situación que no es saludable. Esto se aplica no sólo a los vínculos románticos: también a las amistades, los trabajos y los lazos familiares. Esto es mucho más fácil de decir que de hacer, y cualquiera que haya pasado por algo similar puede dar fe de ello. Cuando una persona pierde su sensación de seguridad, su autoestima, su círculo social y su capacidad de decisión, le parecerá que no hay salida. Aunque el escape pueda parecer imposible, hay una luz al final del túnel. Liberarse de ese lugar oscuro es la sensación más liberadora del mundo, e incluso para quienes no tienen ningún sistema de apoyo, hay organizaciones que pueden intervenir.

Última regla, y esta va para la gente que piensa «si es tan tóxico, ¿por qué no se van?»: seamos empáticos con lo difícil que es hacerlo. ¿Por qué es tan complicado? En primer lugar, la sociedad ha normalizado el comportamiento tóxico hasta tal punto, que muchas personas ni siquiera son conscientes de que están en una relación abusiva. Por no hablar de que a una persona cuyo sentido de la autoestima está totalmente destruido le costará encontrar una razón para dejarlo. El ciclo del maltrato también es muy complejo: después de cada experiencia horrible, viene una fase de luna de miel que está llena de lo que parece ser amor, perdón y promesas de cambio. Por último, pero no por ello menos importante: irse puede ser peligroso. Para los que están atrapados en un ciclo de abuso, son comunes las amenazas a su sustento, a sus seres queridos y a sus propias vidas. Puede parecer más peligroso irse que quedarse (y a menudo lo es: hay muchos asesinatos entre parejas sentimentales en México).

Si tu o un ser querido está viviendo una relación tóxica que se ha vuelto abusiva, busquen ayuda aquí:

01800 0151 617

Apoyó legal y psicológico

5345 5248 y 5345 5249

VICTIMATEL

Apoyó legal y psicológico a víctimas de delitos sexuales

5575 5461

Atención médica, legal y psicológica

5682 7969 y 5543 4700

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Acontecer

PAN coloca réplica de casa en Houston del hijo de AMLO en el Senado

En el Senado, los integrantes de la bancada de Acción Nacional (PAN), que lidera Julen Rementería del Puerto, colocaron una “Casa Gris”, como la que José Ramón López Beltrán, hijo del presidente López Obrador, ocupó en Houston, Texas, propiedad de un alto directivo de Baker Hughes, una de las compañías petroleras con la que el gobierno mexicano tiene contratos vigentes por millones de dólares.

La sesión arrancó con la solicitud de la panista Kenia López Rabadán para debatir, como un primer punto, los presuntos conflictos de interés y tráfico de influencias de José Ramón López Beltrán, hijo del presidente López Obrador, con la empresa Baker Hughes y KEI Partners.

“No traten de tapar el sol con un dedo. Hay una corrupción que lastima a los mexicanos, que violenta el Estado de derecho. Urge que este tema se aborde en el Senado de la República; 19 días y el Senado ha estado callado. No pueden ocultar la verdad. La verdad es que la familia del presidente tiene privilegios. (…) Ustedes tienen su ‘Casa Gris’ y no son capaces de abordar este tema”, dijo.

La presidenta de la mesa directiva, Olga Sánchez Cordero -luego de que la morenista Bertha Caraveo no puedo pronunciar su discurso relacionado con el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova-, decretó un receso de 15 minutos, pero el PAN incluso acomoda mejor “La Casa Gris”, mientras los panistas colocaron mejor la “Casa Gris”.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Acontecer

Caos en Canadá por la protesta de camioneros contra la vacuna obligatoria

Docenas de camioneros llegaron a Ottawa durante el fin de semana como parte de lo que llamaron el «Tren de la Libertad».

Se hacen llamar «Freedom Convoy» («Tren de la Libertad») y protestan contra la obligatoriedad de la vacuna para los camioneros que cruzan la frontera entre Estados Unidos y Canadá.

Miles de manifestantes se unieron a la protesta iniciada por los camioneros durante el fin de semana y paralizaron la capital canadiense, Otawa.

La policía inició investigaciones después de varios incidentes, incluida la aparición de banderas con esvásticas e imágenes de una mujer bailando sobre la tumba de un soldado desconocido.

La ministra de Defensa, Anita Anand, dijo que los incidentes fueron «más que reprochables».

La policía en Ottawa dijo en una publicación en Twitter que se estaban llevando a cabo «varias» investigaciones sobre la «profanación» de varios monumentos en la ciudad capital, así como el «comportamiento amenazante/ilegal/intimidatorio hacia la policía/trabajadores de la ciudad y otras personas y daños a un vehículo de la ciudad».

En otras partes de la ciudad, los camioneros bloquearon las calles alrededor del edificio del parlamento de Canadá y el alcalde de Ottawa, Jim Watson, dijo que algunos manifestantes habían acosado al personal en un comedor de beneficencia, exigiendo comidas gratis después de que los restaurantes los rechazaron por negarse a cumplir con los mandatos de máscaras en interiores.

El primer ministro Justin Trudeau y su familia también abandonaron su casa en Ottawa el sábado por motivos de seguridad.

Alrededor del 90% de los 120.000 camioneros transfronterizos de Canadá ahora están vacunados en línea con la población adulta del país.

La manifestación ha crecido más allá de un llamado para poner fin al mandato transfronterizo a un impulso para poner fin a todos los mandatos de vacunas en todo el país; y algunos manifestantes se han comprometido a continuar con sus protestas hasta que sean eliminados.

Trudeau llamó a los manifestantes «una pequeña minoría marginal» durante una conferencia de prensa a principios de esta semana.

La líder conservadora Erin O’Toole se reunió con algunos de los manifestantes y se pronunció a favor del derecho a la manifestación pacífica, pero criticó a los «individuos que profanan» los monumentos conmemorativos en Ottawa.

El gobierno liberal de Trudeau presentó una orden de vacunación el pasado 15 de enero que requeriría que los camioneros canadienses que no estén vacunados tengan que estar en cuarentena una vez que regresen a casa tras cruzar la frontera.

EE.UU. también ha dicho recientemente que los conductores de camiones extranjeros deben mostrar prueba de vacunación para ingresar al país.

Los canadienses apoyan ampliamente los mandatos de vacunas (más del 80% de la población elegible está completamente vacunada. Pero la protesta ha recibido cierto apoyo de los políticos conservadores que dicen que se ha convertido en un «símbolo de la fatiga y la división» que se siente en Canadá tras dos años de la pandemia.

Y aunque los camioneros están frustrados con las medidas de covid que ven como una extralimitación del gobierno, el nuevo mandato transfronterizo de Trudeau ha generado preocupaciones por otras razones.

Al igual que muchos países, Canadá está lidiando con una inflación creciente y una cadena de suministro ya tensa por la pandemia, la escasez de mano de obra y el mal tiempo.

Los precios van en aumento, incluidos los de los alimentos y la gasolina. Cada vez es más difícil encontrar algunos productos en los estantes de las tiendas de comestibles, y la economía de Canadá depende en gran medida de los hombres y mujeres que transportan la gran mayoría de los alimentos y bienes que se consumen en el país al otro lado de la frontera.

Los camioneros que trabajan en las rutas transfronterizas habían estado previamente exentos de mandatos, considerados trabajadores esenciales.

La Canadian Trucking Alliance estima que entre el 85 y el 90% de los 120.000 camioneros canadienses que trabajan en rutas transfronterizas están vacunados y dijo el sábado que parecía que muchos de los manifestantes en Ottawa no tenían conexión con la industria.

Si bien la alianza no apoya la protesta, y ha dicho que la industria debe adaptarse al mandato, se dice que la medida podría eliminar hasta 16.000 conductores de esas rutas.

Numerosos grupos empresariales también han dicho que les preocupa que el mandato solo agrave los problemas existentes en la cadena de suministro.

«Todo de lo que dependen los canadienses, alimentos, ropa, productos electrónicos, todo llega» en la parte trasera de los camiones, dijo a la BBC Ambarish Chandra, profesor asociado de la Escuela de Administración Rotman que estudia la frontera entre EE.UU. y Canadá.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Acontecer

Pospusieron audiencia de Ricardo Anaya por Covid-19

Ricardo Anaya vio pospuesta su audiencia una vez más, misma que había sido agendada para el 31 de enero de 2022, en las inmediaciones del Reclusorio Preventivo Varonil Norte.

Por supuesto problemas de salud del juez federal Marco Antonio Fuerte Tapia, del Centro de Justicia Federal ubicado en la alcaldía Gustavo A. Madero, la audiencia fue aplazada para el próximo 14 de febrero.

Fuentes consultadas por Infobae México confirmaron que el juez resultó positivo a la enfermedad COVID-19. “En razón de ello, toda vez que sus condiciones de salud no le permitirían llevarla de la manera debida, se está notificando su reagendamiento”, remarcaron.

En esta citación, el excandidato a la presidencia por el Partido Acción Nacional (PAN) será cuestionado por los supuestos nexos con la empresa brasileña Odebrecht, así como una supuesta captación por $6.8 millones de pesos.

Al político mexicano se le señala por su probable participación en la comisión de los delitos de asociación delictuosa, cohecho y operaciones con recursos de procedencia ilícita; el dinero supuestamente provenía de la constructora mencionada.

Ricardo Anaya es perseguido por su probable participación en la comisión de los delitos de asociación delictuosa, cohecho y operaciones con recursos de procedencia ilícita

Se trata de la tercera vez que la fecha de su comparecencia es modificada; la última vez, debía enfrentar a la justicia el 8 de noviembre de 2021; y antes el 4 de octubre del mismo año, así como el 26 de agosto pasado.

En ese entonces, la defensa del ex diputado de la bancada de Acción Nacional informó que necesitaban más tiempo para revisar todo el expediente del caso que les fue proporcionado por las autoridades correspondientes.

A través de un comunicado, los abogados de Ricardo Anaya señalaron que solicitaron el diferimiento toda vez que “ha sido desproporcionado el tiempo que la Fiscalía ha tenido para integrar la carpeta de investigación, frente a el tiempo dado a la defensa para su estudio”.

La ocasión más reciente, fue el mismo juez, Fuerte Tapia, quien difirió la audiencia a este lunes 31 de enero a las 9:00 horas, pues no “alcanzaron a imponerse la totalidad de las constancias”.

Además, dejó en claro que en esta audiencia tendría que deberá presentarse de forma física, porque ya no hay motivo para realizarla vía remota, de lo contrario, sentenció que la Fiscalía General de la República podrá hacer uso de cualquier medio para llevarlo ante la justicia.

Ricardo Anaya apreció por primera vez en el radar de la Fiscalía General de la República (FGR) cuando Emilio Lozoya Austin, ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex), lo señaló por la supuesta recepción de 6.8 millones de pesos.

El supuesto soborno, probablemente proveniente de las arcas de la empresa Odebrecht, era un tipo de impulso para Anaya, quien fungía como presidente de la Cámara de Diputados, con el objetivo de aprobar la reforma energética de Enrique Peña Nieto.

Sin embargo, en septiembre de 2021, el político publicó una serie de videos en la que desmintió, paso a paso, las pruebas que supuestamente lo incriminan, y que le fueron presentados por la FGR en un montón de cajas con archivos.

Además, lo señalan por diversa declaraciones patrimoniales en las que aseguró poseer dos casas en el Club Campestre, una zona exclusiva de Querétaro, una de ellas donada a su esposa por su suegra.

En otra de las declaraciones informó un par de préstamos hechos a su esposa por parte de él mismo y de su madre; el primero de 3 millones 500 mil pesos, y el segundo por dos millones 75 mil pesos, cantidad equiparable a la recibida en los supuestos sobornos, de acuerdo con las autoridades.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad

Más visto