Conecta con nosotros

Slider Principal

Gobierno da a conocer las rutas aéreas del Aeropuerto de Santa Lucía

A menos de 100 días de la inauguración del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano (Seneam) aseguró haber publicado las cartas de navegación del nuevo aeropuerto.

En un comunicado, la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT) señaló que el documento -de unas 900 páginas- contiene los procedimientos de llegada, salida y aproximación para las operaciones civiles del puerto aéreo en Santa Lucía.

“El documento es de difusión internacional por lo que pilotos, líneas aéreas y proveedores de servicios aeronáuticos pueden consultar la información relativa a las rutas, procedimientos y aeropuertos en los que pretenden operar”, indicó la dependencia.

Para poder consultar las cartas de navegación aérea es necesario pagar una suscripción de tres mil 170 pesos y, para recibir actualizaciones, una cuota adicional de mil 586 pesos, según la circular 01/21 del Seneam.

El Gobierno aseguró que las rutas y procedimientos fueron acordadas y coordinadas a través de múltiples reuniones de trabajo con la comunidad aeronáutica de México, entre los que se destaca la participación de las líneas aéreas nacionales e internacionales, entre otros actores de la industria.

La inauguración de esta terminal aérea, uno de los proyectos insignia de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, está prevista para marzo de 2022.

Para llegar a la terminal se prevé la construcción o expansión de diferentes vías o sistemas de transporte, como el Tren Suburbano.

La empresa que desarrollará la obra es Ferrocarriles Suburbanos. La ruta irá de Lechería a Jaltocan- Aeropuerto de Santa Lucía y hasta el momento llevan 27 kilómetros de construcción y cinco estaciones que conectarán a la Ciudad de México con varios municipios mexiquenses como Tultitlán, Zumpango, Nextlalpan y Tultepec.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Caleb Ordoñez Talavera

Resto del mundo

El “Wolfpack”, la alianza criminal entre el Cártel de Sinaloa y las mafias canadienses que cambió el negocio

Sus integrantes son motociclistas, miembros de pandillas callejeras y representantes de las mafias irlandesa e italiana. Se trata de “El Consorcio”, aunque sus integrantes se identifican como Wolfpack (manada de lobos), uno de los grupos criminales temidos en Canadá que ahora está en el ojo público tras la publicación de un libro en el que se detallan parte de sus negocios con los cárteles mexicanos de la droga para traficar estupefacientes.

Esta pandilla que opera en las principales capitales canadienses como Montreal, Toronto y Vancouver trabajó para tener un suministro constante de cocaína desde la región andina por parte del Cártel de Sinaloa de Joaquín “El Chapo” Guzmán a Canadá, asociación que marcó un cambio en el comportamiento de las mafias locales hasta entonces controlada por familias italianas como la ‘Ndrangheta y la Cosa Nostra.

En el libro “Wolfpack”, de reciente publicación, los periodistas Peter Edwards y Luis Nájera describen como esta alianza transformó el mundo del comercio de drogas en el país de la hoja de maple no sólo desplazando a las familias italianas y a pandillas estadounidenses como los Hell Angels, sino también en el modelo de venta -a través de almacenes- el uso de nuevas tecnologías y el diseño de un nuevo tipo de narcotraficantes.

Wolfpack utiliza a Toronto, Montreal y Vancouver (marcados en el mapa) como sus principales centros de operaciones. (Foto: Google MyMaps)Wolfpack utiliza a Toronto, Montreal y Vancouver (marcados en el mapa) como sus principales centros de operaciones. (Foto: Google MyMaps)

Mafias tecnológicas

“Están unidos por Internet, no por la geografía”, dijo Edwards el martes en una entrevista con la emisora local CTVNews.ca. “Algunos están en Vancouver, algunos están en Montreal, algunos están en Toronto y realmente no importa, pueden moverse”.

Edwards aseguró que esta capacidad de movilidad los distinguía mucho de los grupos del crimen organizado que operaban hace algunos años y que sólo estaban limitados a un centro geográfico. “Con Wolfpack no hay un lugar, solo hay un sentimiento compartido o la necesidad de Internet”.

El nivel de sofisticación de los cárteles me sorprendió”, dijo Edwards. “Estos no son consumidores de drogas, no son tontos, son personas inteligentes que saben lo que están haciendo… están reteniendo la cocaína para poder influir en el mercado y venderla a ambos lados… la pandemia no pareció hacerles ningún daño “.

Una parte del libro detalla por qué la tecnología jugó un papel crucial en el funcionamiento de Wolfpack, con páginas de textos encriptados que muestran cómo los miembros planeaban mover toneladas de cocaína, desahogarse sobre problemas conyugales y a quiénes tenían en su lista negra.

El uso de internet y tecnologías de encriptación son una parte fundamental en la forma en la que opera la asociación criminal. (Foto: EFE/SASCHA STEINBACH/Archivo)
El uso de internet y tecnologías de encriptación son una parte fundamental en la forma en la que opera la asociación criminal. (Foto: EFE/SASCHA STEINBACH/Archivo)

Por otro lado, los integrantes del pacto salieron de las sombras para dejar atrás su habitual perfil bajo y empezaron a hacerse notar gracias a su apariencia más cercana a hombres de negocios que a criminales.

“Antes de que surgiera esta nueva generación de criminales, los grupos mexicanos gestionaban relaciones con clientes en diversos lugares de Canadá. Los grupos como el Wolfpack solían comprar las drogas y distribuirlas aquí (Canadá) para obtener sus propias ganancias. Una vez que las células mexicanas llegaron a asentarse en el país, ellos mismos se encargaban de contrabandear y distribuir la droga directamente, con el apoyo de bandas criminales locales. De alguna manera, el Wolfpack fue la entrada para los mexicanos, ya que les proporcionó contactos, accesos, clientes e influencia sobre otros grupos. Así, les abrieron el camino para establecerse”, dijo por su parte Luis Nájera, en entrevista con Insight Crime, organización dedicada a la investigación y análisis en temas de seguridad.

De acuerdo con la investigación de los autores, el Cartel de Sinaloa tiene presencia en el este de Canadá donde se dedica principalmente al tráfico y comercio de cocaína. Los Arellano Félix se mantendrían vigentes gracias a su relación con grupos criminales en el occidente de Canadá como zonas rurales de Alberta y Vancouver. Mientras que Los Zetas se dedicarían al tráfico de migrantes y extorsión a mexicanos que viven en ese país.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

México

Niegan abogados de Genaro García Luna nexos entre el Cártel de Sinaloa y el ex jefe policíaco

Durante una abreviada audiencia preparatoria, el ex secretario de Seguridad Pública de México, Genaro García Luna —vestido con un mono caqui de los presos y una mascarilla en la boca—, ocupó por primera vez el banquillo de los acusados en la Corte Federal de Brooklyn, Nueva York.

El proceso, precidido por el juez Brian Cogan, dio comienzo a las 09:00 horas (GMT-5), en el se estableció, entre otras cosas, postergar la petición de los fiscales de EEUU de un jurado anónimo.

Aunque la acusación de Estados Unidos le describe como cómplice del Cártel de Sinaloa — para lo cual se han recopilado cientos de miles de documentos y grabaciones— , la defensa del ex jefe policíaco, César De Castro ha asegurado que en las miles de prueba que les ha entregado la fiscalía de EEUU, no aparece el nombre de su cliente o alguna conexión con el narcotráfico. Por ello, De Castro solicitó la asistencia del gobierno para clarificar las evidencias.

Fotografía de archivo fechada el 2 de junio de 2011 del exsecretario de Seguridad Pública (SSP) de México, Genaro García Luna (Foto: EFE/ Mario Guzmán)
Fotografía de archivo fechada el 2 de junio de 2011 del exsecretario de Seguridad Pública (SSP) de México, Genaro García Luna (Foto: EFE/ Mario Guzmán)

Se planea que el próximo 3 de mayo, ambas partes se sienten para analizar la información será clasificada como confidencial y a cuál de ella tendrá acceso la defensa de García Luna.

En la audiencia, el zar de la guerra contra el narcotráfico, se limitó a a intercambiar comentarios en voz baja con su abogado.

El pasado 27 de octubre, en una reunión virtual con el juez Brian Cogan y los fiscales encargados de su caso, se fijó una posible fecha para el juicio contra García Luna.

Cogan recomendó como fecha el 24 de octubre de 2022, que podría posponerse hasta enero de 2023 si se necesita mayor preparación.

El secretario de Seguridad Pública está preso en Estados Unidos desde diciembre de 2019. Las autoridades lo detuvieron en Dallas, Texas, y se le acusa de tres cargos de narcotráfico.

Según Estados Unidos, el ex funcionario ayudó al Cártel de Sinaloa en sus operaciones desde el 2001, antes incluso de ser nombrado secretario de Seguridad. A cambió recibió sobornos millonarios.

El caso se encuentra en la Corte de Brooklyn, Nueva York, donde se escuchó por primera vez el nombre de García Luna, durante el juicio del siglo.

En 2018, en el proceso contra Joaquín el Chapo Guzmán, el narcotraficante, Jesús el Rey Zambada aseguró que hizo pagos millonarios a Genaro García Luna.

Zambada, el primer cooperante de la fiscalía en la causa contra Guzmán, explicó ante un jurado en Brooklyn, Nueva York (EEUU) que realizó en concreto dos pagos para garantizar la protección de su hermano mayor, Ismael el Mayo Zambada, fundador y jefe del Cártel de Sinaloa, y evitar así que fuera detenido.

El primer soborno —que se produjo en un restaurante en 2005— ascendía a USD 3 millones. García Luna estaba al mando de la agencia federal de investigaciones. A este siguió otro de entre USD 3 ó 5 millones en 2007 cuando García ya era secretario de Seguridad Pública.

—¿Se reunió con García Luna en un restaurante?, le preguntó entonces el abogado William Purpura.

“Sí”, respondió el Rey Zambada. De acuerdo con el testimonio, el efectivo iba en un maletín y el primero tenía como propósito conseguir que se nombrara como jefe de la policía en Culiacán, Sinaloa, a una persona de confianza del cártel para así “tenerlo en el bolsillo”. El Rey aseveró que se trataba de dinero del Mayo.

Además, indicó que García Luna tenía “un compromiso en firme” con el clan formado por los hermanos Beltrán Leyva. Para garantizar la protección de la organización, añadió, entre 2006 y 2007 juntaron con sus sociosUSD 50 millones que desembolsaron a través de los sicarios Édgar Valdez Villareal, la Barbie, y José Gerardo Álvarez Vázquez, el Indio.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más visto