Conecta con nosotros

Política

Impugnación de elecciones será por compra de votos

A pesar de que el candidato presidencial de la Coalición Movimiento Progresista, Andrés Manuel López Obrador, continúa esperando los cómputos distritales de la elección presidencial del domingo que comenzarán el miércoles próximo; en conferencia de prensa -la tarde de este lunes- aseguró que no puede aceptar ningún resultado hasta no estar seguro de que se actuó con legalidad y anunció que está recabando información de irregularidades para presentar las impugnaciones correspondientes.

“Como lo expresé anoche, vamos a esperar los cómputos distritales y la calificación de la elección presidencial, como se comprenderá no puedo aceptar ningún resultado, hasta no tener la plena certeza de que se respetó el voto de los ciudadanos y no se falsificó la elección. Estamos recabando las actas y recogiendo todos los testimonios sobre irregularidades para proceder legalmente”.

López Obrador calificó como una vergüenza lo que sucedió antes durante y después de la jornada electoral, particularmente denunció la compra de votos, la inequidad en medios de comunicación y el rebase de los 330 millones de tope de campaña por parte del PRI, calculando que gastó unos 5 mil millones de pesos. Además denunció que el día de la elección sus representantes fueron violentados y expulsados de muchas casillas.

Por ello el tabasqueño dijo no poder aceptar un resultado fraudulento y consideró que si se limpia la elección no tiene duda de que ganará, por lo que esperará la acción de las autoridades correspondientes.

“Si se limpia la elección no tengo duda y limpiar la elección significa quitar todos los votos que fueron comprados y ganamos con bastante margen, pero nosotros no podemos aceptar un resultado fraudulento, nadie lo puede aceptar y hay muchos elementos para decir que se violó la constitución, el artículo 41 de la constitución que establece que debe de haber equidad en los procesos electorales y no hubo.

Andrés Manuel López Obrador señaló que actuará con responsabilidad, no respondió si planea o no un nuevo plantón, pues busca resolver sus inconformidades con legalidad y antelas instancias correspondientes.

Clic para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Política

Luisa María Alcalde, la inminente presidenta nacional de Morena

El camino está allanado para que Luisa María Alcalde Luján sea la próxima presidenta de Morena. Lo demás son detalles de un proceso que está previsto para la segunda quincena de septiembre, no más allá porque el actual dirigente del partido gobernante, Mario Delgado, iniciará como secretario de Educación el 1 de octubre y además su mandato, como el de la secretaria general, Citlalli Hernández, estaban ya en tiempo de prórroga. Se reflexiona aún si la sucesión se decidirá mediante una encuesta, algo muy utilizado en el partido de la 4T, o bien con la celebración de un congreso. Aunque sobrevuelan otros nombres, dos mujeres salían en cabeza para esta meta, el de la actual secretaria de Gobernación, Alcalde, y el de Citlalli Hernández. La segunda ya ha dejado vía libre a la primera con sus parabienes. Todo parece solucionado en el seno del partido. Mario Delgado también se ha congratulado de que Alcalde se haya animado a dar ese paso.

Tras las elecciones, los grandes partidos deben decidir su futuro inmediato y Morena es el que menos ruido está haciendo. Nada que ver con las convulsiones que se vivieron cuando Mario Delgado salió elegido. En esta ocasión, las negociaciones entre familias parecen haber traído sosiego interno y Luisa María Alcalde se abre camino para comandar a los morenistas sin mayores disensos. La secretaria de Gobernación era muy joven cuando el movimiento obradorista se convirtió en partido y se dispuso a ganar las elecciones de 2012. Pero ya estaba ahí, cantando los sones electoralistas de Morena, formación a la que también pertenece su familia. Su madre, Bertha Luján, ha sido secretaria general de Morena y sigue teniendo fuerte ascendencia en el partido.

Nada se conoce por ahora de quién podría hacerse con la secretaría general, aunque en mentideros políticos ha salido el nombre de Jesús Ramírez, el vocero de López Obrador. El futuro de Ramírez es incierto porque no anda en las mejores relaciones con la presidenta electa, ni con otros grandes nombres del partido, a decir de fuentes conocedoras. Se le relaciona con la caída de Omar García Harfuch, el hombre de Sheinbaum para el cartel electoral de la Ciudad de México. Fue Clara Brugada quien se alzó con esa plaza.

El pedigrí morenista de Alcalde Luján, licenciada en Derecho por la UNAM y con una maestría en Berkeley (California), la llevó a ocupar la Secretaría de Trabajo en el gabinete de López Obrador y más tarde la de Gobernación, donde aún se desempeña. Pero sus orígenes están en las juventudes del partido, en la propia creación del movimiento. Jueves tras jueves, cuando la presidenta electa, Claudia Sheinbaum, anunciaba en las últimas semanas los nombres de su futuro gobierno, el de Luisa María no aparecía. Pronto se desataron los rumores de que su sitio sería el partido. En su postulación, ya ha esbozado algunas de las tareas a desarrollar como jefa de la militancia. Quiere que el partido reúna “diferentes corrientes de pensamiento y de culturas”, lo que caracterizó su formación, ha asegurado. Morena tiene prohibidas las corrientes internas en sus estatutos, pero las hay, como en todas partes, solo que ahora parecen tranquilas. Las elecciones se han ganado y los jefes de las familias tienen un puesto asegurado en el Gobierno o en las Cámaras legislativas.

Alcalde ha señalado también la necesidad de que el partido vaya asentando sus postulados, definir sus principios y valores, “aterrizar”, ha dicho, eso que llaman “humanismo mexicano”, que tanto mencionan Claudia Sheinbaum y López Obrador. Incluso determinar qué es el propio obradorismo. Uno de los riesgos de un partido joven como este, es garantizar su engranaje más allá de la figura del líder, y el presidente ha sido la voz de mando indiscutible en este tiempo. Él fue quien diseñó el modelo para su propia sucesión y se aseguró de que la paz reinara cuando las encuestas dieran al ganador que debía aspirar a la presidencia. Nada fácil, los partidos se quiebran en procesos como ese. Y Morena derrapó, pero consiguió mantenerse firme. El abrumador resultado a su favor en las últimas elecciones ha ayudado a sanar las heridas que aún quedaban abiertas.

Sheinbaum, por su parte, ha señalado este miércoles que tiene “la mejor de las opiniones” tanto de Alcalde Luján como de Citlalli Hernández. También de Mario Delgado, a quien siempre le otorga su parte de responsabilidad en todo lo que el partido ha ganado desde 2020 hasta la fecha, cuando se han hecho con la mayoría de los Estados que han ido disputando en sucesivas elecciones. “Al partido le tocará ahora definir si quiere una encuesta o un congreso”. Ella se dice aparte de estas discusiones internas y asegura que “marcará una clara distancia entre el Gobierno y el partido”. “En Morena hay mucha unidad y pluralidad, qué bueno que no haya pensamiento único y que se discuta, eso significa que el partido está vivo y que se respeta a las personas”. “Fíjense lo que está pasando en el PRI y en el PAN”, ha señalado, en referencia a las tensiones internas para la sustitución de sus líderes.

La presidenta electa ha asegurado que solo participará en los actos públicos de la sucesión morenista si le invitan “un ratito”, pero que no tiene intención de opinar ni de votar, “eso es asunto de la militancia”. Sheinbaum ha calificado de “fenómeno histórico” lo ocurrido con Morena en tan poco tiempo, en el que se ha consolidado como partido y ganado dos elecciones y la mayoría de los Estados, de modo que ahora cuenta con un enorme poder en todo el país. “La nueva dirigencia debe fortalecerlo como partido y trabajar juntos con el gobierno”. Aunque separados.

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Más visto