Conecta con nosotros

Resto del mundo

La guerra ugandés de Kony bajo la lupa

Pasada la excitación mundial en la Red y los millonarios retitueos y youtubeos del celebérrimo documental de la organización estadounidense Invisible Children sobre Joseph Kony, un sanguinario señor de la guerra ugandés, llegan las preguntas, las dudas. ¿Quiénes son los autores de la campaña? ¿Qué pretenden?

De nada parecían haber servido hasta ahora los reportajes de decenas de periodistas publicados y emitidos en periódicos y televisiones en los últimos 20 años. Tampoco que la Corte Penal Internacional de La Haya lanzara en julio de 2005 una orden de detención contra Kony y sus principales generales. Ni que Barack Obama ordenara hace unos meses el envío de 100 soldados de élite para ayudar en su captura en el este de Congo, donde al parecer se esconde.

Algunos exigen ahora a Invisible Children una explicación, que revelen sus fuentes de financiación, sus objetivos y filiación religiosa. Jason Russell, uno de sus fundadores y autores del vídeo, asegura que el vídeo Kony 2012 es parte de una campaña mundial y que no buscan enriquecerse. Después de ella vendrá otra y otra, según informa la cadena de la televisión ABC.

También se duda de la efectividad de estas campañas hollywoodienses. Uno de los mejores tuits críticos dice: “Un tuit no captura a Kony”.

En Uganda, el Gobierno se ha sumado a las críticas por afirmar que Kony sigue en el norte  —uno de los errores del vídeo—, cuando hace años que se mudó primero al sur de Sudán, apoyado paradójicamente por el norte musulmán, y después a Congo, donde ha cometido numerosas matanzas en la provincia de Ituri, rica en oro. También realiza incursiones en la República Centroafricana.

Uganda y Kony han sido peones de una batalla mayor. El régimen de Kampala es, junto al de Ruanda, uno de los principales aliados africanos de Estados Unidos. Por su territorio han pasado armas destinadas a la guerrilla del sur de Sudán, ahora en el Gobierno del nuevo Estado. Jartum utilizaba a Kony contra Museveni, como elemento de desgaste.

El norte de Uganda no ha sido solo una zona de guerra, con cientos de miles de desplazados, asesinatos y amputaciones. Allí no hay buenos y malos —el documental es un tanto buenista— sino víctimas y verdugos. El norte de Uganda es una zona de saqueo donde el Ejército de Ioweri Museveni ha hecho grandes negocios y ha empleado, igual que Kony, a miles de niños soldado.

El documental demuestra que hay otras formas de llamar la atención, de lograr impacto, sobre hechos noticiosos y otras vías para distribuir el trabajo fuera del circuito de los grandes medios de comunicación. También demuestra que los grandes medios siguen siendo necesarios para completar la falta de contexto.

Después de dos décadas escondido en el sur de Sudán y en las selvas de la República Democrática de Congo, de sobrevivir gracias al anonimato (apenas existen fotos de él), Joseph Kony, ha sido bruscamente arrancado de la invisibilidad para convertirse en una estrella de la Red, un trending topic, gracias a los tuits de celebridades con millones de seguidores como, entre otros, el cantante Justin Bieber, la presentadora Oprah Winfrey y la famosa televisiva de EE UU Kim Kardashian. Su nueva visibilidad podría ser el principio de su final.

Kony es el jefe Ejército de Liberación del Señor (LRA, en inglés), una guerrilla ugandesa en teoría cristiana que se comporta como una secta y se nutre del secuestro de niños en el norte de Uganda (más de 50.000 durante 20 años, según UNICEF).

Aquellos que han conversado con él, en distintos procesos de paz fallidos, le describen como un tipo violento, peligroso, imprevisible e inestable que habla con los espíritus y entra en trance. Es un líder que genera pavor, que domina las mentes de sus guerrilleros.

Ha sido un vídeo de 30 minutos, elaborado por tres jóvenes, Bobby Bailey, Laren Poole y Jason Russell, los fundadores de Invisible Children, el que ha generado una corriente mundial para exigir su captura. En pocos días, el documental ha tenido decenas de millones de visitas en YouTube. El hashtag  #StopKony fue utilizado con más de 10 millones tuits desde las primeras horas de difusión.

No es el primer vídeo de Invisible Children, que los distribuye a través de las redes sociales. Su público son jóvenes y estudiantes, quizá esto explique el tono del documental, un tanto naif. En esta ocasión, el impacto ha sido mayúsculo y mundial gracias a la implicación de las celebridades —¿sabían realmente donde está Uganda y cuáles son sus problemas?— y del potencial de herramientas como Twitter.

Russel explica la querencia de Invisible Children por las redes sociales: “Hay más personas en Facebook que habitantes en todo el mundo hace dos siglos”.

El LRA tuvo que dejar el sur de Sudán antes de su independencia en 2011; encontró en las selvas de Congo el cobijo perfecto. En ellas campan numerosas guerrillas, entre ellas los interhamawes, responsables del genocidio ruandés. Con el tiempo el grupo de Kony, que hoy no debe superar los 300, ha dejado de ser una guerrilla con un bagaje político para transformarse en una simple banda de violadores y asesinos.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resto del mundo

Manuel Merino presenta su renuncia “irrevocable” como presidente interino de Perú

Manuel Merino, que asumió el cargo de presidente interino de Perú a principios de esta semana tras la destitución de Martín Vizcarra, renunció este domingo tras sucederse varias jornadas de protestas en su contra.

El político peruano hizo el anuncio a través de un mensaje a la nación.

“Yo, como ustedes, quiero lo mejor para este país”, dijo Merino antes de anunciar su dimisión “irrevocable”.

Los enfrentamientos entre policías y manifestantes quienes estaban en contra del gobierno de transición en Perú, dejó un balance de dos personas muertas, casi un centenar de lesionados y 41 personas desparecidas, informaron organismos de derechos humanos y fuentes hospitalarias.

La ola de protestas que sacude el territorio Inca desde el pasado lunes, tras la destitución de Martín Vizcarra como presidente de Perú, provocó la represión violenta que pudo verse a través de la televisión y en redes sociales de los miles de asistentes a la protesta, la cual fue una de las más multitudinarias vistas en Lima en las últimas décadas.

La ola de protestas que sacude el territorio Inca, tras la destitución de Martín Vizcarra como presidente de Perú, provocó la represión violenta que pudo verse a través de la televisión y en redes sociales de los miles de asistentes a la protesta

El diario El Comercio confirmó el deceso de Jack Bryan Pintado Sánchez, de 24 años, sufrió un traumatismo encéfalocraneano por el impacto de un proyectil de un arma de fuego y señaló que el paciente llegó sin vida al centro de salud.

Horas después se confirmó el segundo deceso de un hombre de 24 años identificado como Inti Sotelo Camargo, de 22 años, quien llegó con una herida grave en el tórax al Hospital Grau. Según declaraciones del padre y el hermano de la víctima a los medios locales, el joven habría llegado sin vida al centro médico.

La marcha nacional de este sábado se inició alrededor de las tres de la tarde. Los ciudadanos se manifestaban con música, carteles de repudio a Merino, de protección al Tribunal Constitucional, a la superintendencia de calidad educativa en las universidades y el respeto a las elecciones generales convocadas en abril.

Los ciudadanos pretendían llegar hasta el Congreso de la nación pero fueron interceptados por un gran número de elementos policiacos, quienes habían cercado la zona. Varios medios locales han reportado abusos por parte de las fuerzas de seguridad.

Tras conocerse los fallecimientos, el exprimer ministro Salvador del Solar pidió al político que dimita. “Esta noche debería ocurrir la renuncia del señor Merino”, indicó.

Asimismo, el presidente del Congreso y el líder del partido Alianza para el Progreso, César Acuña, cuya bancada votó por la salida de Vizcarra, han pedido la renuncia de Manuel Merino.

Fuente: ADN 40

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Resto del mundo

Trump deja a Biden sin informe clave de seguridad nacional

A diferencia de mandatarios anteriores, el presidente Donald Trump -quien cuestiona los resultados de las elecciones- no ha dado al presidente electo Joe Biden acceso a un informe altamente confidencial de inteligencia.

El reporte se conoce como Informe Presidencial Diario (PDB por sus siglas en inglés).

Los expertos en seguridad nacional e inteligencia esperan que Trump cambie de actitud, ya que el presidente entrante debe estar preparado desde el primer día para abordar cualquier problema de seguridad nacional que se presente.

Nuestros adversarios no esperan a que se consume la transición”, dijo el exlegislador republicano Mike Rogers, quien presidió a la comisión de inteligencia de la cámara baja.

Joe Biden debería recibir el PDB a partir de hoy. Debe conocer las amenazas más recientes y empezar a elaborar los planes correspondientes. Este no es un asunto político, sino de seguridad nacional”, añadió.

Desde el momento que ocupe la Oficina Oval, Biden deberá afrontar problemas cruciales de las relaciones exteriores.

Uno de ellos es un nuevo acuerdo de control de armas nucleares con Rusia.

Si Trump no negocia un pacto en las próximas semanas, Biden tendrá apenas 16 días para tomar medidas antes de que caduque el último tratado que limita los dos arsenales nucleares más grandes del mundo.

Es posible que espías estadunidenses hayan recogido información sobre la posición de los rusos y las armas que quieran excluir del acuerdo.

Esa es la clase de información que podría aparecer en el PDB, un resumen de información confidencial y análisis de los problemas de seguridad nacional que los presidentes reciben diariamente desde 1946.

Lo coordina y entrega la oficina del director nacional de inteligencia con información de la CIA y otras agencias.

Según los deseos de cada presidente puede ser un informe oral o escrito o ambos, un resumen breve o un informe largo, en papel o en la pantalla de una computadora.

El acceso al PDB le permitiría a Biden elaborar una posible respuesta a Corea del Norte, que suele lanzar misiles o realizar ensayos nucleares cuando se produce una transferencia del mando en Estados Unidos.

Biden tiene décadas de experiencia en asuntos exteriores y seguridad nacional, pero probablemente no está al tanto de la información más reciente acerca de Irán y el enriquecimiento de uranio, o las operaciones de ataque cibernético de Rusia, China y la república islámica.

La represión china en Hong Kong se está acentuando. Adicionalmente, la amenaza de los extremistas islámicos, aunque contenida en parte, aún persiste.

Biden intenta restar importancia a la falta de acceso al PDB.

Evidentemente, el PDB sería útil, pero no es necesario. No soy el presidente en este momento”, dijo el martes.

Preguntado si había intentado comunicarse con Trump sobre éste u otro asunto, se limitó a responder, “señor presidente, ansío hablar con usted”.

El acceso a la información confidencial es útil”, añadió.

Pero no estoy en posición de tomar decisiones sobre esos asuntos. Como dije antes, un presidente por vez. Él será presidente hasta el 20 de enero. Sería bueno tenerlo, pero no es crucial”´, insistió.

Fuente: Excelsior

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Resto del mundo

Conoce a la familia mexicana que alimenta a personas sin hogar en NY

El aroma de chuletas de cerdo, jalapeños y cactus a la brasa llena la cocina de este restaurante del sur del Bronx. Detrás de la puerta, en un cartel rojo, se lee: “no deportaciones”.

Los platillos oaxaqueños que se preparan aquí no son sólo para los clientes del local, sino también para los cientos de personas hambrientas en este barrio y otras zonas pobres de Nueva York. El pequeño restaurante, llamado La Morada, se convirtió en comedor de beneficencia durante la pandemia y en la actualidad produce unas 650 comidas al día que se reparten a desempleados, neoyorquinos que viven sin gas y no pueden cocinar, ancianos o discapacitados.

Los dueños mexicanos del restaurante, que también son activistas a favor de migrantes que, al igual que ellos, carecen de documentos en Estados Unidos, describen la labor de dar de comer a estadounidenses y migrantes pobres como gratificante. Es un trabajo que hacen junto con otros grupos y organizaciones que les donan alimentos y fondos y que distribuyen la comida.

“Siempre decimos que el activismo es como nuestro sazón secreto, así que creo que fue algo muy natural para nosotros servir a nuestra comunidad con lo que tenemos”, dijo Yajaira Saavedra, de 32 años y copropietaria del restaurante con sus padres. “También es algo que nos devuelve a nuestras raíces indígenas, cuando todos participábamos en las comidas, aportando unos pocos ingredientes, y cocinando una gran olla juntos”.

El Bronx, un condado de población mayoritariamente hispana y afroestadounidense, es una de las zonas donde el COVID-19 azotó con más fuerza en Estados Unidos. El condado pertenece al distrito congresional número 15, el más pobre de todo el país, con un promedio de salario anual por vivienda de 31 mil 61 dólares en 2019, según datos del censo.

Al inicio de la pandemia, la familia entera de Saavedra presentó síntomas de COVID-19 y La Morada cerró durante un mes.

Solicitaron préstamos federales como el Economic Injury Disaster Loan pero todos fueron rechazados debido a su estatus migratorio, dijo Saavedra. Un portavoz de la Agencia Federal para el Desarrollo de la Pequeña Empresa (SBA por sus siglas en inglés) dijo a The Associated Press que los solicitantes de préstamos deben ser ciudadanos estadounidenses o extranjeros “calificados”, lo que incluye a residentes permanentes, entre otras categorías.

Saavedra se beneficia de un programa conocido como DACA que otorga alivio migratorio temporal a inmigrantes, que fueron llevados sin autorización a Estados Unidos por sus padres cuando eran niños.

Sus padres, Natalia Méndez y Antonio Saavedra, cruzaron el desierto de Sonora, en Texas, y llegaron a Nueva York en 1992. Saavedra y su hermano Marco hicieron lo mismo un año después con parientes. Marco, quien ahora tiene 30 años, solicitó asilo en 2019 y está esperando una decisión.

Sin ayuda federal, un amigo abrió una página en internet para recaudar dinero, lo que permitió que la familia reabriera el restaurante en abril. La Morada abrió también como programa de comida comunitaria porque los Saavedra tenían comida acumulada que no querían tirar y había demasiados hambrientos en el sur del Bronx. La noticia corrió rápido: la gente empezó a hacer fila en la calle y unas 200 sopas desaparecieron en menos de una hora, dijo la familia.

“Nos dimos cuenta de que la necesidad era enorme. Al día siguiente, sin pensar, cocinamos el doble”, dijo Méndez, quien tiene 50 años y constantemente se las ingenia con los ingredientes disponibles.

Un día pueden ser “enfrijoladas”, es decir, tortillas cubiertas con salsa de frijoles negros; otro día serán sopas de res y otro día será ensalada con pollo. Mercados locales, vecinos y amigos también donan: cualquiera puede presentarse en el restaurante con una bolsa de arroz o patatas.

“Quiero decirles ‘gracias’ porque una libra de arroz cuando la cocino se convierte quizás en 20 platos, con verduras y carnes que se consigan”, dijo Méndez.

Durante la pandemia, La Morada, que abrió sus puertas en 2009 y ha recibido varios prestigiosos premios Michelin Bib Gourmand, se alió con ReThink Group, una organización sin ánimo de lucro que promueve acceso a alimentos, para llevar adelante el comedor de beneficencia. El restaurante también se unió a otro grupos e iglesias.

La comida se distribuye a barrios pobres y a neveras comunitarias, un proyecto nuevo que consiste en llenar neveras que se enchufan a la electricidad de un negocio y se dejan en plena calle para alimentar al que lo necesite.

Una tarde reciente, Antonia Morales tomó dos bolsas de comida de La Morada en un jardín comunitario donde éstas eran repartidas por voluntarios. “Nos ayudó mucho. En la pandemia esto fue muy importante,” dijo la inmigrante mexicana, que tiene cuatro hijos y perdió su trabajo limpiando casas.

Dentro de La Morada, voluntarios entran y salen constantemente a lo largo del día, recogiendo pequeñas cajas de comida para repartir. El restaurante incluso ha podido contratar a gente para ayudar con el comedor de beneficencia gracias a becas locales.

“Se trata de la comunidad aportando y amigos y aliados diciendo ‘vamos a hacer esto, vamos a luchar juntos y a sobrevivir’”, dijo Saavedra.

Antes de la pandemia, La Morada también era un pequeño centro de intercambio de libros. Imágenes de protestas y de inmigrantes con carteles, pidiendo que paren las deportaciones de miembros de sus familias, decoran las paredes del local, que están pintadas de morado.

Estados Unidos ha superado los 10 millones de casos de COVID-19, convirtiéndose en la nación con el mayor número de infecciones. Nueva York, que hace meses se convirtió en el epicentro de la pandemia, vuelve a sufrir ahora infecciones en aumento. Según un informe del contralor de la ciudad, la pandemia podría resultar en el cierre permanente de casi 12 mil bares y restaurantes en Nueva York y, por lo tanto, la pérdida de unos 159 mil empleos en un periodo de seis meses a un año.

La comida comunitaria de La Morada funciona de martes a viernes. Los lunes Méndez y sus ayudantes preparan y limpian el ajo, la cebolla, los tomates, la lechuga y otros ingredientes para tenerlos listo para cocinar.

“Es muy placentero para mí, me llena de paz, de emoción, de energía”, dijo Méndez, en referencia a cocinar para gente necesitada. “Estoy muy contenta porque estoy cocinando para personas que realmente lo necesitan, que no pueden pagar un plato”.

Fuente: Infobae

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más visto