Conecta con nosotros

Opinión

Todo menos cordura. Por Itali Heide

Itali Heide

En las primeras horas después de las elecciones que han escalado la división entre los republicanos y los demócratas del pueblo estadounidense, Donald Trump puso en duda la validez de los resultados. Un plan bien pensado, alimentado por la siempre inminente pérdida que sin duda alguna, tenía que pertenecer a un presidente que ha tratado continuamente de deslegitimar la democracia en un país sobre frágiles piernas sociopolíticas. La ira, la negación y la frustración lo han consumido desde el momento en que los votos por correo comenzaron a favorecer al presidente electo Joe Biden, y su negativa a retractarse de sus afirmaciones de fraude electoral han llegado a un sorprendente y triste resultado.

Del otro lado del Río Grande, en la capital de nuestro país vecino, los partidarios de Trump irrumpieron en el edificio del Capitolio, amotinándose entre gritos de «detengan el robo», agitando banderas confederadas y ocupando las oficinas del Congreso. Mientras eran evacuados políticos y periodistas del edificio del Capitolio, las puertas y ventanas fueron derribadas por la furiosa multitud. Hubo lesionados, y una muerte, dejando a una familia en duelo y marcando un final desgarrador para este disturbio.

Los manifestantes pro-Trump irrumpieron en el Capitolio mientras el Congreso contaba los votos electorales en un motín histórico. (Imagen: Saul Loeb)

Durante los últimos cuatro años, la gente en los Estados Unidos y el mundo ha mirado con horror como un presidente demagogo se aprovechó de la división subyacente del pueblo americano, desafiando la ley y la democracia en cada paso del camino. El 6 de enero de 2021 pasará como una fecha histórica, empezando de manera infernal un nuevo año que prometía mejores tiempos por delante. Mientras el COVID continúa devastando países, el teatro político del Partido Republicano se convierte en un acto mortal de terrorismo doméstico por los seguidores radicales del Presidente Donald Trump.

No fueron los rusos, ni China, no fueron los Clintons y mucho menos Ucrania, fueron los fieles admiradores de un presidente que predica con odio, actúa con arrogancia y piensa con soberbia. Por más que se ha demostrado que es un mentiroso compulsivo, tramposo y corrupto, millones de partidarios se unen a él mientras incita a las multitudes a desafiar el tejido mismo de la Constitución y la democracia de su país. El partido republicano ha traído sobre él una mancha permanente, que se transmitirá a través de las generaciones y se recordará como un día en el que los Estados Unidos de América se arraigaron a la dictadura y al fascismo, ejecutando un golpe que mató más que solo la paz.

El 20 de enero, América debe aplicar la de <borrón y cuenta nueva>. Ya no es tema de enfrentar a republicanos contra demócratas, sino a americanos contra Trump. Los que apoyan su partido, deben romper con el hombre que ha ridiculizado el asiento presidencial. Ha probado continuamente los límites de la impunidad, y de todas las veces que ha cruzado una línea, ésta será sin duda su legado eterno. Quizá estemos en la cúspide de la muerte que procede del surgimiento de América. Mientras el poder cambia, las tensiones aumentan y las comunidades esperan, Trump continúa dividiendo a las mismas personas que juró proteger, hasta nuevo aviso.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad -

Opinión

Opinión: ¡Empezamos otra vez! Por Nancy Toledo

El tiempo no para, los días vienen uno después de otro y no dejan de avanzar… el imparable tic tac nos hace avanzar hacia adelante, cada minuto cuenta y de un segundo a otro, empezamos un Año Nuevo.

Así de rápido. Cruzando la línea de la meta, justo enseguida del final del 2020… está el principio del 2021.

Y no creo que nadie estuviera esperando el gran cambio a media noche, el “¡tarán!” prometido… pero si es agradable saber que empieza otra vez a correr nuestro calendario.

¡Nos da algo de tranquilidad saber que volvemos a empezar! Los números y meses dan estructura a nuestros días, pero la forma de nuestra vida se la vamos dando nosotros en cada momento.

Esos números no importan… el primer día de algo puede ser el día que tú elijas… el 1, el 12, el 31. Las dietas y proyectos se empiezan a media semana si tú quieres hacerlo.

Días son días, tiempo es tiempo… tu vida es hoy, mañana y cada segundo de ella.

No te aceleres por empezar algo, no te presiones por ver que arrancó el año… acaba de darse el banderazo pero no es carrera contra nadie, toma tu tiempo de avanzar.

Haz propósitos y planes, porque también eso da estructura a nuestros sueños. Pero no te olvides de vivir el día, de ver lo qué hay en el camino, y de disfrutar el año que apenas empieza.

¡Feliz 2021!

Nancy Anahi Toledo Rascón
Instagram @eso.pienso
Facebook Eso pienso

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más visto