Conecta con nosotros

Acontecer

Tokio lanza su propuesta para los JJOO del 2020

Situada en una zona de actividad portuaria e industrial, la Villa Olímpica de Tokio 2020 es ahora un descampado medio abandonado en uno de los terrenos ganados al mar de la bahía tokiota, situada entre las sedes y el corazón de la ciudad.

De los 37 complejos deportivos de Tokio 2020, una veintena de ellos se encuentran en la bahía, una extensión de islas artificiales que alberga oficinas, fábricas, almacenes, centros comerciales, áreas de entretenimiento y amplias zonas verdes.

Como nexo de unión entre la ciudad y las islas artificiales tokiotas, el proyecto nipón pretende convertir a la Villa Olímpica en un centro de operaciones en el caso de ser elegida el próximo 7 de septiembre en Buenos Aires por delante de Madrid y Estambul.

La Villa Olímpica se construirá sobre una superficie de 44 hectáreas dentro de la isla de Harumi, una de las más próximas a la ciudad, en un entramado de calles prácticamente vacías y en el que la maleza crece salvaje, en contraste con la meticulosidad de los cuidados jardines y parques del resto de la ciudad.

Este brazo de mar en el que construirán el complejo, propiedad del Gobierno Metropolitano de Tokio y que ahora se usa exclusivamente para lanzar los fuegos artificiales durante el festival estival anual que se celebra en la bahía, permanece precintado a la espera de conocer si la capital nipona acogerá los Juegos.

La futura Villa Olímpica, formada por edificios de diseño futurista y amplias zonas verdes, alojará a 17.000 atletas y tendrá un coste aproximado de 105.700 millones de yenes (814 millones de yenes).

Esta sede para deportistas, 1,3 veces mayor que la mostrada en su anterior candidatura para 2016, pretende ser además un legado para los tokiotas, ya que tras los Juegos se planea transformar en viviendas con las que espera recuperar parte de la inversión.

El complejo estaría además perfectamente comunicado con el resto de la bahía y con el centro de la ciudad a través de redes de servicios adicionales de autobuses, mientras que para facilitar el traslado de los atletas durante las competiciones, se liberarán de tráfico las principales arterias para evitar atascos.

Otro de los proyectos faraónicos de la candidatura nipona será la remodelación de su histórico estadio olímpico, principal reclamo durante los Juegos de Tokio 1964, que será demolido por completo el próximo año para dar paso a un coliseo de techo retráctil, formas caprichosas y capacidad para 80.000 personas.

El nuevo estadio, diseñado por la angloiraní Zaha Hadid, tendrá un coste cercano a los 130.000 millones de yenes (1.000 millones de euros) y se espera esté terminado en marzo de 2019, de cara a albergar la Copa del Mundo de Rugby ese mismo año.

En ese radio de 8 kilómetros entre el Estadio Olímpico y las sedes de la bahía, los atletas contarán con el 85 por ciento de los recintos olímpicos y las principales localizaciones turísticas de la ciudad, en un proyecto que definen como «ultracompacto».

A falta de algo más de un mes para que el Comité Olímpico Internacional (COI) elija la ciudad que acogerá los Juegos de 2020, Tokio se muestra optimista después de haber recibido una valoración mejor de la esperada por parte del COI y haber mejorado los puntos débiles que les llevaron a ser descartada en 2016.

«No puedo comparar con otras ciudades, pero la ventaja de Tokio reside en la fuerza de la ciudad, como su transporte, número de habitaciones de hoteles, la seguridad», apuntó a Efe Michio Sawasaki, director de planificación de Tokio 2020.

«Mantener lo mejor y mejorar el resto». Con esta premisa la candidatura nipona ha afrontado su programa para 2020, sabedora de haber incrementado el apoyo de su entusiasta ciudadanía hasta cerca del 75 %, según el sondeo del COI, y de gozar de la solidez económica que ofrece la tercera economía del mundo.tokio 2020

Clic para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Acontecer

El gran baile. Por Raúl Saucedo

La democracia en juego

El 2024 será un súper año electoral en el mundo. Por primera vez, cerca de 100 países celebrarán elecciones de todo tipo. 50 de ellas serán presidenciales, según los últimos datos del Banco Mundial, estos territorios concentran la mitad de la población global, aproximadamente 4.000 millones de personas. Seis países de América Latina elegirán presidente y, además, habrá comicios presidenciales en los Estados Unidos.

Paradójicamente, los resultados de esas elecciones podrían ser una demostración de la salud de la democracia en todas sus latitudes, El contexto global actual está marcado por la desconfianza en las instituciones y la desinformación que influye en el discurso público, sumado a la llegada de nuevas tecnologías como la IA regenerativa, que empeora los riesgos existentes y reduce las barreras para contribuir al ecosistema de la información. También hay crecientes tensiones internacionales, incluida los conflictos belicosrecientes y una mayor disposición de los políticos a enfrentar a sus ciudadanos contra otras naciones para obtener beneficios políticos.

Estas elecciones mundiales de este año mostrarán si la gente continúa dando la espalda a las normas democráticas y buscando alternativas, o si van a corregir el rumbo al ver los peligros del camino por el que vamos. Hay muchos riesgos; el más crítico es que estamos experimentando una tendencia global de fuerte declive de la democracia como estructura de gobierno ideal en la cabeza de la gente, sumada a la aceptación de líderes que están imponiendo sus propias agendas en lugar de servir a los intereses colectivos.

En el marco de este gran baile democrático es importante resaltar algunas elecciones que será de suma importancia por si impacto, político, económico y social, tales como:

USA

La revancha de Trump en Estados Unidos hacia el mes de noviembre. Donald Trump, favorito en la contienda republicana, buscará representar a su partido, mientras enfrenta múltiples batallas legales, incluidas dos acusaciones federales. Del lado demócrata, Joe Bien es el actual presidente y ya anunció que buscará su reelección, se convierte así en el candidato en ejercicio.

MÉXICO

México elegirá en junio de 2024 a su primera presidenta, después de que Claudia Sheinbaum y Xóchitl Gálvez se ubicasen como las favoritas de la contienda electoral. Aunque no son las primeras mujeres que aspiran a la presidencia de México (otras seis ya lo hicieron) sí son las primeras que logran consensuar el apoyo de los principales partidos políticos en el país.

Claudia Sheinbaum competirá por el oficialista Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y sus partidos aliados, del Trabajo (PT) y Verde Ecologista de México (PVEM). Del lado de la oposición, Xóchitl Gálvez será la candidata del Frente Amplio por México, una coalición que agrupa a los partidos Acción Nacional (PAN), Revolucionario Institucional (PRI) y de la Revolución Democrática (PRD).

Se trata de una elección con final abierto en la que el tráfico de drogas, el crimen organizado y la migración hacia EE.UU. dominarán la agenda política.

EL SALVADOR

Nayib Bukele irá por su reelección, pese a los cuestionamientos de la oposición, que asegura que al menos cinco artículos de la Constitución prohíben al candidato ir por un segundo mandato.

La Corte Suprema, de mayoría oficialista, estipuló que para evitar que un presidente que opte a la reelección no prevalezca en el cargo debe dejarlo seis meses antes de que inicie el nuevo periodo. Debido a eso, Bukele pidió una licencia desde el 30 de noviembre para dedicarse a la campaña electoral.

Tras cuatro años en el cargo, Bukele va por su reelección con altos niveles de popularidad, construida principalmente en torno a sus políticas en materia de seguridad, según algunas encuestas como la de Cid Gallup. Sin embargo, defensores de los derechos humanos en el país y en el extranjero cuestionan sus métodos porque consideran que los mismos violan los derechos humanos.

VENEZUELA

Venezuela también votará en 2024, Del lado del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), recientemente fue el mismo Nicolás Maduro —en el poder hace 10 años, desde la muerte de Hugo Chávez— quién puso su candidatura en cuestión, al decir en una entrevista que era «prematura» una definición de ese tipo.

La Comisión Nacional de Primaria de Venezuela (CNP) proclamó a María Corina Machado como la ganadora de las primarias opositoras hacia las elecciones.

Sin embargo, Machado está inhabilitada por una medida impuesta por la Contraloría General de Venezuela por supuestamente no incluir en su declaración jurada de patrimonio el pago de bonos de alimentación. La dirigente opositora insiste en que la inhabilitación es ilegal.

PARLAMENTO EUROPEO

Después de cinco años, el Parlamento Europeo irá a las urnas entre el 6 y el 9 de junio de 2024, para una nueva reconfiguración que podría cambiar el destino del bloque. Los nueve países que votarán por sus eurodiputados este año deberán esperar, según los expertos, que continúen las tendencias a la fragmentación política y las dificultades para construir mayorías.

También el desencanto con los partidos tradicionales y con la política en términos generales generará, como lo viene haciendo hasta ahora, el surgimiento o reforzamiento de partidos marginales, muchos de ellos de línea dura, como es el caso de Vox en España. También es posible que, paradójicamente, avancen las posiciones euroescépticas en el próximo Parlamento del bloque europeo.

Puntualmente, estas elecciones serán una oportunidad para el ascenso de partidos populistas, que están en contra de la inmigración y los de extrema derecha en Francia, Alemania y Bélgica, entre otros países.

RUSIA Y UCRANIA

El conflicto de Rusia en Ucrania cumplió dos años este 24 de febrero, y las elecciones en ambos países funcionarán como un termómetro de ambos lados que podría definir el rumbo del conflicto de aquí en adelante.

En el caso de Rusia, Putin no posee rivales serios, debido a que su oponente más destacado, Pero la votación de esta primavera será un importante ritual público para el líder del Kremlin, que se asegurará el poder hasta el final de la década.

Aunque 2024 era el año previsto para las elecciones presidenciales en Ucrania, todavía hay dudas sobre la pertinencia de su celebración en medio de un conflicto que está a punto de ingresar en su tercer año.

En cualquier caso, el presidente Volodymyr Zelensky se enfrentará a una escasez de municiones y equipos, mientras intenta navegar sobre las dificultades de un mundo que ha sumado un nuevo conflicto —el de Israel y Hamas, en Medio Oriente— y sobre las divisiones en los países de sus aliados occidentales, fundamentalmente en EE.UU. y Europa.

INDIA

La India celebrará las elecciones más importantes del mundo —en términos demográficos— durante abril y mayo.

Se espera que el actual primer ministro, Narendra Modi, junto con su partido nacionalista hindú Bharatiya Janata (BJP), consigan un tercer mandato con una política popular pero religiosamente divisiva. A pesar de los problemas relacionados con la inflación y el poder adquisitivo, Modi goza de un amplio apoyo entre la mayoría hindú de la India basado en el patriotismo y una política exterior segura. Los críticos responden que el espíritu fundacional de la India, alguna vez secular y democrático, está pasando a un segundo plano y que las minorías se sienten inseguras.

————

Como puede ver apreciable lector, esta columna es la mas extensa en mis letras, como así de extensa es la democracia a nivel mundial, como se aprecia hay mucho en juego en este gran baile, pero soy un fiel devoto de que la democracia real se hace en los barrios y colonias de todo el mundo, en la toma de decisiones simples donde el ciudadano se empodera realmente, donde hace efectiva su necesidad y donde los factores externos dejan el protagonismo para darle lugar a la necesidad primaria, a finales del año realizaremos una retrospectiva sobre los resultados de estos comicios y las miras al 2030.

@Raul_saucedo

rsaucedo@uach.mx

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Más visto