Conecta con nosotros

Resto del mundo

Muere la jueza norteamericana Ruth Bader Ginsburg a los 87 años

La jueza de la Corte Suprema de Justicia de EE.UU. Ruth Bader Ginsburg falleció el viernes a los 87 años, anunció la corte.

Ginsburg fue designada en 1993 por el presidente Bill Clinton y en los últimos años se desempeñó como la miembro más importante del ala liberal de la corte, con votos progresistas sobre los temas sociales más divisivos del momento, incluidos los derechos al aborto, el matrimonio entre personas del mismo sexo, los derechos al voto, la inmigración, la atención médica y la acción afirmativa.

En su trayectoria, desarrolló un estatus de estrella de rock y fue apodada «Notorious R.B.G.». Cuando participaba en eventos por todo el país, ante audiencias liberales, era recibida con ovaciones y hablaba sobre su visión de la ley, su famosa rutina de ejercicios y sus usualmente feroces disidentes.

Ginsburg sufrió cinco episodios de cáncer. El más reciente fue una reaparición a principios de 2020. En ese momento, una biopsia reveló lesiones en el hígado. En un comunicado, la jueza dijo que la quimioterapia estaba dando «resultados positivos» y que podía mantener una rutina diaria activa.

«A menudo he dicho que seguiré siendo miembro de la corte mientras pueda hacer el trabajo a toda marcha», señaló Ginsburg en un comunicado en julio de 2020. «Sigo siendo plenamente capaz de hacer eso».

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Resto del mundo

Le cortan dedos para acceder a su cuenta bancaria y robarle la herencia

La historia que estamos a punto de contarte es tan tétrica como increíble, pero sí, sucedió. Dos mujeres, quienes además sostienen una relación sentimental, decidieron quitarle la vida a un joven con el objetivo de robarle una fuerte herencia que recibiría próximamente.

Las mujeres le cortaron los dedos para acceder a su celular a través de su huella, pues al final decidieron destazar al joven identificado como Diogo Goncalves, para terminar arrojando su torso al mar.

De acuerdo a medios como Debate, una pareja de mujeres es acusada de asesinar a Diogo Goncalvez, un trabajador de hotel de quien escondieron sus restos por varios días, pues deseaban robarle una cuantiosa herencia de cerca de 80 mil dólares. Para quitársela, decidieron matarlo, cortarle los dedos y utilizar su huella digital para así acceder a su cuenta bancaria y realizar la transferencia de la herencia.

Malveiro, de 19 años de edad y su novia, Mariana Fonseca, de 23 años, planearon cómo sería el asesinato. Malveiro prometió a Diogo un baile erótico, le dio medicamento controlado en un jugo y así consiguió atarlo a una silla previo a estrangularlo con ayuda de Mariana.

Este caso sucedió el 18 de marzo y es hasta hoy que vuelve a tomar fuerza pues ambas mujeres serán juzgadas por varios delitos, incluido el de asesinato y profanación del cuerpo, fraude informático y uso de vehículo robado.

Porque no sólo le cortaron los dedos para acceder a su cuenta bancaria y así robarle la herencia, sino porque después de asesinarlo cortaron sus extremidades y las transportaron en dos vehículos, incluido el Mercedes Benz de Diogo. Posteriormente lanzaron al mar el torso.

Las jóvenes, además, al tener acceso al teléfono de Diogo, usaron sus redes sociales para hacer parecer que él seguía con vida. El auto de la víctima fue abandonado cerca de Cabo San Vicente, pues las jóvenes querían que pareciese un suicidio.

Tras localizar el auto de Diogo y luego de varios errores que tuvieron en la ejecución del crimen, las autoridades dieron con Malveiro y con Mariana, quienes después de estos meses han sido detenidas para ser enjuiciadas en breve.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Resto del mundo

Despiden a maestro de jardín de niños porque transformó sus ojos y su cuerpo con tatuajes

Un maestro de escuela cuyo cuerpo, rostro y lengua están tatuados y cuyos ojos fueron quirúrgicamente oscurecidos, dijo que se le impidió enseñar en un jardín de infancia francés después de que un padre se quejara de que asustó a su hijo.

Pero el maestro, Sylvain Helaine, de 35 años, todavía enseña a niños de seis años en adelante, y dijo que, después de un impacto inicial cuando lo ven por primera vez, sus alumnos miran más allá de su apariencia, reportó Reuters.

«Todos mis estudiantes y sus padres siempre fueron buenos conmigo porque básicamente me conocían», dijo Helaine, quien calculó que ha pasado alrededor de 460 horas bajo la aguja de los tatuadores.

«Es solo cuando la gente me ve desde lejos que pueden asumir lo peor».

Dijo que el año pasado era maestro en el jardín de infantes en la escuela primaria Docteur Morere en Palaiseau, un suburbio de París, cuando los padres de un niño de tres años se quejaron ante las autoridades educativas.

Dijeron que su hijo, que no era alumno de Helaine, tuvo pesadillas después de ver al maestro tatuado.

Un par de meses después, las autoridades escolares le informaron que ya no enseñaría a niños de jardín de infantes, dijo.

«Creo que la decisión que tomaron fue bastante triste», dijo Helaine, según Reuters.

Un portavoz de la autoridad educativa local dijo que se llegó a un acuerdo con Helaine para alejarlo de la enseñanza del jardín de infancia.

Los alumnos menores de seis años «podrían asustarse con su apariencia», dijo el portavoz.

A pesar de los contratiempos, Helaine dijo que seguiría con la carrera que eligió.

«Soy maestro de escuela primaria … amo mi trabajo».

Maestro tatuado por «crisis existencial»
Dijo que comenzó a hacerse tatuajes a los 27 años cuando, mientras enseñaba en una escuela privada en Londres, tuvo una «crisis existencial».

Desde entonces, «hacerme tatuajes es mi pasión», añadió.

Helaine dijo que esperaba mostrar a sus alumnos que deberían aceptar a las personas que son diferentes a la norma.

«Quizás cuando sean adultos serán menos racistas y menos homofóbicos y de mente más abierta», afirmó.

Fuente: CNN

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Resto del mundo

A los 7 años, enredan al príncipe George en su primer escándalo internacional por un regalo

Malta quiere recuperar un fósil de diente de tiburón que le fue regalado al bisnieto de reina Isabel II, el príncipe George, por el veterano locutor y naturalista Sir David Attenborough. A sus siete años de edad el futuro rey de Inglaterra ha recibido una pequeña lección de política internacional por este obsequio que, este fin de semana, le entregó el reconocido ambientalista durante su visita a los duques de Cambridge en Kensington, la residencia oficial de los royals.

Las fotografías compartidas por el Palacio de Kensington mostraban al hijo mayor del príncipe William y Kate Middleton encantado con el diente de un tiburón prehistórico encontrado por Attenborough durante unas vacaciones en Malta en los años sesenta, pero no hicieron demasiada gracia en la isla, colonia británica hasta 1964 y hogar de la reina Isabel II y el duque de Edimburgo durante sus primeros años de matrimonio.

Considerado uno de los pioneros en documentales sobre la naturaleza, el británico de 94 años fue nombrado Caballero del Imperio Británico por la reina Isabel II de Inglaterra en 1985 y, entre otros galardones, tiene también en su mériros el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales concedido en 2009.

Attenborough habría encontrado el fósil durante unas vacaciones familiares en la isla mediterránea en la década de 1960, estaba incrustado en piedra caliza de color amarilla y se cree que tiene unos 23 millones de años, perteneciente al periodo Mioceno. El tiburón habría alcanzado una longitud de 15 metros. A modo de agradecimiento por la invitación real, decidió obsequiárselo a George, el nieto mayor del príncipe Carlos y tercero en la línea de sucesión al trono británico, sin embargo, al parecer tendría que ser devuelta.

El problema es que a José Herrera, ministro de Cultura de Malta, el regalo entregado por el científico al pequeño royal no le ha parecido tan buena idea. De hecho, le ha parecido pésima. En declaraciones a la prensa dijo que “hará rodar la pelota” y traerá de vuelta al diente para exhibirlo en un museo local. Ha señalado que esta pieza forma parte del patrimonio natural y debe estar en el lugar que les corresponde, en el “lugar donde fue encontrado”.

“Muchas cosas que son importantes para el patrimonio natural de Malta acabaron en el extranjero y merecen ser restituidos”, declaró el lunes el ministro al diario Times of Malta. “Haremos todo lo que podamos para tenerlo de vuelta”, añadió.

Fuente: Infobae

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más visto