Conecta con nosotros

Opinión

Los necios del internet y Verificado 2018 Del dicho al hecho… Por Marian Quintana

Este domingo pasado se llevó a cabo el primer debate presidencial entre los 4 candidatos y la candidata contendientes. Al menos 11 millones de personas en México estuvimos sintonizadas para ver y conocer de primera mano lo que se discutió en este ejercicio democrático, muchas otras personas lo están experimentando a través de lo que se dice y decimos en los medios de comunicación. Era de esperarse que representantes y simpatizantes de cada partido vocearan a lo largo y ancho de las redes sociales el “triunfo” de su candidato (lo pongo en masculino pues no he visto aún nadie que haya publicado que Margarita ganó el debate), salvo del Bronco que no cuenta con partido y al parecer gran parte de su base es tan inconsistente como las firmas que presentó ante el INE. Era de esperarse también la generación masiva de memes, simpáticos y válidos algunos de ellos, pero al fin reducciones simplistas que ahorran el trabajo de analizar, pensar, ponderar y contrastar información que en este caso debiera ser de importancia. Lo que no se esperaba es que algunos datos y cifras expuestos en el debate se sometieran al escrutinio para comprobar su veracidad y así nos dimos cuenta de quiénes mintieron, cuántas veces lo hicieron y sobre qué temas en específico.

Por primera vez en la historia de los medios de comunicación las personas dejamos de ser únicamente receptoras de mensajes y nos hemos convertido también en productoras de los mismos con el uso de las redes sociales. El profesor canadiense Marshall McLuhan (1911 – 1980), quien es considerado como uno de los grandes visionarios sobre la presente y futura sociedad de la información, dijo que la guerra total y real se había convertido en la guerra de la información y que ésta se libraba constantemente a través de los medios de comunicación. Si la afirmación del Doctor por la universidad de Cambridge es cierta ¿qué papel estamos jugando cada quien en esta nueva guerra?

El afamado escritor italiano Umberto Eco (1932 – 2016) en su obra póstuma De la estupidez a la locura, una serie de artículos que publicó a lo largo de quince años y seleccionó personalmente antes de morir para formar este su último libro, escribe en uno de ellos sobre los “necios de la Web” como personas que tienen la posibilidad de expresar sus opiniones o sus desvaríos como él los llamó a audiencias altísimas como nunca antes, ello permitido por la existencia de las redes sociales y dichas opiniones se confunden ahora con muchas otras expresadas por personas razonables.

Existe en México una iniciativa llamada Verificado 2018 que se encarga de contrastar noticias malintencionadas o imprecisas con datos reales mediante un riguroso trabajo periodístico, un esfuerzo encomiable en el que colaboran más de 60 medios, universidades y organizaciones civiles, para permitirnos a la sociedad saber qué de lo que se dice es cierto y qué no y así podamos apoyarnos en información confirmada para poder tomar una decisión más razonada en estas elecciones. Este enorme servicio que se nos presta a la sociedad debe ser valorado, respetado y aprovechado por la ciudadanía que busca ejercer un voto informado.

Es probable que aún no existan criterios para medir el impacto social que tienen las “fake news”, lo que sí existe ya es un desmesurado poder para manipular vastos números poblacionales, generar violencia e intolerancia y confrontación en vez de diálogo en manos de cada persona que hace uso de sus redes sociales. La única manera de contrarrestar estos efectos negativos es generar una audiencia responsable y lograrlo es un deber de todas y todos, pues mientras sigan invisibilizados los efectos ocultos del mal manejo de la información seguirán teniendo un impacto inmensurable en el usuario, por ello la importancia de verificar los datos. Uno de estos efectos de los medios en la política es que las políticas han pasado a segundo plano y la imagen de la persona se ha convertido en el primer plano, lo cual es más fácil manipular que el contenido de sus propuestas si es que alguien está enterado de ellas. Las redes sociales no se prestan a los análisis y las discusiones de ideas, sino al combate con estereotipos; son vehículos la mayoría de las veces a través de los memes, de “juicios sintéticos gráficos” sobre los protagonistas de la política y a veces tienen fundamento en la realidad, pero otras veces no lo tienen.

Es importante definir qué papel quiere jugar cada quien en la guerra que mencionaba McLuhan, debemos asumir una posición definida y comprometernos con ella. En este proceso de construir una verdadera democracia en nuestro país, somos para bien o para mal co-creadores del ambiente de tensión social que estamos experimentando y del que muchos ya no quieren ser parte. Lo que publicamos genera un impacto en las percepciones de la gente y se observa en las redes una competencia feroz por ser quien tiene la primicia del dato (real o falso), el meme más creativo sin considerar susceptibilidades en el mensaje gráfico que muchas veces es violento, misógino o discriminatorio. Se compite, se ofende, se polariza y se divide a la audiencia sin una mínima responsabilidad y por otro lado se lee de mucha gente que afirma que el cambio está en nosotros mismos.

Para finalizar les dejo con una reflexión de Umberto Eco que guarda relación con los impulsos que hacen que las redes se encuentren saturadas de mensajes sin fondo y con propósitos meramente individualistas simplemente por llamar la atención, el tipo de mensajes que hacen que vayamos perdiendo la guerra de la información. Sostengo la esperanza de que podamos revertirla y nuestros mensajes sean reflejo de nuestro propio contenido como personas, personas de contenido real que queremos un Mexico mejor.

“Cuando yo era joven, había una diferencia importante entre ser famoso y estar en boca de todos. Muchos querían ser famosos por ser el mejor deportista o la mejor bailarina, pero a nadie le gustaba estar en boca de todos… en el futuro esta diferencia ya no existirá: con tal de que alguien nos mire y hable de nosotros, estaremos dispuestos a todo.”

 

Gracias por leerme. Hasta la próxima.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Opinión

Opinión: Desde la oposición los toros se ven mejor, por Diana Avitia

De todos es bien sabido que el evento que dio un vuelco radical al sexenio de Enrique Peña Nieto fue la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, después de ese acontecimiento vinieron un sin número de desaciertos, derivados del descontrol sembrado y muchos otros factores. Se
trató de responder de la mejor forma, manejarlo mediáticamente vía Osorio y dar las respuestas de la investigación vía Murillo Karam, pero hay eventos que simple y sencillamente se tratan de un perder perder, esto significó el quebrante para el gobierno pasado aun cuando el 2014 fue el año
con menos homicidios en la última década, lo mismo en el país que en Guerrero. No fue suficiente eso, ni el famoso “mexican moment”, el pacto por México, las evaluaciones externas en los primeros dos años, ni siquiera la aprobación del paquete de reformas, la tragedia de Iguala fue para Peña, lo que la guardería ABC para Calderón, son ese tipo de golpes que dejan mancha y por más que se trate de sanear, la sombra sigue presente y es capaz de terminar con una administración.
La seguridad es y seguirá siendo un lastre para el gobierno, no hace muchos días la participación de Jorge Ramos en la mañanera donde increpaba al presidente, exponía las cifras de homicidios y señalaba la participación de la milicia, por primera vez no era el presidente quien marcaba agenda
y esto se convertía en la nota del día, muchos llamaban insolente a Ramos, muchos otro le
aplaudían.
En cuanto la tragedia de Minatitlán se dio a conocer, inicio la guerra mediática, la oposición no tuvo piedad, el gobierno señalaba que fue un acto para desestabilizar al gobierno. Llamaban la atención twitts que atribuían al presidente de varios años atrás, donde tajantemente contaba los días de gobiernos anteriores para dar resultados, señalaba la ineficacia de presidencia ante la ola de violencia, hacia también mención de citas Napoleónicas que trataban de lo mismo, señalando ineptitud, corrupción, filtraban videos donde en un cruce de palabras con Ciro Gomez Leyva aseguraba que la seguridad en su gobierno se daría desde el día uno de su gobierno, al siguiente día de la tragedia en un evento dijo textualmente, “nos dejaron un cochinero”.
Hoy por medio de redes sentimos más cercanas las tragedias, en Chihuahua lamentablemente hemos vivido episodios similares, salvarcar y creel por mencionar algunos, en este ultimo los rostros de las víctimas pintados en el muro frontal del lugar de la tragedia nos recuerda a los Chihuahuenses que la herida es latente. El pasado viernes 19 de abril alrededor de las 21:00 horas, un comando armado irrumpió en una fiesta privada que se celebraba en la palaba Los Potros de la colonia obrera, municipio de Minatitlán. Han pasado horas de lo ocurrido en Veracruz y me sorprende como ya han sido evidenciados videos de la fiesta que se llevaba a cabo solo momentos antes de que los homicidas irrumpieran, se han filtrado fotos de Julio Cesar N., alias “La Becky” a quien según se informó buscaban los homicidas, murió en el lugar, también hoy ya son públicos los perfiles de Facebook de algunas de las víctimas. Si la prensa puede de inmediato dar con todos estos datos, ¿dónde está la fiscalía?. El gobernador no deja de culpar al fiscal, quien es su opositor político, también reparte la culpa a Yunes, este último en su momento hacia lo mismo con Duarte, en esta cadena la culpa propia se diluye y seguimos en lo mismo.
Hoy se lloran trece pérdidas, entre ellas a un pequeño de tan solo un año. La prudencia es una virtud y lamentablemente el mensaje del ejecutivo desde un palco observando los festejos del puerto dice mucho. Todos debemos respeto a las víctimas, a los llamados daños colaterales de la guerra, debemos exigir justicia para esas personas, la investigación debe realizarse con eficacia y celeridad, ya no estamos para mas chivos expiatorios, ya no.
Elementos federales señalan a dos integrantes de la organización criminal Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) como responsables, Jesus N. alias “El Lagarto” y otro individuo identificado como “El Pelón”. La pesquisa ha iniciado, estos datos son solo una línea de investigación, el gobernador Cuitláhuac García ha señalado… “de que se resuelve el crimen de Minatitlán, se resuelve, a pesar del fiscal”, pero en su administración van 730 homicidios y de ellos 90 son feminicidios, la ineficacia es palpable.
Algo innato a la condición humana es la contradicción, tomamos decisiones o realizamos actos según el tiempo y lugar en el que nos encontremos, después muchas veces nos encontramos realizando exactamente lo opuesto, esto es en todos los ámbitos, pero en política los costos son mayores. Cuestionar anteriormente con ahínco al gobierno en turno cualquiera que haya sido, es válido en su momento vivir los hechos desde la oposición. Decir como deberían de hacerse las cosas desde nuestro punto de vista es una postura cómoda, estar en el gobierno y dar resultados es un arte, es complicado, solo el trabajo da frutos, es más me atrevería a decir que aun trabajando 24/7 la exigencia persiste y las felicitaciones por resultados nunca llegaran, pero las exigencias a faltas y errores estarán a la orden del día, esas posiciones de poder traen consigo responsabilidades, estar en esa posición privilegiada y encumbrarse en un pedestales no es gratis, los costos son altos.
Hay muchos actores políticos que sentados desde la oposición se crecen cual gigantes, desde sus palcos y su oratoria sienten el apoyo popular porque precisamente sus exigencias vienen del pueblo, el prometer no empobrece, pero cuando se sientan en la silla del poder las cosas cambian radicalmente, pocos se jactan de tener la habilidad política y dar resultados, los mismos que exigían. De esto vaya que sabemos mucho los chihuahuenses en estos tiempos, es hora de dejar el pasado en el pasado y que se empiece a dar resultados, a cinco meses de gobierno ya no es excusa
el que se fue y solo queda la pregunta en el aire, ¿cuántos Tlahuelilpan o cuántos Minatitlán resistirá la cuarta transformación?.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Opinión

Opinión: Buena vibra a la Guardia Nacional, por Diana Avitia

Hace años tome un diplomado en la casa de la cultura jurídica, veíamos los cambios y adhesiones a la entonces nueva ley de amparo, en mi clase tenia de compañero, un capitán de la SEDENA, le pregunte el porque su interés en el curso, su respuesta llamó mi atención, él me decía que era común en su gremio incurrir en violaciones a derechos humanos y que lo habían enviado para que él como abogado, comprendiera a cabalidad y defender a los compañeros que incurrieran en esa falta.
Hile de inmediato lo que me decía, días atrás a mí y un amigo que me llevaba a casa a unas cuadras de llegar, una célula mixta nos había bajado del vehículo, revisado, quitado con navaja el polarizado y retenido por un buen rato con la excusa de que podían revisar cualquier carro sospechoso. En esos días recién estaba entrando la anterior administración estatal, la delincuencia estaba por los cielos, al menos en mi círculo cercano ya había pasado de todo; habían robaron mi camioneta, una amiga fue víctima de secuestro, otra bajada con arma larga de la pick up, un compañero de la escuela víctima de homicidio en el campus. En Chihuahua entendemos perfectamente lo que es estar inmersos en un grado de alarma tan grave que; cada noche escuchábamos detonaciones, acribillados, los restaurantes cerraban y la ciudad moría, este preámbulo es con la intención de recordar lo que hemos querido olvidar para situarnos en tiempo y espacio, todos vivimos de diversas formas ese estado de crisis.
Los acontecimientos anteriores tienen un trasfondo, en el mes de diciembre del 2006 cuando Calderón declara la guerra al narcotráfico, el que en campaña prometía ser el presidente del empleo, en sus primeros días cambio radicalmente de rumbo y se convirtió en el presidente de la guerra, varias veces lo vimos portar chaquetas de táctica militar, haciéndose notar como el jefe de las fuerzas armadas. Fuimos de los estados más afectados por esta estrategia, todos estamos a favor de erradicar la delincuencia organizada pero esos años de terror nos marcaron, algunos críticos como Aguilar Camín en los análisis acuñaron términos como la “pax narca”, pidiendo a gritos la estabilidad nacional.
En Chihuahua cuando era latente la guerra entre carteles, de inmediato entraron las células mixtas, todos recordamos esos rondines de caravanas militares combinados con policía estatal. Se asentaron decenas de elementos, hubo un vaivén de emociones y también hay que decirlo casualmente con ellos aquí se dispararon las extorsiones telefónicas, muchos fuimos víctimas de la violencia de estas células, de sus arbitrariedades.
Con todo y lo criticado con justicia o no, el sexenio estatal anterior en Chihuahua tuvimos un respiro, si bien no erradicado en su totalidad, las células se retiraron y por lo menos dejamos de escuchar las detonaciones diarias, dejo de concentrarse el índice de criminalidad en ciertos estados y este cáncer se disipó ahora con intensidad por otros que antes se consideraban pacíficos especialmente en el sur y centro del país, las muertes siguieron.
La palabra militarización por si sola asusta, nos remite de inmediato a regímenes autoritarios, por ello en su campaña el hoy presidente Andrés Manuel López Obrador arremetió varias veces contra esta decisión, incluso entro en polémica al criticar a la SEDENA en varias ocasiones. Pero como en política un día lo blanco se torna negro, el jefe del ejecutivo dió anuncio de su intención de forman la polémica Guardia Nacional, es preciso decir que cada presidente ha tenido las mejores intenciones para salvaguardar la paz en el país, sería absurdo pensar que deliberadamente armen
una estrategia para ir en contra del pueblo, misma que debe ser analizada desde sus resultados eso es lo que debe estar sujeta a críticas y escrutinio público.
Desde el nombre, este cuerpo de seguridad en su forma y operación es algo nuevo, diferente, complicado y muy mediático, característica de muchas de las decisiones de la actual administración. Nuestra constitución hace referencia a la Guardia Nacional en varios de sus artículos y por años estuvo ahí como un concepto olvidado que hacía referencia al supuesto de que si el país se encontrara en guerra ésta guardia sería un cuerpo al que los civiles se podría adherir para salvaguardar la seguridad nacional, algo así como un cuerpo heroico de revestimiento celestial, los simbolismos mueven masas y eso en política no cae nada mal.
Ahora lo complicado: Es necesario dotarlo de una estructura y no dejar al aire el concepto, modificaciones a la constitución eran necesarias y después el congreso deberá aprobar tres leyes reglamentarias: la Ley Nacional sobre el uso de la fuerza, la Ley Nacional del Registro de Detenciones y la Ley de la Guardia Nacional.
El presidente tenía en mente como quería exactamente la conformación y operatividad del cuerpo, una vez que el decreto paso por la cámara baja la lucha encarnizada por lo que sí iba y lo que no, se daría en la cámara alta porque admitámoslo, si ha existido algún contrapeso, aunque diluido, ese ha estado en el senado. La oposición contemplando previas audiencias con la sociedad civil y gobernadores, peleaba ciertos cambios. En este punto brilló el coordinador de la fracción mayoritaria Ricardo Monreal, el pulido colmillo político lució y después de muchas negociaciones por unanimidad se aprobó el pasado 21 de febrero.
La oposición y la mayoría MORENA festejaban, fotos sonrientes de todos los senadores inundaban las redes, aparentemente todos salimos felices. Las modificaciones principales al decreto fueron; la que establecía Mando civil, temporalidad de cinco años para regresar a fuerzas armadas a los cuarteles, eliminación de candados a cargo del Legislativo para disolver la Guardia Nacional, la obligación de los gobernadores para capacitar a las policías locales, la participación de las policías y la Guardia Nacional en la investigación de los delitos estarán sujetas a la conducción jurídica del
Ministerio Público, entre otras.
Luego el 26 de marzo el presidente de la mesa directiva Martí Batres, informó que ese día el DOF publicó el decreto en el que se reformaban, adicionaban y derogaban diversas disposiciones de la constitución en materia de la Guardia nacional. Los artículos modificados fueron el 10, 16, 21, 31, 35, 36, 73, 76, 89; en los que la mayoría cambian el concepto de Ejército, Armada, Fuerza Aérea y Guardia Nacional por Fuerza Armada permanente y cuerpos de reserva. Además, se adicionó un inciso al artículo 21, y se derogaron un par de fracciones de los 73 y 78.
Esto ya está más que cocinado y es cuestión de tiempo, muchos decían que el presidente había quedado a disgusto con las modificaciones, la semana pasada nos mantuvo en suspenso cuando señalaba en la mañanera que el jueves daría el nombre de la cabeza de la Guardia. El ungido fue el general de brigada Luis Rodríguez Bucio, en proceso de retiro. Además, se creó una Coordinación Operativa enlace con la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana integrada por parte de la Secretaría de la Defensa Nacional el general Xicoténcatl Núñez Márquez, quien tramita su retiro; por parte de la Secretaría de Marina, el contralmirante de infantería, en retiro, Gabriel García Chávez, con diplomado en derechos humanos y por la Policía Federal, Patricia Rosalinda Trujillo Mariel.
La oposición y sociedad civil saltaron con estos nombramientos, el debate era, si estos se dieron en la línea de la legalidad, entre lo que es y lo que debe ser, el presidente se impuso. Con toda la honestidad del mundo estos son perfiles brillantes y de capacidad probada, viendo por Chihuahua nos cayó de perlas que el general Xicoténcatl sea una de las cabezas, conoce nuestro estado, tuvo todo el sexenio pasado para analizar y actuar en contra de la inseguridad.
Comprendo también el enojo de la oposición, el sentirse burlado no cae en gracia, la lucha de poderes y el hiperpresidencialismo es claro, los nombramientos no se pueden disfrazar… Si parece pato, camina como pato y grazna como pato… es un pato. Y la doctrina castrense que educaron
estos mandos jamás se podrá ocultar, ahora solo nos resta desearle lo mejor a la guardia nacional, que todas las estrategias den frutos, porque no olvidemos que los malos están afuera y mientras nosotros peleamos ellos siguen creciendo.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Opinión

Opinión: Las mentadas mañaneras por Diana Avitia

La tan sonada conferencia matutina no se hizo esperar y desde los primeros días de este gobierno hemos visto como se han desarrollado, la función del vocero de la presidencia Jesús Ramírez ha sido desdibujada, el que lleva la batuta casi a cada cuestionamiento es el presidente, diariamente durante 80 minutos promedio, según cifras de SPIN taller político, se da un cruce de preguntas y respuestas entre el presidente y reporteros, a cien días de su gestión hoy tenemos numeralia que analizar e ideas que aportar después de un poco más de 67 conferencias de prensa.

Los roles del presidente han sido tan diversos como las preguntas a las que se expone, un ejemplo de esto fue cuando tuvo que hacer las veces de encargado de recursos humanos del CONACYT, se entiende que quiera tener el control para no dar cabida a errores como la declaración del Secretario de hacienda relativo al tema de las estancias infantiles o la declaración del Secretario de educación con el tema del idioma inglés, no pueden seguir cobijados en la alta aceptación del presidente esto es solo el inicio y al pasar el tiempo estos errores pesaran, es hora de que lo apoyen absorbiendo temas y conteniendo crisis, hoy solo visualizo dos situaciones; el presidente confía tanto en su imagen y capital político para contener temas o desconfía tanto de su gente en el manejo de crisis que prefiere hacerlo el, a veces de manera poco afortunada ya que en 90 ocasiones ha respondido con un; no sé, o un no tengo datos, es tiempo de que salgan al quite, el solo no podrá.

Solamente el 12% de lo ahí expresado pasan a ser titulares en primeras planas. En ocasiones el ejecutivo se presenta solo y otras lo acompañan miembros de su gabinete, los más asiduos; son los secretarios de defensa, marina, seguridad y de gobierno en ese orden, 36% de las participaciones han sido de mujeres y 64% hombres, pero si a este análisis le quitáramos la presencia de la Secretaria Sánchez Cordero quedaría en un 80% de participación masculina y se reduciría a un 20% la femenina, de los 73 invitados que han tenido presencia, solamente 19 tomaron la palabra.

El presidente tiene muchas virtudes y entre tantas la que destaca es ser un visor y estratega político destacado, tiene una conexión sui generis con el pueblo, sabe que al presentarse diariamente se mantendrá en el pensamiento colectivo y sobre todo que su palabra marcara agenda, hoy más que nunca teniendo un 80% de aprobación pero una característica que nunca ha acompañado a AMLO es la elocuencia, su falta de fluidez al expresarse es marcada, no es un orador destacado y eso prolonga de manera absurda las conferencias. Por otra parte, en ocasiones esto toma un matiz nada afortunado, al convertirse en un rio de insultos, desde fifís neoliberales 132 veces dicho hasta mafia de la ciencia, por decir los menos aberrantes. Lo mejor es que este sistema sea una vez por semana con puntos torales, bien estructurada, que el ejecutivo no se desgaste, dejar que la agenda siga y usar ese tiempo en cosas mucho más importantes.

Pongamos esto en perspectiva por un solo instante e imaginemos de la manera más objetiva haber escuchado al ex presidente Peña o Calderón decir alguno de estos calificativos, dirigidos a un sector o personaje específico y sobre todo no sufrir repercusiones al respecto, imaginémoslo por un momento dejando atrás filias y fobias, en el 2000 se dio un vuelco total que no tenía reversa, la apertura de los medios y las criticas abiertas al gobierno por primera vez se visualizaban en el panorama, creo que ese es el mejor legado de Fox, desde entonces el ejecutivo ha sido blanco de memes, cuestionamientos, insultos, burlas y hay que reconocer que han sabido guardar silencio, responder con cabalidad y seguir. Al ser candidato y buscar el voto, ciertas acciones son permitidas porque es una competencia, el candidato está siendo evaluado diariamente, el construir un lazo de empatía es lo principal y por ello el lenguaje es más coloquial y es permitido. Fox es el fiel ejemplo de como un candidato con su tan distintivo lenguaje despertó pasiones, buenas y malas, finalmente ganó la elección sumado al hartazgo social y la necesidad de un factor de cambio, situación similar a la que enfrentamos las pasadas elecciones, pero Don Vicente al continuar con su desafortunado leguaje ya no nos pareció tan simpático, conozco a personas que votaron por él, les parecía cercano, gracioso, afable, bonachón, pero ahora que es un fiel detractor del sistema permanece con su distintivo léxico y ahora todos esos buenos adjetivos calificativos que le atribuían, se han convertido en insultos.

La investidura presidencial merece respeto, a cualquier indicio de error hoy por hoy el linchamiento es inmediato, el arma que utilizo MORENA en campaña ahora les reviro, la sociedad en general con la apertura de medios caímos en exagerar errores, mismos que van de cosas verdaderamente importantes hasta nimiedades como la mala pronunciación de alguna palabra, debemos madurar como sociedad y el presidente al ostentar el cargo más importante de la nación debe entrar en papel, dejar atrás la campaña y poner el ejemplo, es válido usar un lenguaje coloquial es parte de la crítica, una pincelada de sarcasmo es válida, también es importante hacerlo conscientes y sobre todo aceptar repercusiones.

Insisto, el ejecutivo inspira respeto pero también debe de ofrecerlo, la campaña de división y odio jamás fue una buena idea, lo mejor siempre es abonar a la construcción y a la unidad, todos somos un equipo nos guste o no, dejemos los insultos vacíos a un lado y démosle cabida a la crítica bien argumentada, escuchar a quienes hoy detentan el poder pero también dar oído a la oposición, la política no es más que un juego de pesos y contrapesos es tiempo de hacerlo, esta vorágine debe de ser también un juego de ideas, de aceptar errores y de sumar.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más visto