**A Duarte lo traen chorreado con cateos *Ex gobernador encabeza red nacional de robavacas, hallan pruebas *Protector de Duarte busca ser fiscal general de México *Tres años y a Jaime no lo pelan *Karina Velázquez huele a desafuero *Lilia muerde de nuevo, ahora por sumisión del PRI a Corral *Analfabetas encabezan Secretaría de Cultura

3583

César Duarte anda chorreado por el cateo a su rancho El Chorreras, en el municipio de Zaragoza, donde las autoridades habrían descubierto todavía más evidencias de enriquecimiento ilícito, peculado y otros delitos, pues al parecer descubrieron ganado robado de programas de apoyo a productores, en contubernio con el gobernador de Nayarit, Roberto Sandoval.

 

La Fepade informó el 30 de junio sobre la obtención de una orden de aprehensión en contra del ex gobernador priista por la presunta comisión de delitos electorales y el desvío de 14 millones de pesos en beneficio del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en 2015, recursos que fueron descontados ilegalmente a los trabajadores del gobierno.

 

Duarte Jáquez obtuvo beneficios de ganaderos durante su administración a través de un Programa de Fomento Ganadero, Repoblación de Ganado, en 2015, lo que involucra al hermano del todavía Gobernador de Nayarit, a quien ya le siguen la pista autoridades norteamericanas. Dime con quién te juntas…

 

De acuerdo con las acusaciones de los perredistas, César Duarte compró 2 mil vaquillas provenientes de Nueva Zelanda y adquiridas del dinero público y de las cuales resultó beneficiado Ismael Sánchez Sandoval, ex coordinador de la campaña del presidente Enrique Peña Nieto en Nayarit, y Raymundo Sandoval Castañeda, hermano del Gobernador nayarita, como parte de una red en la que participan 10 personas al menos.

 

Parte del ganado tendría los “fierros” del repentinamente fallecido Carlos Hermosillo, ex diputado fuertemente ligado a los negocios públicos y privados del ex gobernador. El rancho donde fue encontrado es la cuarta propiedad de Duarte asegurada. El exgobernador sigue oculto y huyendo de la justicia mientras su partido y autoridades mexicanas lo protegen.

 

Entre los principales alcahuetes del ex gobernador se cuenta nada menos que el procurador general de la República, Raúl Cervantes, quien ahora pretende convertirse en el fiscal general transexenal para asegurarle al presidente Enrique Peña Nieto lo mismo que a todos los de su partido: impunidad a toda costa.

 

Una prueba clara es que la denuncia presentada el 23 de septiembre de 2014 por el activista y abogado Jaime García Chávez está por cumplir tres años sin que la pelen si quiera. Ya pasaron tres procuradores y no avanza ni tantito, la tienen congelada a pesar de estar anegada de pruebas sólidas. Justicia entre compas no es justicia.

 

Una prueba de que la amistad y la justicia no se llevan es el premio que se ha llevado la exdirigente del PRI y alfil de Duarte, Karina (canina, le dicen sus rivales) Velázquez, pues le hincó recio el diente a los salarios de los burócratas para engordar al partido que ella dirigía.

 

Pero ni con la presidencia del Congreso del Estado obsequiada por el PAN-gobierno es un manto inquebrantable de impunidad, ya que el poder judicial federal notificará en breve al Congreso una solicitud de la Fepade para su desafuero y que responda por sus transas, según informó la secretaria de la Función Pública, Stefany Olmos, quien no tiene injerencia legal en el tema, pues es de otra área.

 

Así se va dando el noviazgo entre PRI y PAN, el cual no sólo causa recelo entre la ciudadanía sino hasta en algunos priistas como Lilia Merodio ya hacen eco de lo evidente: la sumisión (no gratuita) del tricolor a la administración estatal. Tan acostumbrados se quedaron a amamantarse del poder que el color les vale gorro siempre y cuando haya lechita.

 

Se llevó a cabo la presentación del Festival Internacional Chihuahua 2017, que llegará por primera vez a los 67 municipios del estado y tiene como tema la migración. Sin embargo, lo que más llamó la atención no fue el elenco, sino los errores garrafales en el programa pues escribían “cede” en vez de “sede”, desconocen los acentos, y da muestra del semianalfabetismo que impera en la dependencia, empezando por sus mandos que no saben la o por lo redondo. Cheque lo que escriben en redes y sentirá frío de ver en manos de quién están las riendas de la cultura en Chihuahua.

Escribe tu comentario

Comentarios