**Priistas, guardianes de Chihuahua y la legalidad… pero a Duarte ni lo mencionan *Blanca Gámez investigará a Corral *PRD agarra aire azul gracias a alianza *Ataque contra hermana de Lucha Castro

1077

El grito en el cielo pusieron priistas y morenistas, cada vez más sincronizados, contra el Encuentro Chihuahua que se llevó a cabo el pasado 4 de agosto en la Casa Chihuahua, evento organizado por el gobierno del estado, con recursos públicos, en horario laboral, y con un tufo enervantemente electoral con miras a 2018.

Este evento congregó a peces gordos de la política nacional como Cuauhtémoc Cárdenas, Ricardo Anaya, Alejandra Barrales, Agustín Basave, Emilio Álvarez Icaza, Jorge Castañeda, Porfirio Muñoz Ledo, Santiago Creel, Guadalupe Acosta Naranjo, Fernando Elizondo, Clara Jusidman y Alfredo Figueroa.

Fermín Ordoñez, quien ha mostrado una lealtad perruna al ex gobernador César Duarte, puso el grito en el cielo pues luego de la impecable honestidad y eficiencia con la que condujeron a la entidad durante seis años, no pueden concebir que se haga uso cuestionable de los recursos de todos los chihuahuenses ¡cómo lo van a permitir! ¡jamás!

Hasta la más legítima denuncia se pudre al humedecerse en la viscosa saliva de Ordoñez y otros priistas cercanos al ex gobernador. Es cierto que el uso de recursos, tiempo y empleados públicos en un evento de este tipo es cuando menos cuestionable, pero de ahí a que el tricolor pretenda erigirse como salvaguarda de los intereses de la ciudadanía…

Un ejemplo es que, hasta ahora, el partido emanado de la Revolución no ha siquiera reconocido el daño que César Duarte y sus secuaces hicieron no sólo a Chihuahua sino al mismo PRI. Su nuevo dirigente, Omar Bazán, se la ha pasado repartiendo culpas, señalando nimiedades del nuevo gobierno, pero cuándo expulsan al ex gobernador de sus filas, de eso ni pío. Ahí seguirán.

Muchos priistas aborrecen a Duarte, pero algunos también le deben avalanchas de repentina prosperidad y abundancia, son sus cómplices de una manera u otra, y por estos intereses (y hasta delitos) en común lo protegen.

Ha sido tanto el piedrerío que la presidenta del Congreso, Blanca Gámez, estaría dispuesta a taparle el ojo al macho y hacer como que revisa los pormenores y la legalidad de dicho encuentro, no porque tenga algo malo en sí mismo, simplemente por el uso de recursos de todos para impulsar el proyecto político de algunos que en su mayoría ni chihuahuenses son. Medio millón de pesos, para ser precisos.

Como parte de estas alianzas antipeje el PRD está recibiendo oxígeno puro pues estaba moribundo. La diputada Crystal Tovar asegura que la alianza con el PAN para compartir votos mediante convenio ya va en el paquete. Por cierto, la diputada trae la iniciativa de extender la incapacidad por maternidad de doce a catorce semanas. Muy padre su intensión, pero debiera ir acompañada con estímulos a empresas y medidas para evitar que los empleadores simplemente absorban el costo y, peor, ignoren la norma.

La preocupación se desató entre la activisteada. Luego de que muchos agarraran hueso y se pasaran al bando que antes criticaban, ahora están recibiendo el fuego de quienes antes eran sus aliados, algunos por congruencia, otros por simple envidia.

Pero el fuego de verdad alcanzó a Martha Castro Rodríguez, consejera de la Judicatura estatal y antes activista, Luz Estela Castro Rodríguez. Le aventaron una bomba molotov a su camioneta, y hasta ahora se desconoce quién y por qué. Aguas.

Escribe tu comentario

Comentarios