Conecta con nosotros

Chihuahua

Conociendo la historia de Olga Reyes Salazar

Yo soy de Chihuahua. Soy Olga Reyes Salazar.

En un pueblo llamado Guadalupe Distrito Bravo, Chihuahua, mi mamá crió a 10 de familia.

Esta es la historia de Olga, una mujer que ha sufrido el asesinato de 6 familiares, la persecución, las amenazas, el exilio, la separación de su familia.

A últimas fechas, Olga Reyes, que vive alejada de sus hijos estuvo hospitalizada, en un coma inducido y con riesgo de muerte.

Ella admite que la vio cerca, que pensó que iba a morir y que ahora más que nunca valora el amor de su familia, una de sus hijas regresó a México para cuidarla, para acompañarla en los meses del hospital hasta que la dieron de alta.

Pero está viva y ha decidió refugiarse lejos de su familia, porque quiere seguir luchando, porque no se rinde, porque busca la justicia, aunque admite, en voz muy baja, que prefiere estar sola «no soportaría el dolor de otro familiar muerto».

Por eso los prefiere lejos, como una forma de protegerlos.

Es ella, la propia Olga, que rehace las escenas, los ataques, los dolores:

Mi familia se dedicó desde hace mucho tiempo a la defensa de los derechos humanos. Mis hermanos estuvieron dedicados a luchar por la gente. Y ahí fue cuando comienza una persecución contra mi familia.

Mi pueblo era muy pequeño, pero muy tranquilo. Mis hermanos estuvieron organizados en varias cosas, como activistas.

Se organizaron para luchar contra Estados Unidos para evitar la construcción de un basurero nuclear, ellos y otras comunidades y organizaciones, empezaron a trabajar, caminaron y evitaron ese proyecto.

Pero eso, era sólo el inicio, dice.

Se unieron en otras causas: por los niños, por los migrantes a quienes les daban dinero para que llamaran a sus casas, pelearon contra las altas tarifas de energía eléctrica y por la recuperación de algunos terrenos.

Al registrarse los primeros feminicidios, eran dos vecinas, jovencitas, mi hermana fue la primera en alzar la voz.

Cuando llegaron los militares en 2007 y 2008, mis hermanos empezaron a presentar denuncias contra ellos, porque estas personas llegaban haciendo destrozos. Se metían en las casas de los vecinos, en los pueblos, se llevaban la televisión, la comida del refrigerador.

INICIÓ LA PERSECUCIÓN

En noviembre del 2008, le asesinan su hijo a mi hermana. Le dieron 4 balazos en la espalda. Estaba en un salón de baile y hasta ahí llegaron los hombres armados, encapuchados, con armas largas, de uso exclusivo del Ejército, a media cuadra estaba una troca de militares, estos hombres llegan y lo matan y los militares no se dieron cuenta de nada.

Mi hermana y sus demás hijos se mueven a Ciudad Juárez para protegerlos. Y de todos modos ella sigue denunciando.

En enero, ella va a visitar a mi mamá, al pueblo y de regreso se da cuenta que la vienen siguiendo. Pasa un retén militar y la intercepta un grupo de hombres armados, se la quieren llevar, ella forcejea con ellos… y la asesinan.

Le dieron varios disparos en la cabeza.

A pesar de todo, mi hermano Rubén sigue presentando denuncias contra los militares, desde el pueblo.

En 2010, en agosto del 2010, a él también lo asesinan. Justo frente a un retén militar improvisado, deja a su hija y unos minutos después a él lo dejaron tirado.

Saliendo de una tienda le disparan en la cabeza. Mi hermano siempre pidió justicia, siempre pidió protección y el gobierno siempre se la negó.

Y cuando parecía que ya no se podía sufrir más…

Mi hermano Elías y su esposa todavía siguen viviendo en el pueblo, también mi hermana Ruth, la mayor. Un día mi hermano con su esposa vienen a Juárez por mercancía para la panadería que por muchos años nos dio de comer y cuando llega invita a mi mamá y a una sobrina a irse a quedar al pueblo, ellas con mi hermana aceptan, de camino pasan un retén militar.

En un pueblo llamado Reforma, los intercepta una camioneta, bajan a mi mamá y mi sobrina y las dejan tiradas en la carretera, a mi cuñada se la llevan en otro carro y a mis dos hermanos se los llevan en la troca de ellos.

Más adelante está otro retén militar. El pueblo está protegido por dos retenes, a la entrada y la salida. Nadie se dio cuenta de nada. Nosotros no nos explicamos cómo pudieron desaparecer tres personas y un carro grande y los militares no se enteran. Los hombres andan vestidos de negro, encapuchados, no andan haciendo el bien en la calle y parece que los militares no los miran.

EXIGIENDO JUSTICIA

Por 15 días hicimos un plantón frente a la Procuraduría Estatal para exigir que los regresen, que los devuelvan. No importaban los 27 grados bajo cero, el frío tremendo. Mantuvimos el campamento, aunque no nos atendían.
Mi hermana Marisela, mi mamá y yo, nos movemos para el Distrito Federal, a seguir presionando al gobierno desde allá.

El gobernador de Chihuahua, César Duarte nunca nos quiso dar la cara. Hasta que llegamos al DF, donde unas legisladoras nos apoyaron y cuando lo vimos, mi mamá le dice «entrégame a mis hijos, tú sabes dónde están».

Parecía que él sabía dónde estaban ellos porque a los 2 días aparecieron tirados a la orilla de una carretera. A ellos los torturaron, los enterraron.

Cuando los encontraron, nos dijeron que los habían desenterrado para irlos a aventar. Nos los entregaron así.

Mientras estuvimos en el plantón en Ciudad Juárez, le quemaron la casa a mi madre, le quemaron también su casa a un sobrino que, milagrosamente, pudo salir.

Le echaron bombas molotov a pesar de que él, su esposa y su niño de 3 años estaban adentro, tuvieron apenas tiempo de salir corriendo por detrás.

Velamos a mis hermanos afuera de la subprocuraduría porque no teníamos a donde llevarlos.
El gobierno nos da protección para ir a enterrarlos al pueblo.

Sólo podíamos regresar al pueblo a sepultar a uno más, a otro más, y a otro más.

Era cuando nos daban la protección, nada más. Sólo para ir al panteón a enterrar a nuestros muertos.

SUMA DE TRAGEDIAS…

Toda la familia tuvo que salir de ahí, dejamos nuestro pueblo, porque siguieron las amenazas, todos tuvieron que dejar el pueblo.

Las autoridades nunca nos quisieron dar la cara.

Nos quemaron a mí y a mi hermana Josefina nuestras casas, mientras nos fuimos al Distrito Federal.
Un día antes de la Caravana al Norte, habían ido a bandalizar las tumbas de mis hermanos, quebraron las cruces, pasaron cuatrimotos encima de ellos. Las cruces de mi hermana Josefina y de mi sobrino Julio, las pusieron enfrente del cuartel militar en una jardinera que está ahí, como una burla.

Es por eso que ahora toda mi familia está desplazada, ya no tenemos nada, ya no hay para qué regresar allá.

Nos hubiera gustado poder ir al pueblo donde nacimos y crecimos todos, pero no están las condiciones.
Mi familia, después de que salieron del protocolo de seguridad en el Distrito Federal, vinieron a Estados Unidos, al Paso, Texas y están pidiendo asilo político todos ellos, los únicos hermanos y sobrinos que me quedan.

Son más de 30 familiares, que viven en el exilio.

Estos asesinatos son la consecuencia de la guerra estúpida contra las drogas, dice con ese grito que parece ahogarse en su garganta.

Y entonces con todo su dolor contenido, Olga Reyes, activista, sobreviviente de la violencia en Chihuahua, voltea la mirada hacia el dolor de los otros.

Están pagando justos por pecadores, ahorita pagan los niños, los defensores de derechos humanos, los periodistas, cualquiera, todos.

Más de 150 mil familias desplazadas como mi familia, miles de niños huérfanos con un futuro incierto, miles de muertos y desaparecidos, eso es lo que vivimos en este México.

Y todo por la ambición del dinero de las drogas.

 

W Radio

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad .
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Chihuahua

Invitan a la presentación del libro “Educar para una nueva sociedad”

La Dimensión de Pastoral Educativa a cargo del Padre Raymundo Pacheco invita a la presentación del libro “Educar para una nueva sociedad”, el próximo martes 24 de septiembre a las 5:30 PM en el Auditorio de Negocios del Tec de Monterrey.

Con el término “emergencia educativa”, nuestro Papa emérito aludía a las dificultades cada vez mayores que hoy encuentra no solo la acción educativa cristiana, sino más en general, toda acción educativa. Cada vez es más arduo, transmitir a las nuevas generaciones los valores fundamentales de la existencia y de un recto comportamiento. Ésta es la difícil tarea no sólo del padre y de la madre de familia que ven reducida cada vez más su capacidad de influir en el proceso educativo, sino también de los educadores, a quienes corresponde esta actividad, comenzando por la escuela.

Hoy, la educación tiende, en gran medida, a reducirse a la transmisión de nociones e informaciones, de determinadas habilidades o capacidades para hacer, mientras se tiende a apagar el deseo de felicidad de las nuevas generaciones colmándolas con objetos de consumo y con gratificaciones efímeras. No es de extrañar que, así, tanto los padres como los docentes se sientan y muestren fácilmente tentados de abdicar a los propios deberes educativos y de no comprender ni siquiera cuál es el propio rol, la misión a ellos confiada. Así se termina descuidado y olvidado el objetivo esencial de la educación, que es la formación de toda la persona, para hacerla capaz de vivir en plenitud y de dar su efectiva y eficaz contribución al bien de la comunidad.

La presentación del libro estará a cargo del Vocero de la Arquidiócesis de Chihuahua Padre Gustavo Sánchez Prieto (Padre Negris), quien abordará el aspecto teológico de la educación; también estará el Padre Dizán Vázquez Loya hablando sobre la historia de la educación en México y el Padre Raymundo Pacheco que abordará el tema del humanismo en la educación.

Se invita a maestros, padres de familia y público en general a participar en este evento, cuya entrada será gratuita. Posteriormente se celebrará una misa a las 19:30 hrs. En la Parroquia de San Felipe Apóstol para culminar con un convivio en el centro pastoral de dicha parroquia.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Chihuahua

Realiza INAH Chihuahua simulacros

En sus instalaciones de Chihuahua capital, ubicadas en Paseo Bolívar 608, el Centro INAH Chihuahua llevó a cabo un simulacro de evacuación por sismo el mediodía del 18 de septiembre como parte de la cruzada nacional que el propio instituto realiza en todos sus museos, zonas arqueológicas y espacios de oficina, a propósito de los sismos del 19 de septiembre de 1985 y del 2017.

Evacuados exitosamente fueron 24 los empleados y 4 visitantes, que realizaron este simulacro a cargo de Eidy Fernando Peña Antillón jefe de Seguridad y Bienes Culturales del Centro INAH Chihuahua.

Peña Antillón recordó a sus compañeros, al finalizar el simulacro, la importancia de estos y también recordó los lamentables hechos de 1985 y de 2017 en Ciudad de México por dos sismos.

Personal de protección civil de Gobierno del Estado acompañó este simulacro y evaluaron los resultados. Además, se realizaron, además, simulacros en los museos del INAH de Paquimé en Casas Grandes el 19 de septiembre y en Ciudad Juárez en el Museo De la Revolución en la Frontera MUREF el 20 de septiembre.

Realizar un simulacro tiene muchas ventajas. La primera de ellas es que podemos comprobar, con anticipación, si las acciones de preparación son eficientes y nos permite corregir, en caso necesario, las acciones requeridas para una mejor atención de la emergencia.

Por otra parte, nos permite estar bien entrenados para actuar correctamente ante un desastre. Una ventaja adicional es que fomenta la cultura de protección civil entre los miembros de la familia y de la comunidad.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Chihuahua

Aprueban Reglamento de Participación Ciudadana en Chihuahua

El síndico capitalino, Amin Anchondo, celebró la aprobación del reglamento de participación ciudadana del municipio de Chihuahua ya que éste es un primer paso para abrir de manera permanente la inclusión de las y los ciudadanos en la toma de decisión.

Mencionó también que dentro de dicho reglamento existen varios puntos perfectibles, y dio a conocer que en la Sindicatura se dio seguimiento durante las 15 sesiones y varias reuniones privadas que se tuvieron previamente a esta aprobación.

“Impulsamos las ideas más progresistas en favor de la participación de las personas en las herramientas como Cabildo Abierto y Presupuesto Participativo” expresó Amin durante su participación.

Desde la Sindicatura se promovió que todas las sesiones de Cabildo fueran abiertas a la participación de las y los ciudadanos; además que defendió la propuesta de que la personas puedan proponer y trabajar proyectos del presupuesto participativo durante todo el año.

“El Cabildo Abierto debe incentivar a mejorar las dinámicas del Ayuntamiento, ya no debemos subir puntos del orden del día de un día para otro ya que esto podría desincentivar la participación de las personas. Además, debemos buscar que los dictámenes estén listos y a disposición de todas las
personas al menos 24 horas antes, eso es precisamente gobierno abierto. Abrir algo que antes permanecía cerrado.”

Amín finalizó haciendo un llamado al Ayuntamiento, a sus regidores y regidoras a mejorar las prácticas políticas y que éstas incentiven la participación de más ciudadanos.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más visto